Ford, 2014 con viento a favor

La firma busca recuperar terreno luego de que su CEO Alan Mulally negó su salida rumbo a Microsoft; Ford confía en que su nuevo modelo F-150 sea la estrella de la feria del automóvil de Detroit.
mullaly  (Foto: Getty)
Alex Taylor III

Los altos ejecutivos de las automotrices europeas y asiáticas acudirán este fin de semana a Detroit para la primera gran feria internacional del automóvil de 2014. Este año verán dos cosas que no han visto en casi una década: una resurgida cuidad de Detroit y la fortalecida industria automotriz de Estados Unidos, liderada por Ford Motor.

Oficialmente en bancarrota, la Ciudad del Motor experimenta una dolorosa reestructuración de sus finanzas y operaciones bajo un administrador de emergencia designado por el gobernador, pero ha habido un repunte de la actividad inmobiliaria en los barrios del centro.

Además, el espacio de convenciones Cobo Arena, sede de la North American International Auto Show, ha sido renovado con una inversión de 267 millones de dólares (mdd). Su elemento central -un atrio de 24 metros de altura con vistas al río Detroit- compite con el que ostenta General Motors en su complejo sede en la misma calle.

Ford, por su parte, tuvo un espectacular 2013, ganando cuota de mercado en Estados Unidos, China y la India, y acumulando más de 8,000 mdd en ganancias operativas. Su tracción le servirá bien mientras inaugura el nuevo año con un número récord de productos totalmente nuevos y renovados, encabezados por la 13ª generación del vehículo favorito de EU: la camioneta F-150.

Su camino no ha estado exento de contratiempos. Fallas técnicas en los controles de MyFord Touch en su tablero de instrumentos han hecho que las calificaciones de calidad sean bajas; los repetidos retiros del mercado de su popular todoterreno Escape le costarán un estimado de 300 mdd; y el CEO Alan Mulally ganó cierta notoriedad indeseada cuando durante semanas se negó a desmarcarse de la carrera sucesoria de Steve Ballmer en Microsoft.

Mulally finalmente puso fin a la distracción el martes, declarando a Associated Press: "Me gustaría poner fin a la especulación sobre Microsoft porque no tengo otros planes que servir a Ford. No tienen que preocuparse de que yo me vaya". Ahora, a sus 68 años, se espera que el CEO se quede en Ford durante el resto del 2014.

Así que la automotriz se embarca en el nuevo año con el viento a favor. En EU, más autos y camionetas llevaban el icónico óvalo azul en 2013 que cualquier otra marca, y Ford Motor ganó casi medio punto de cuota de mercado. El vehículo todoterreno Escape clasificó como el décimo vehículo más popular vendido en el país a pesar de los siete retiros de mercado, y el sedán Ford Fusion ocupó el siguiente puesto, pues sus ventas se dispararon 27% en diciembre.

En Europa, los resultados se han estabilizado con la recuperación de la economía, y Ford ha registrado mejores resultados en los últimos cinco meses. En China, las ventas de Ford crecieron 50%, superando a Toyota y Honda; y una nueva oleada de productos en la India produjo ventas que en algunos meses fueron hasta 30% más altas que en el ejercicio previo.

A diferencia de años anteriores, el impresionante volumen de ventas de Ford no se da a costa de las ganancias. La automotriz ha disfrutado de márgenes operativos brutos superiores al 10% en seis de los últimos siete trimestres, y ganó más dinero que General Motors a pesar de una menor producción.

Notoriedad automotriz

También en contraste con años anteriores, Ford está generando algo de ruido. Las automotrices del mundo darán a conocer más de 50 nuevos automóviles y camionetas en el Salón de Detroit, pero ninguno será más importante -o más observado- que la nueva versión del vehículo favorito de Estados Unidos: la camioneta pickup de la serie F. En producción continua desde 1948, ha superado al modelo T y ha generado más beneficios para la familia Ford que cualquier otro vehículo.

En cuanto a diseño, las camionetas están ensambladas a partir de componentes básicos -cabina, chasis, caja, tren motriz y ruedas- y no cambian mucho de una década a otra. Sus puntos fuertes son la resistencia, la durabilidad y la capacidad de remolque, lo que explica la imagen del vaquero omnipresente y los eslóganes del tipo "Ford Tough." Pero Ford está apostando a que los futuros compradores de camionetas también valorarán el ahorro de combustible.

La empresa ha tomado la arriesgada decisión de sustituir gran parte del acero en la serie F con aluminio ligero, y promete una reducción de peso de unas 700 libras (más de 300 kilos). Todo eso es positivo, pero la nueva camioneta será más cara -hasta 800 dólares más- y más difícil de construir. La publicación Automotive News informó que las dos plantas que producen la pickup F-150 estarán cerradas por más tiempo del habitual para cambiar al nuevo modelo, y la necesidad de un lanzamiento sin tropiezos es vital.

El negocio automotriz tiene que ver tanto con el producto como con la mercadotecnia, y Ford también tiene eso cubierto. En el Salón de Detroit, periodistas, aficionados y clientes potenciales tendrán la oportunidad de ver de cerca la última versión del "pony car" original, el Mustang.

El modelo 2015 se ha modernizado con un diseño más sofisticado y componentes actualizados, como una suspensión trasera independiente para que pueda ser vendido en el extranjero así como en EU. La respuesta inicial es entusiasta, el auto recibió grandes elogios cuando fue presentado en varias partes del mundo en diciembre.

Toda esa prosperidad ha permitido que Ford se expanda. La compañía planea contratar 5,000 trabajadores en EU y 6, trabajadores en Asia. Será la mayor contratación de Ford en un solo año desde 2000.

Los otros dos miembros del antiguo trío Big Three asistirán al Salón de Detroit por mérito propio. General Motors ha comprado ya todas las acciones que estaban en manos del Tesoro estadounidense, sacudiéndose el detestado apodo de "Government Motors".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y aún más importante, podrá presumir de un equipo directivo nuevo encabezado por la CEO Mary Barra. Por otra parte, Chrysler estará totalmente integrada con Fiat luego de que ésta última adquiriera las acciones propiedad del sindicato de trabajadores UAW. Mostrará al mundo su muy esperado y necesitado reemplazo del Chrysler 200, basado en una plataforma Fiat.

Ahora que se augura que las ventas de automóviles en Estados Unidos crecerán a una tasa anual de 16 millones, todos podrán llevarse una tajada. Pero nadie está mejor posicionado para sacar partido que Ford, ya sin la distracción añadida de conseguir un nuevo CEO.

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×