China indaga corrupción de farmacéuticas

La firma inglesa GSK está acusada de inflar costos para ocultar sobornos a médicos y funcionarios; los nuevos líderes han asegurado que el combate a la corrupción es vital para el gigante asiático.
gsk  (Foto: Cortesía de CNNMoney)
Charles Riley
HONG KONG -

Como muchas otras multinacionales en las últimas décadas, GlaxoSmithKline (GSK) llegó a China por la oportunidad de vender sus productos a 1,300 millones de nuevos clientes en el mercado de medicamentos de mayor crecimiento en el mundo.

La compañía farmacéutica ha invertido mucho aquí, estableciendo centros clínicos y de investigación en Tianjin y Shanghái. La empresa presume haber gastado más de 1,000 millones de yuanes en investigación y desarrollo en China.

GlaxoSmithKline ahora está acusada de orquestar un esquema masivo de corrupción y cohecho que involucra cientos de millones de dólares en sobornos en China. Cuatro de los principales ejecutivos de la empresa han sido arrestados por la policía y al parecer otros han abandonado el país.

Todavía no está claro el daño que el escándalo ocasionará a la reputación de GSK o a sus finanzas. Sin embargo, el episodio pone de relieve los desafíos de hacer negocios en China, un mercado enorme que se desarrolla a pasos vertiginosos en el que los sobornos y la corrupción están a menudo profundamente arraigados.

"Hay ciertas industrias donde la corrupción es todavía muy común", afirma el director asociado de China Market Research Group, Ben Cavender. La industria farmacéutica, agrega, es una en el cual el soborno es endémico.

"GSK no es especial en términos de lo que hacen. La mayoría de empresas en este sector probablemente recurren a comisiones ilícitas o sobornos", señala.

Aún se desconoce si las acusaciones contra GlaxoSmithKline están vinculadas a una investigación sobre las prácticas de fijación de precios en 60 compañías farmacéuticas anunciada por las autoridades chinas el mes pasado. Pero hay señales de que los investigadores pronto denunciarán públicamente a más compañías farmacéuticas como parte de una ofensiva anticorrupción más amplia.

La jefa de la práctica anticorrupción para Asia Pacífico de la firma jurídica Clifford Chance, Wendy Wysong, dijo el martes que su bufete tiene conocimiento de que otras cuatro empresas farmacéuticas están siendo investigadas por las autoridades locales que combaten la corrupción.

Wysong no quiso decir de qué compañías se trataba o si ella representaba a alguna de ellas.

Por ahora, parece que GSK seguirá bajo la lupa. Las autoridades chinas afirman que los empleados de la compañía inflaban los cargos en agencias de viajes para ocultar el pago de sobornos a médicos, hospitales y funcionarios de gobierno.

Es probable que los sobornos estuvieran destinados a fomentar el uso de productos del laboratorio GSK y para mantener los precios en niveles artificialmente altos.

GSK (que produce los fármacos Paxil, Avandia y Wellbutrin) declaró el lunes estar "profundamente preocupada y decepcionada" por las acusaciones.

"GSK comparte el deseo de las autoridades chinas para erradicar la corrupción. Estas acusaciones son vergonzosas y lamentamos que esto haya ocurrido", dijo un portavoz.

Se cree que los profesionales médicos son particularmente susceptibles al soborno en China debido a que sus salarios a menudo son inferiores a los de otras áreas, a pesar de que se requiere una extensa educación para entrar en la profesión.

"Los médicos están muy mal pagados en relación con lo que hacen", dijo Cavender. "Ellos suelen percibir salarios muy bajos y sus niveles de compensación no les permiten vivir un estilo de vida de clase media".

La industria farmacéutica es también un lugar donde los intereses gubernamentales chocan con la empresa privada.

El estado financia la atención médica de muchos chinos, por lo que el gobierno es uno de los principales clientes de las compañías farmacéuticas. En consecuencia, los reguladores se esfuerzan por mantener los costos bajos mediante la imposición de precios máximos.

Al mismo tiempo, que los medicamentos tengan precios más bajos ayuda a mantener la inflación bajo control, permitiendo que los consumidores tengan un poco de poder adquisitivo adicional, un factor clave ahora que China busca impulsar su consumo interno.

Tras una serie de escándalos de alto perfil en los que estaban implicados sus propios miembros, el gobierno de China ha asumido una postura más estricta en materia de sobornos. El expresidente Hu Jintao incluso advirtió que fracasar en el combate a la corrupción podría ser fatal para China.

Cavender piensa que la investigación de GSK probablemente forme parte de una tendencia mucho más amplia, una con consecuencias para las empresas que atraigan la atención de las autoridades. "Para las empresas extranjeras que hacen negocios en China, será muy importante cumplir la ley al pie de la letra", remarcó.

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×