El inversor que libró la OPI de Facebook

Barry Graubart no pudo comprar acciones de la red social cuando éstas salieron a la Bolsa en 2012; sin embargo, el inversionista no lo lamenta, tras ver la caída que han registrado los títulos.
Hibah Yousuf
NUEVA YORK -

Cuando Facebook debutó en la Bolsa en mayo de 2012, Barry Graubart quiso comprar 10,000 dólares en acciones en la Oferta Pública Inicial (OPI). Pero debido a problemas técnicos en el parque del Nasdaq, su orden de compra nunca se ejecutó.

Un año más tarde, las acciones de Facebook han caído 30% desde su precio de salida a Bolsa de 38 dólares, y el profesional en medios digitales se siente aliviado.

"En retrospectiva, creo que fui uno de los afortunados", señala Graubart, de 48 años, quien el 18 de mayo de 2012 introdujo una orden para comprar acciones de Facebook a 41 dólares por papel o menos a través de su cuenta de trading en Schwab Charles. "Viendo el desempeño de las acciones tras la OPI, me sentí aliviado de haberla perdido (la oportunidad de adquirirlas)".

La OPI de Facebook fue una de las más esperadas en la historia. Era una empresa que tanto los profesionales de Wall Street como el inversionista medio comprendían y usaban todos los días. Pero el primer día de Facebook en el mercado fue caótico, por decir lo menos, frustrado por los errores técnicos en el Nasdaq, incluida una apertura tardía y retrasos en la ejecución de órdenes.

En medio de ese caos, la orden de Graubart quedó sin ejecutarse y expiró al final de la jornada. Un portavoz de Charles Schwab dijo entonces que "los problemas afectaron a toda la industria y no se limitaron a Schwab, pero entendemos la frustración de la gente y hemos trabajado con los clientes caso por caso para resolver los problemas lo más rápido posible."

Pero Graubart no lamenta el hecho de que su orden se viera frustrada.

Después de observar que los títulos de Facebook caían por debajo de su precio de salida a sólo 32 dólares en los primeros días de cotización, Graubart inicialmente pensó que iba a esperar hasta que descendieran a unos 25 dólares antes de considerar comprarlos de nuevo. Ese desplome ocurrió sólo un par de semanas después, pero Graubart seguía cruzado de brazos.

"Como consecuencia de la OPI, había mucha presión sobre la acción", narra. "En ese momento no había ningún incentivo para ir corto o comprarlas como una inversión de largo plazo, así que decidí sentarme y esperar".

Graubart dice que ahora invierte en Facebook a través de algunos fondos de inversión que posee, pero aún no ha comprado acciones individuales de la red social.

Graubart admite que se sintió atraído inicialmente a Facebook porque nunca había visto un producto cuya adopción creciera con tanta rapidez o a esa escala. Pero ahora espera que Facebook pueda demostrar que puede ganar dinero con sus más de 1,000 millones de usuarios alrededor del mundo, en particular el creciente número que accede al servicio social mediante teléfonos inteligentes y tablets.

"La gerencia ha estado haciendo un gran trabajo centrándose en la forma de monetizar sus usuarios móviles en los últimos seis meses", reconoce, "pero aún no ha dado en el clavo completamente".

Por ahora, Graubart apuesta en LinkedIn cuando se trata de acciones de compañías sociales.

"LinkedIn atiende una clara necesidad de negocio-a-negocio", explica Graubart, que compró por primera vez papeles de LinkedIn en el otoño de 2011 a 80 por acción y desde entonces la ha visto duplicar con creces su valor.

"Son capaces de generar una gran cantidad de ingresos de personas dispuestas a pagar por su servicio premium, desde reclutadores a buscadores de empleo pasando por las personas que están en el desarrollo de negocios y las ventas."

Mientras que Graubart se considera afortunado por no haber podido concretar la compra de acciones de Facebook el año pasado, Tom Boutell no lamenta el hecho de haberlas comprado en el primer día de su debut bursátil.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El día de la OPI, Boutell compró acciones de Facebook a 42 dólares a través de su cuenta en E*Trade. Y pese a todo, confía en que las acciones repuntarán, igualarán y superarán el precio de salida a Bolsa.

"Compré acciones porque creo que con el tiempo valdrán más de lo que pagué por ellas", indica. "Ese momento todavía no ha llegado, pero es una compra a largo plazo".

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×