Nintendo padece una crisis de software

La firma japonesa enfrenta serios problemas financieros tras el fracaso de su equipo Wii U; Nintendo se rehúsa a abandonar su enfoque en la innovación y en la exclusividad de sus franquicias.
wii  (Foto: CNN)
Peter Suciu

Hace casi 30 años, Nintendo esencialmente dio nueva vida a la industria de los videojuegos, y una segunda oportunidad. En 1985, cuando el Nintendo Entertainment System original debutó en la North American International Toy Fair, nadie quería siquiera pensar en los videojuegos después del gran colapso que ocasionó una caída en los ingresos desde 3,200 millones de dólares (mdd) en 1983 a sólo 100 mdd en 1985.

Avancemos en el tiempo a 2013. La industria ha “subido de nivel”, por así decirlo, a 93,000 mdd en 2013, y según una investigación de Gartner, la cifra podría alcanzar los 111,000 mdd en 2015. La pregunta ahora es si Nintendo seguirá siendo parte de ella. La compañía, que fue fundada en 1889 como fabricante de naipes, ha tenido que reinventarse a sí misma en los últimos años. Es posible que tenga que volver a hacerlo a medida que se enfrenta a las decrecientes ventas de su consola de videojuegos Wii U.

Artículo relacionado: ¿Mario Bros llegará al siguiente nivel?

El mes pasado, el presidente de Nintendo, Satoru Iwata, anunció que la compañía había revisado su previsión financiera consolidada para el año financiero fiscal que termina el 31 de marzo 2014. Su nuevo panorama no era bueno: Nintendo recortó su previsión de ventas anuales de la Wii U en más de dos tercios, de nueve millones a 2.8 millones, y también redujo a la mitad la proyección de ventas de juegos a tan sólo 19 millones de unidades. La Wii U, que fue lanzada en noviembre de 2012, está lejos de ser el éxito que fue la Wii original, que fue lanzada en 2006 y ha vendido más de 100 millones de unidades a nivel mundial.

Sin embargo, parte de los problemas de Nintendo podría ser que la Wii original se vendió bien, pero no dio como resultado ventas masivas de software posteriores, que es lo que quiere -y necesita- cualquier fabricante de hardware de videojuegos. “La razón de una apuesta al hardware es vender software”, dijo el analista de videojuegos independiente Billy Pidgeon. “Nintendo sí gana dinero con el hardware, mientras que otros no, pero al final eso es realmente insignificante”.

La Wii original sí tenía una gran base instalada, pero eso no fue suficiente, dijo Pidgeon. “Tenían tanto hardware allá afuera que eso debería haber movido mucho más software”, dijo. “Hubo demasiados casos en que la Wii fue comprada por personas que sólo jugaban el juego que venía con ella”.

Artículo relacionado: Mario y Zelda fracasan con Nintendo

Desde el anuncio de enero, se ha planteado la cuestión: ¿Debería Nintendo seguir con su estrategia y volver a intentarlo, o pasar a un enfoque diferente? (¿Está la princesa en el siguiente castillo?). Considerando las declaraciones de mediados de enero de Iwata, ha habido pláticas acerca de que la compañía podría cambiar su enfoque al desarrollo de juegos para otros dispositivos. Piers Harding-Rolls, director de investigación de juegos en IHS Techonology, dijo que esto podría conducir a un crecimiento de ingresos a corto plazo, a medida que Mario y sus amigos se trasladan a dispositivos móviles y tablets. Pero parece que la compañía ya ha optado por apegarse a su estrategia central.

“Nintendo, de manera similar a Apple, Google, y tal vez incluso Valve, sigue su propia vía de desarrollo de productos y es reticente a seguir tendencias de mercado en las que sólo puede tener un impacto marginal”, apuntó Harding Rolls en su reporte de análisis del mercado. “Un impacto a corto plazo o marginal no está alineado con sus objetivos estratégicos a largo plazo en los que pretende hacer apuestas relativamente grandes en torno a la innovación, lo cual aumenta el riesgo, pero ofrece recompensas significativas”.

Nintendo ha reconocido que la Wii U está en una posición terrible, dijo Harding-Rolls, pero la compañía ha descartado cualquier corrección a corto plazo, como reducir el precio. En cambio, Nintendo podría tratar de concentrarse en accesorios como el Wii U GamePad. Pero eso serviría de poco para resolver los problemas, incluso en el corto plazo.

“Estas mejoras son bienvenidas para una plataforma en dificultades en el mercado, pero parecen ‘poca cosa’ o fragmentadas y poco integrales”, añadió Harding-Rolls. “No se hizo mención de una mayor inversión en mercadotecnia para decirle a los consumidores qué es realmente la Wii U, y para dejar en claro que es distinta a la Wii”.

Artículo relacionado: 3 tips para que Nintendo libre la crisis

Aunque Nintendo tuvo una ventaja de un año sobre sus rivales Microsoft y Sony, los cuales lanzaron sistemas de videojuegos de próxima generación en noviembre pasado, no es probable que Mario aparezca en esos sistemas en el futuro cercano.

“Para Nintendo, sus franquicias de juegos y el hardware están estrechamente relacionados. Nintendo es un fabricante de videojuegos, y el hardware es el vehículo para vender sus propios juegos”, dijo el analista de videojuegos George Chronis de DFC Intelligence a Fortune. “Ésa es una filosofía que es directamente contraria a la de Sony y Microsoft, que están en el negocio de vender hardware y crear juegos de fabricante para promover la venta de sus consolas”.

Desde el lanzamiento de la Nintendo 64 en 1995, la empresa ha adoptado una estrategia que no requiere que invierta fuertemente en hardware de alto rendimiento. “Competir con Sony y Microsoft en el desarrollo de consolas de última generación fue visto como una costosa pérdida de capital”, añadió Chronis. “Así que, tanto con la GameCube como con la Wii, Nintendo podía operar con costos de producción e investigación y desarrollo insignificantes en comparación con Sony y Microsoft. La decisión tomada durante el desarrollo de la Wii fue apuntar hacia los consumidores masivos que aún no eran propietarios de una Xbox o de una PlayStation proporcionándoles fácil acceso a videojuegos divertidos de jugar, y que eran novedosos gracias al advenimiento del control con movimiento. La Wii resultó ser un gran éxito y ganó en el último ciclo.

Pero ese éxito podría ser engañoso.

“Depende de cómo definas el éxito”, dijo Pidgeon. “Lo que hay que observar es la base instalada activa, y si la gente está comprando varios títulos de software. Esto ciertamente no fue el caso de la Wii”.

La falta de ventas de software incluso ocasionó que algunos editores de tercera parte retiraran su apoyo. Electronic Arts (EA) prácticamente retiró su apoyo a la Wii U después de lanzar una serie de títulos de alto perfil para el sistema, debido a que no pudo tener éxito entre los jugadores. Sin títulos de alto perfil en desarrollo, las ventas de hardware de la Wii U continúan lentas.

“Ése es el otro gran problema para Nintendo”, dijo Pidgeon. “Ellos no han creado una oportunidad de negocio convincente para terceros”. Mientras tanto, un nuevo Smash Bros. y Mario Kart -ambos títulos de Nintendo- están en desarrollo.

“Es poco probable que estas nuevas iniciativas generen un cambio financiero inmediato o importante, pero consumirán los presupuestos de investigación y desarrollo en un poco tiempo”, dijo Harding-Rolls. Sin embargo, “esta dependencia hacia la innovación y la individualidad es crucial para que la empresa se mantenga relevante más allá del corto plazo, y protege el valor de la marca Nintendo”.

Ahora ve
El primer crucero ecológico y sustentable será realidad en 2020
No te pierdas
×