Marissa Mayer, el fin de la luna de miel

La caída de 6% en ingresos marca el declive del encanto de Wall Street con la empresa: analistas; medidas como la contratación de más talento no han tenido un impacto medible en la compañía.
mayer  (Foto: CNN)
Erin Griffith
NUEVA YORK -

Tras una serie de conquistas frívolas, Wall Street encontró el amor con la CEO de Yahoo, Marissa Mayer. La pareja tuvo una dulce luna de miel: el precio de las acciones de la firma se ha más que duplicado durante sus primeros 18 meses como directiva.

Pero con el decepcionante informe de ganancias publicado por la compañía el martes, sumado al muy costoso despido del jefe de operaciones Henrique de Castro (una "conclusión lamentable y que tratamos de evitar", declaró Mayer), parece que la luna de miel ha terminado.

La compañía reportó 1,270 millones de dólares (mdd) en ingresos para el cuarto trimestre, una caída de 6% respecto al mismo período de 2012. La utilidad neta por acción para el trimestre se ubicó en 0.33 centavos de dólar, un aumento de 40% respecto al año pasado.

En todo el año fiscal, Yahoo obtuvo ingresos por 4,680 mdd, 6% menos que el año anterior. La utilidad neta por acción para el año fue de 3.28 dólares, 40% más respecto a 2012.  

La cotización de los títulos de la compañía cayó 6% en las operaciones posteriores al cierre.

Los observadores del sector llevaban meses prediciendo un contragolpe para Yahoo. (‘La luna de miel terminó', escribió el analista Youssef Squali de Cantor Fitzgerald). Las críticas son válidas. Cierto, la juerga de adquisiciones de startups atribuladas trajo nuevos talentos a Yahoo, y la reputación de la empresa ha mejorado. (Recibió 340,000 currículos en 2013, el doble que en 2012; y el 40% de los solicitantes eran ingenieros). Pero estas acciones no han tenido un impacto medible en los destinos de la compañía.

Sus principales lanzamientos de producto no han impresionado: Flickr ha sido criticado por perder su único diferenciador, su fuerte comunidad, y los usuarios de Yahoo Mail reaccionaron mal a su rediseño. Mientras tanto, el gran envite de Yahoo en la esfera móvil no ha colocado a ninguna de sus numerosas aplicaciones en los primeros 50 puestos de la App Store de Apple.

Las rimbombantes contrataciones, como la presentadora de televisión Katie Couric y el ex columnista de tecnología del New York Times David Pogue, han suscitado la pregunta de si Mayer está aprovechando sus puntos fuertes como CEO centrada en el producto. Si Yahoo realmente quisiera ser una compañía de medios, en lugar de una empresa de tecnología, ¿por qué despedir al CEO interino, Ross Levinsohn, que ya era fuerte en esa área? Para empeorar las cosas, Mayer ha reorganizado el departamento editorial de la empresa para que esté supeditado a la Directora de Marketing Kathy Savitt, un cambio que seguramente no sentará bien a sus periodistas (y que ya provocó una salida, la del editor jefe de Yahoo Jai Singh).

La crítica más importante y legítima es que el negocio medular de la empresa está declinando, pese a que la firma sigue siendo competitiva en términos de audiencia. En 2013, Yahoo aumentó tanto su tráfico que borró dos años consecutivos de descenso, dijo Mayer. Sin embargo, los ingresos bajaron un 6%. (Para efectos de comparación, se espera que este miércoles Facebook anuncie un crecimiento trimestral en los ingresos del 50%). La tecnológica sigue perdiendo cuota de mercado de publicidad digital frente a Google y Facebook.

A Wall Street no parecía importarle... al menos hasta hace poco.

En el informe de ganancias divulgado el martes, Mayer hizo hincapié en que la restructuración tomará años, y su enfoque en las personas y los productos ha posicionado a la compañía para una "reacción en cadena" de crecimiento en tráfico e ingresos en 2014.

Por desgracia, la paciencia que tenía Wall Street con los CEO que orquestan una restructuración se ha reducido en la última década. Normalmente, se le conceden ocho trimestres a un directivo para que ejecute un giro completo, una reconversión, frente a los 16 trimestres de gracia en los años noventa. El antecesor de Mayer en Yahoo, Scott Thompson, vino y se fue en menos de ocho meses. Antes de él, Carol Bartz duró dos años y nueve meses. Jerry Yang, cofundador, duró sólo 18 meses.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Artículo relacionado: Alibaba, el arma secreta de Yahoo

Por suerte, Mayer se unió a Yahoo justo después de que la compañía vendió la mitad de su participación en el gigante chino del comercio electrónico Alibaba, lo que le dio a Yahoo más de 7,000 mdd para recomprar acciones y realizar adquisiciones como la de Tumblr, que le costó 1,100 mdd. Esto, junto con la anticipación de una oferta pública inicial de Alibaba en 2014, ha evitado que los inversionistas pierdan la fe en Yahoo hasta ahora. Pero quizás esa situación no dure mucho.

Ahora ve
Kate del Castillo y otros famosos huyen de los incendios en California
No te pierdas
×