La nube que opaca el negocio de Oracle

La firma ha visto disminuir sus ganancias mientras trata de adaptarse al auge del ‘cloud computing’; Oracle domina la industria de ‘software’ empresarial, pero el mercado disminuye cada vez más.
oracle  (Foto: Cortesía de Fortune)
Kevin Kelleher
FORTUNE -

¿Qué haces cuando eres la mejor compañía en tu industria, pero la industria está sumida en una racha de resultados mediocres?

Ese es el dilema que enfrenta Oracle, el gigante del software empresarial que durante mucho tiempo ha sido el jugador más temido en ese competitivo mercado. La semana pasada, Oracle informó que los ingresos aumentaron a 37,200 millones de dólares en el año fiscal que terminó el 31 de mayo de 2013. Esto significó un aumento desde 37,100 millones de dólares del año fiscal anterior. Oracle sigue creciendo, pero escasamente.

Las acciones de Oracle han tenido una impresionante carrera en la más reciente década. Después de caer un mínimo posterior a la burbuja dot-com de ocho dólares por acción, los títulos subieron más de cuatro veces a un punto máximo de 36.50 dólares hace dos años. Incluso apenas en marzo de este año, Oracle operaba hasta en 36.43 dólares. Pero en medio de señales de que el mercado de la tecnología empresarial sigue estancado, las acciones de Oracle han decaído en los últimos tiempos.

Esta semana, las acciones de Oracle se cotizaban por debajo de los 30 dólares por acción. El miércoles, las acciones operaban a 29.86 dólares a raíz de un informe de resultados que mostró que las ventas de software no alcanzaron las expectativas de los analistas por segundo trimestre consecutivo. Las ventas de software de Oracle obligan a los clientes a acuerdos de mantenimiento a largo plazo, pero la compañía dijo en un reporte de ganancias que los clientes están retrasando los acuerdos de software u optando por acuerdos menores.

La analista de Goldman Sachs, Heather Bellini, dijo en un informe que los incumplimientos de las expectativas "probablemente eran más impulsadas por el entorno macro que específicas a la empresa", señalando que "aunque los resultados eran mediocres en el mejor de los casos (en línea con los de sus pares), este era un desempeño no experimentado típicamente por la compañía", especialmente en el que suele ser su mejor trimestre del año. Y si Oracle no está sobresaliendo como antes, eso no augura nada bueno para el resto de la industria.

El desempeño financiero de Oracle reavivó un debate sobre cuántos problemas de Oracle están ligados a una desaceleración macroeconómica en muchos de los mercados globales en los que está involucrado -Europa, América Latina y Asia, han sido catalogados como puntos débiles globales- y cuánto de ello es causado por un cambio hacia la computación en nube.

La gran diferencia es la siguiente: los ciclos económicos se resuelven con el tiempo, pero el cambio continuo hacia la computación en nube podría marcar un distanciamiento permanente del modelo de negocio de alto margen sobre el que Oracle construyó su fortuna (instalando y manteniendo suites de software) hacia los modelos de servicio más utilitarios y de prepago típicos de la mayoría de los vendedores de software en la nube.

Cuando las acciones de Oracle cayeron 9% la semana pasada tras revelar sus ganancias, tuvo menos que ver con no haber alcanzado los estimados financieros y más que ver con una preocupación creciente de que los vientos en contra que golpean a Oracle no sean cíclicos, sino permanentes; es decir, que están aquí para quedarse. Eso provocó un debate entre los analistas y los inversores de que es probable que esto continúe durante algún tiempo.

Un analista de JP Morgan, John DiFucci, dijo en una nota de investigación que los inversores están preguntando acerca de los desafíos permanentes antes de restarles importancia. "Las dificultades recientes de Oracle en gran parte son impulsadas por el entorno macroeconómico, aunque nosotros creemos que un cambio en la estrategia de ventas probablemente está causando algunos trastornos a corto plazo también", escribió. A largo plazo, este cambio ayudará a Oracle, dijo DiFucci.

Otros expresaron más preocupación. El analista de Wedbush, Steve Koenig, calificó de impactante el incumplimiento de los pronósticos de ingresos y dijo que su negocio de aplicaciones instaladas en-sitio (on-premise) se enfrenta a la presión de la competencia permanente del software como servicio. Un analista de Oppenheimer, Brian Schwartz, señaló las menores operaciones en el trimestre como un signo preocupante de que la nube está tomando una cuota.

"Creemos que algo más permanente (no cíclico) está presionando al mercado del software empresarial a medida que la computación en nube convence cada vez más a los directores de sistemas de aplazar las inversiones en costosas instalaciones de software instalado en-sitio, mantenimiento e infraestructura en favor de decisiones de inversión de rediseñar sistemas preexistentes para (que funcionen en) la nube", dijo Schwartz.

No es tanto que, como en tantas otras industrias, los advenedizos más pequeños estén robando el negocio a Oracle. Es sabido que Ellison desdeñó la computación en nube hace cinco años, pero Oracle se ha adaptado hábilmente a los nuevos modelos de negocio y a otros cambios en la industria del software desde entonces. La mayor parte de la contratación de ventas de la compañía está enfocada en la oferta en nube. Y esta semana, Oracle anunció alianzas de computación en nube con Salesforce.com, Microsoft y NetSuite.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Más bien, el problema permanente que enfrenta Oracle es el siguiente: A pesar de que está haciendo un buen trabajo en la transición hacia un nuevo modelo de negocio, ése modelo es atractivo para los directores de sistemas sobre todo porque les ayuda a gastar menos en software. Oracle podrá tomar la mayor tajada del gran pastel de ingresos que es el mercado de la tecnología empresarial. Pero ese pastel está encogiéndose lentamente.

Bueno, eso es lo que pasa con el software. Y sí, como dice la famosa frase de Marc Andreessen, en realidad el software se está comiendo el mundo, a menudo disminuye la cifra global que las personas y las empresas pagan. La prensa, los sellos discográficos y otras industrias han sido testigos de ello. Ahora la nube se lo está haciendo a la propia industria. Oracle simplemente es el último en ser testigo de ello.

Ahora ve
El decálogo de Peña Nieto sobre la implementación de reformas estructurales
No te pierdas
×