Barnes & Noble apuesta por lectores Nook

Leonard Riggio, presidente de la empresa, abandona sus planes de comprar librerías físicas; se concentrará en ampliar su negocio minorista y acelerar la venta de dispositivos electrónicos.
barnes  (Foto: AP)
NUEVA YORK (Reuters) -

El presidente de la cadena estadounidense de librerías Barnes & Noble, Leonard Riggio, abandonó sus planes de comprar las librerías físicas del grupo tras los últimos resultados de la empresa, que duplicó sus pérdidas en el primer trimestre de su ejercicio fiscal.

"Aunque me reservo el derecho de presentar una oferta en el futuro, creo que lo mejor para la compañía es centrarse en el negocio con el que cuenta", dijo Riggio este martes en un documento presentado ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés).

El presidente de Barnes & Noble había anunciado en febrero su intención de plantear una oferta que habría dividido en dos el grupo: por un lado los todavía rentables establecimientos físicos, y por otro las librerías universitarias y la división de lectores electrónicos Nook, cuyos ingresos están en caída libre.

Pero Riggio, el mayor accionista de Barnes & Noble (con casi un 30% de su capital), ha preferido congelar esos planes, alegando que la "prioridad ahora debería ser servir a los más de 10 millones de clientes que poseen dispositivos Nook, concentrarse en ampliar su negocio minorista y acelerar la venta de Nooks".

El anuncio se produce el mismo día en que Barnes & Noble, la librería más importante en Estados Unidos, desveló que entre febrero y julio pasados sufrió pérdidas de 87 millones de dólares, más de doble de los 39 millones de números rojos que se anotó en el mismo periodo del 2012, al tiempo que sus ventas se redujeron un 8.5%.

Si bien las ventas en las librerías físicas de Barnes & Noble sufrieron un descenso del 9.9% en ese periodo hasta situarse en los 1,000 millones de dólares, la caída de la división Nook fue mucho más pronunciada, del 20.2%, hasta situarse en los 153 millones de dólares.

Los problemas que afrontan los dispositivos Nook llevaron a la empresa a anunciar a finales de junio que dejaría de fabricar su tableta electrónica pero, bajo el mando del nuevo director de esa división, Michael Huseby, la empresa ha decidido echar marcha atrás y seguir fabricándolas.

La decisión de Riggio (que fundó la cadena en 1965) y los resultados anunciados este martes provocaban que las acciones de Barnes & Noble se desplomaran 12.12% a 14.65 dólares por título, justo antes del cierre del mercado.

Ahora ve
El esperado octavo episodio de la saga ‘Star Wars’ llega a los cines del mundo
No te pierdas
×