Citi, el dilema de la banca de inversión

Los ingresos del grupo en esta división cayeron 40% en el segundo trimestre del año; esta fuente de ganancias podría desaparecer cuando la Ley Dodd-Frank esté operando en 2014.
Citigroup  (Foto: AP)
Stephen Gandel
NUEVA YORK -

Los ejecutivos de Wall Street probablemente están felices de dejar el segundo trimestre detrás. La pregunta es si el tercero será mejor.

Más evidencia de lo mal que está el negocio de la banca de inversión ha emanado de Citigroup. En general, las ganancias del banco, que Citi reportó la mañana del lunes, fueron mejores de lo esperado. Pero casi todas las buenas noticias provinieron de los negocios de préstamo tradicional y procesamiento de pagos del banco. En lo que respecta a la banca de inversión, las cosas siguen luciendo sombrías.

Tanto la negociación de valores de renta variable como la de bonos cayeron 40% en los últimos tres meses, en comparación con el primer trimestre. El negocio de suscripción de valores lució mejor. Las comisiones por ofertas de bonos y acciones cayeron sólo 1% respecto a los tres primeros meses del año. Pero eso se debe sobre todo a que el primer trimestre también fue débil. En comparación con hace un año, las comisiones por suscripción de valores de Citi cayeron 40%. La suscripción de títulos de deuda cayó 20%.

El dinero que Citi ganó por negociar con dinero del propio banco se elevó respecto a hace un año. Pero no está claro qué tan positivo es eso.

La mayoría de las denominadas operaciones principales probablemente sean prohibidas por la norma Volcker de la Ley Dodd-Frank, que no ha entrado en vigor todavía y se supone que reducirá la capacidad de los bancos de hacer operaciones riesgosas. Sin embargo, Citi sigue generando importantes ingresos a partir de estas operaciones principales -3,400 millones de dólares solamente en el primer semestre del año, o 20% de su negocio total de clientes institucionales, que incluye a la banca de inversión, junto con algunas otras divisiones. Aún se desconoce cómo reemplazará esos ingresos cuando la norma Volcker esté totalmente implementada a principios de 2014.

Un punto positivo fue la división de asesoría sobre fusiones y adquisiciones de Citi. Los ingresos en este negocio casi se duplicaron en el segundo trimestre respecto a los tres primeros meses del año, y fueron ligeramente superiores a los del mismo período del año pasado. Pero ese negocio, con sólo 200 millones de dólares en ingresos, es diminuto en comparación con el resto del banco, que generó más de 18,000 millones de dólares en ventas.

Es más, la división parece estar en transición. A principios de este año, Citigroup dividió la dirección de la unidad, retirando el control de manos de Mark Shafir, que fue reclutado desde el agonizante Lehman Brothers en 2008 para ser el único jefe de la división de fusiones y adquisiciones de Citi.

Citi podría haber dado entonces esa responsabilidad a Paul Tague, el nuevo codirector, y despedido a Shafir. Según Bloomberg Businessweek, Ray McGuire ha tomado el liderazgo del negocio de fusiones y adquisiciones. Por lo tanto, no está claro si el salto en esa división de Citi es el resultado de los viejos jefes o del nuevo, o si va a continuar. El banco se negó a devolver la llamada para comentar acerca de quién está dirigiendo actualmente el negocio de fusiones y adquisiciones.

En una conferencia telefónica con los inversores el lunes, el Director Financiero de Citi, John Gerspach, dijo era posible que se realizaran despidos en la banca de inversión si los mercados siguen agitados. Los reclutadores, sin embargo, dicen que han oído que Citi ya ha empezado a despedir a banqueros junior, y que el banco está haciendo planes para realizar una mayor ronda de despidos pronto. Un ejecutivo de búsqueda dijo que supo de un universitario recién graduado y recluta de Citi que fue despedido un mes después de reubicarse en la Ciudad de Nueva York.

Sin embargo, Gerspach restó importancia al pobre desempeño de la banca de inversión de Citi. Dijo que él y otros ejecutivos del banco estaban satisfechos con el desempeño de la división. La posible razón: aunque la banca de inversión de Citi podría estarse hundiendo, no está cayendo más rápido que las demás.

En la primera mitad del año, Citi se ubicó como el séptimo mayor banco de inversión en términos de tarifas globales; el mismo lugar que tenía hace un año. Lo cual significa que la banca de inversión es un problema de Wall Street, no sólo de Citi.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y mientras Citi siga obteniendo una buena porción de su negocio en la banca de inversión, de algún modo podrá ocultar esos problemas detrás de sus grandes operaciones de banca global, que parecen estar teniendo un mejor desempeño.

Eso es un lujo que Goldman Sachs y Morgan Stanley, cuyos reportes trimestrales fueron programados más adelante en la semana, no pueden darse.

Ahora ve
Pese a Trump, las personas transgénero podrán enlistarse en el ejército de EU
No te pierdas
×