Nuevo CEO de Barclays aplica estrategia

Antony Jenkins recortará la unidad de banca de inversión porque absorbe demasiado capital; busca que la empresa recupere su reputación tras el escándalo por la tasa Libor.
barclays escandalo  (Foto: CNN)
LONDRES (CNN) -

El presidente ejecutivo de Barclays, Antony Jenkins, señaló este lunes un posible recorte en la banca de inversión con la idea de modificar una cultura criticada por su agresividad.

El directivo dijo que la banca de inversión tenía un lugar central dentro del grupo, pero agregó que reduciría las actividades que consumen gran parte del capital, son demasiado arriesgadas y pueden causar daños en la reputación de la entidad.

"Creo absolutamente que una franquicia de banca de inversión de primer nivel va a ser parte de esto (del banco)", declaró Jenkins a analistas en una conferencia telefónica, sin dar pistas sobre cómo dará forma a Barclays. 

Con lo anterior, el directivo proporcionó las claves más sólidas hasta el momento sobre cómo dará forma a Barclays.

El presidente ejecutivo, Antony Jenkins, fue designado hace 11 días para recuperar la reputación del cuarto banco más grande de Gran Bretaña tras una serie de escándalos.

El ejecutivo prometió cambiar las áreas del banco que son ineficientes o tienen bajo desempeño y "moverse rápidamente y con audacia". Además, tomará medidas decisivas para hacer frente a los enormes bonos en su banca de inversión y recortará los negocios que absorben demasiado capital, al tiempo que reforma una cultura que los reguladores calificaron como demasiado agresiva.

"¿Cómo podemos hacer un mejor uso de nuestro capital, cómo podemos asignarlos a las áreas que van a brindar un retorno sostenido con la credibilidad de la reputación que buscamos brindar?", preguntó.

Jenkins se negó a proporcionar detalles de sus planes. Argumentó que sucederían a principios del próximo año después de realizar una revisión de cada área basada en el capital consumido y retorno generado, costos y la estructura salarial y nivel.

Otro aspecto importante en la lista de tareas de Jenkins es el alcance que tenga la revisión del equipo de alta gerencia del banco, sacudido por una multa récord de más de 450 millones de dólares en junio por una manipulación de tasas de interés.

La investigación de la manipulación de tasas puso al descubierto preocupaciones por parte de los reguladores financieros de Gran Bretaña sobre la cultura bajo la conducción del antiguo presidente ejecutivo, Bob Diamond, y el presidente Marcus Agius, quienes renunciaron ambos como consecuencia del escándalo.

Los bancos afrontan difíciles decisiones debido a que nuevas regulaciones los obligan a acumular más capital para cubrir operaciones arriesgadas y sostener contratos derivados, lo que hace a algunas líneas de la banca de inversión poco redituables.

El ejecutivo ha desechado un objetivo anterior de retorno sobre capital (RoE) de 13% optando proporcionar un retorno por encima del costo de capital del banco de alrededor 11.5%.  

Los bancos rivales también están achicando sus bancas de inversión, por lo que analistas dicen que la clave es hasta donde llega Jenkins en Barclays, donde la banca de inversión genera más de la mitad de la ganancia total del banco.

"Yo esperaría un quite gradual del énfasis en banca de inversión y una reasignación de capital a otros sitios", dijo el analista de Shore Capital, Gary Greenwood. 

Jenkins, de 51 años, tiene la intención de estabilizar el banco y trabajar con inversores, políticos y reguladores, quienes a solían rechazar el arriesgado enfoque de su predecesor, Diamond.

"Cometimos errores serios en los últimos años y claramente fracasamos al intentar mantener en paz las expectativas de nuestros accionistas. Pero tenemos una tremenda oportunidad de cambiar a Barclays", sostuvo el nuevo jefe, que añadió que el banco sería "equilibrado, menos arriesgado y más predecible" bajo su liderazgo.

Jenkins, quien fue contratado hace seis años para reavivar el negocio de tarjetas de crédito del banco británico, carece de experiencia en banca de inversión, el área en el corazón de los recientes problemas de la entidad.

El estilo de Jenkins marcará un fuerte contraste con el estilo llamativo de Diamond, que hizo prosperar a la banca de inversión de Barclays.

Diamond renunció al cargo en julio después de que el banco admitió haber participado en la manipulación de la tasa de interés Libor, pero colaboró con la sucesión de Jenkins.

"Él es un tipo muy capaz", dijo el analista de Oriel Securities Mike Trippitt. "Creo que el hecho de que ha escalado las filas en el mundo del negocio minorista y comercial significa que va a tener una visión muy fresca de la banca de inversión".

Trippitt agregó que Jenkins probablemente no acabaría con los problemas, pero que indagaría cómo se distribuía el capital en las diferentes divisiones.

Entusiasta de la tecnología, Jenkins superó la competencia de candidatos externos para el cargo, confundiendo a aquellos que pensaban que el banco buscaría afuera para marcar un quiebre respecto de la gestión anterior.

El jueves Barclays pregonó el "conocimiento íntimo" de Jenkins respecto a la cartera del banco y dijo que su experiencia en negocios minoristas podía ser una ventaja frente a las nuevas reglas que obligan a los bancos británicos a dar garantías a pequeños clientes.

Los bancos del Reino Unido recibieron un pedido para aislar los segmentos de inversiones riesgosas de sus negocios minoristas, para que los contribuyentes no tengan que rescatarlos y no se repita una crisis financiera como la del 2008.

Jenkins hereda asuntos pendientes desalentadores. Su contratación se produjo horas después de que fiscales británicos confirmaran que estaban iniciando una investigación criminal sobre pagos entre Barclays y Qatar Holding en el 2008.

Cuatro actuales y ex empleados importantes también se encuentran bajo investigación del ente regulador financiero, entre ellos el director de finanzas Chris Lucas.


 

 

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×