Las armas japonesas contra la iPad

Sony y Panasonic sacarán al mercado sus propias ‘tablets’ para competir con el dispositivo de Apple; la Xperia Z podría ayudar a Sony a recuperarse de sus recientes pérdidas, estiman los expertos.
Michael Fitzpatrick

Heridos gravemente por las crecientes ventas de smartphones y tablets hechas en el extranjero, los fabricantes japoneses de electrónica están contraatacando con un grupo de tablets de alta tecnología con el que esperan restar mercado a la dominante iPad de Apple.

Sony está colocando sus esperanzas en la Xperia Tablet Z que es esbelta, ‘peso mosca' y a prueba de agua. Su objetivo es duplicar el éxito del popular teléfono inteligente del mismo nombre, dice la firma.

Panasonic, por su parte, está apostando a una tablet con la llamada tecnología 4K que asegura mostrar imágenes en una resolución cuatro veces mayor que la actual alta definición. Ambas están destinadas al segmento premium de la gama de tablets, donde los fabricantes japoneses esperan encontrar su nicho.

En alrededor de 500 dólares, el precio de la Z es elevado comparado con otras tablets en el mercado, pero podría establecer nuevos estándares para los competidores, dicen los analistas. Sony afirma que su Tablet Xperia Z es la más delgada del mundo, y la más ligera de Japón.

Algunos piensan que la Z y compañía podrían ayudar a Sony a salir de un enorme hoyo financiero. Recientemente, la firma reportó pérdidas de 10,800 millones de yenes para el cuarto trimestre de 2012. La demanda de tablets, en particular de las de Apple, es lo que ha contribuido a poner fin a la hegemonía de hardware de Sony y Japón sobre los gadgets del mundo y lo que ha sumado números rojos.

Sony sigue luchando para recuperarse, dice el consultor de tecnología Nobuyuki Hayashi, especialmente ante la iPad. "Los fabricantes japoneses están fabricando tantas tablets... pero yo no he visto a nadie con ellas", dice.

Debe ser particularmente irritante para la industria tecnológica de Japón perderse la bonanza de las tablets. Se estima que Japón suministra entre el 20 y 30% de las piezas para la iPad. (En su mayoría, son ensambladas en China). Sony, por su parte, produjo computadoras tablet mucho antes que Apple.

El problema era que nadie las quería. La demanda interna por estos aparatos siempre fue pobre hasta que la iPad debutó aquí casi tres años. "La adopción de la tablets es muy tardía en Japón. Por supuesto, se espera que esto cambie", dice el editor residente en Tokio Xavier Marchand.

Según los analistas de IDC Japón, 3.6 millones de tablets fueron vendidas en Japón en 2012, aunque otra estimación de Yano Research sugiere cifras que se acercan más a los 4.2 millones, casi el doble de la cantidad vendida en 2011. Yano prevé que las ventas lleguen a 5.6 millones para 2013. Apple aún representa la mayor parte de las ventas de aquí dice.

"La iPad mini ha estado teniendo buenos resultados, no sé si las cifras acumuladas han superado las de la iPad", dijo Hayashi. (De acuerdo con IDC sí). "Luego, después de una gran brecha, están la Kindle Fire, Nexus 7 y Kobo. Y entonces, tal vez, en el distante sexto lugar está Sony, seguido por Toshiba, NEC, etc", dice.

Las asediadas firmas tecnológicas japonesas ven sus posibilidades en el desarrollo de productos para los usuarios de negocios, sobre todo en Japón, donde hasta el momento el asalariado promedio sigue generalmente desconectado de las tablets.

La nueva oferta 4K de Panasonic, por ejemplo, espera superar a Apple en el mercado dirigido a los profesionales creativos, como fotógrafos, diseñadores, arquitectos e ingenieros. Para competir, Japan Inc. también está analizando más alianzas con empresas externas. El nuevo bebé de Panasonic fue creado mediante una asociación con Microsoft e IBM.

Sin embargo, otros como Sharp y Toshiba, parecen haber perdido por completo el rumbo en lo que respecta a las tablets, dice Hayashi. Las ideas para hacer despegar sus ventas parecen pocas y distantes entre sí. "Toshiba no tenía ni idea. Así que produjo tantos tamaños como le fue posible para ver cuál tamaño tenía éxito. Pero nadie quería comprar una tablet de Toshiba, así que creo que todavía están despistados", dice.

"Dejaron de producir tamaños aleatorios y están siguiendo los formatos más populares del mercado. NEC y Fujitsu simplemente están siguiendo las tendencias del mercado de manera despistada también".

El fracaso de Sharp para encender incluso una pequeña chispa en el mercado doméstico de las tablet PC es probablemente la más trágica de las historias de los dispositivos en Japón. Su gama llamada Galapagos, que se esperaba que vendiera millones, alcanzó sólo 30,000 ventas en los primeros 10 meses, a pesar de un enorme despliegue publicitario.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los dispositivos fueron víctimas de su alto precio y de su nombre ridículo, creado en un irónico homenaje al genio japonés "insular". Unos años más tarde, la broma se ha vuelto amarga. Sharp retiró sus tablets Galapagos de los estantes en medio de las enormes pérdidas registradas en 2010.

A medida que las potencias tecnológicas de Japón se preparan para el round dos de la guerra de las tablets, parecen determinadas a no ser superadas en esta ocasión.

Ahora ve
La Casa Blanca se niega a investigar a Donald Trump por acoso sexual
No te pierdas
×