Goldman pelea por los ‘millennials’

El banco quiere atraer talento joven en medio de la competencia salarial de las firmas tecnológicas; la entidad ha aplicado medidas para conquistarlos, como permitirles descansar en fin de semana.
goldman2  (Foto: Getty)
Claire Zillman

El miércoles 30 de octubre, Goldman Sachs reconoció haber sugerido que los banqueros junior no trabajen los fines de semana. "El objetivo es que nuestros analistas quieran estar aquí para hacer carrera", dijo el codirector de la División de Banca de Inversión, David Solomon.

Esa es la versión suavizada del banco, y es un buen intento para fomentar la devoción dentro de sus rangos más bajos y un atractivo para los millennials, es decir, los jóvenes nacidos entre 1980 y 2000; pero una compañía conocida por la eficiencia debe saber que eso no va a funcionar.

Nota relacionada: Goldman vigila la salud de sus banqueros

No hay duda de que Goldman necesita de una mayor lealtad. Con su reputación aún magullada por los golpes que sufrió durante la crisis financiera, Wall Street está perdiendo talento ante las empresas de tecnología, muchas de las cuales ofrecen salarios iniciales similares a los ofrecidos por los bancos de inversión.

Los banqueros de inversión en el área metropolitana de Nueva York con entre uno y tres años de experiencia ganan un promedio de 86,440 dólares, según Glassdoor.com. Los ingenieros de software con la misma cantidad de experiencia laboral que trabajan en la misma región ganan 82,700 dólares en promedio. En mayo, el 15% de los graduados de Harvard de la generación 2013 dijo al diario estudiantil The Crimson que iban a dedicarse a las finanzas, lo cual casi duplicó la cifra de 2012, pero aún así se ubicó por debajo de los 47% de los graduados que dijeron que entrarían en la industria en 2007.

Las empresas de tecnología tienen más que dinero para ofrecer a los futuros empleados: horarios flexibles, una cultura de jeans y camisa, y un ambiente aparentemente innovador que atrae más a recientes graduados universitarios que el estereotipo formal del mundo de traje y corbata de Wall Street.

La sugerencia de Goldman de fines de semana libres parece un intento de seguir el ritmo de los tiempos, pero tener el horario laboral de un ser humano normal no acaba de tener el mismo encanto que las ventajas -clases de ejercicio al aire libre, comida gourmet y los mariscos subvencionados de la zona- que Google ofrece a sus empleados entre semana.

La banca de inversión es una industria basada en el cliente, donde los empleadores no fijan los horarios tanto como el tiempo destinado a satisfacer las demandas de los clientes, sin importar la hora o cualquier día de la semana. Goldman puede sugerir que los banqueros jóvenes se liberen de sus escritorios el sábado y el domingo, pero eso no va a evitar que los clientes les envíen una solicitud urgente la noche del viernes.

¿Y el cliente?

Los servicios al usuario de Goldman no han sido precisamente un punto positivo para el banco desde la recesión, a causa de acusaciones de haber engañado a los clientes para su propio beneficio y del notorio llamado de un exbanquero de la firma, Greg Smith, quien escribió en una editorial para el New York Times que "si fueras de Marte y te sentaras en una de estas reuniones (de Goldman), pensarías que el éxito o progreso de un cliente no forma parte del proceso de pensamiento en absoluto".

El último mensaje que Goldman debería enviar a su público es que no estará disponible para responder a todas sus exigencias.

A pesar de la competencia de Silicon Valley, la firma recibió 17,000 solicitudes para los 332 puestos abiertos en su programa de analistas de 2014, un alza del 14% desde 2013. Los candidatos al programa -próximos graduados universitarios de las universidades de élite- saben exactamente lo que les espera: la oportunidad de ganar mucho dinero a costa de largos e impredecibles horarios.

Nota relacionada: BofA toma medidas tras muerte de becario

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Recomendar que los banqueros jóvenes limiten su semana de trabajo a cinco días es agradable, pero la posibilidad de capturar una mayor porción de los bonos disponibles tiene más atractivo. Es seguro decir que los empleados de una de las empresas que mejor pagan, y que son motivados por tener el dinero suficiente como para alterar sus hábitos de comida solo para ahorrar unos cuantos dólares, ciertamente considerarán la correlación entre las horas de trabajo y sus salarios.

"En cualquier institución con personas motivadas, cuando has fijado incentivos y estructuras para fomentar un comportamiento en particular, pensar que decirle a la gente que no debería trabajar los fines de semana va a cambiar en algo las cosas es ingenuo", dice un profesor de comportamiento organizacional en la gestión y profesor de la Harvard Business School, Thomas DeLong.

Ahora ve
AMLO se encuentra con Delfina Gómez en su gira por el Estado de México
No te pierdas
×