Pemex depende de pozos en decadencia

La paraestatal extrae gran parte del crudo de campos que tienen una explotación mayor al 50%; requeriría de 830,000 mdd para sacar hidrocarburos de aguas profundas y shale gas, según un estudio.
Energía  (Foto: Getty)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El 70% de la producción de Pemex proviene de campos donde se ha extraído más de la mitad de sus reservas, mientras que el promedio de los países productores de petróleo apenas llega al 57% en su dependencia, según un reporte elaborado por Boston Consulting Group y EnergeA.

“Mientras que el promedio de los países productores de crudo obtienen el 57% de su petróleo de campos maduros (aquellos con un avance de extracción de reservas mayor al 50%), México actualmente depende en 70%”, explicaron expertos que participaron en el análisis 'Las promesas de la reforma energética de México'.

Casi la mitad de la producción nacional depende de los proyectos en Ku-Maloob-Zaap y Cantarell, que durante el año pasado aportaron cerca de 1.25 millones de barriles de crudo de los 2.55 millones totales que obtuvo Pemex, según datos de la propia paraestatal.

Cantarell llegó a aportar cerca de 2.1 millones de barriles de crudo durante 2004, cuando la producción de México alcanzó un pico de 3.4 millones. Desde entonces ha caído cerca de 25%.

“De hecho, cerca de un cuarto de la producción de crudo de México proviene de campos que ya han llegado a una explotación de entre el 50% y 75% de sus reservas”, advierte el estudio.

El grupo de especialistas prevé importantes oportunidades con la apertura del sector al capital privado, debido a las vastas reservas de hidrocarburos que se encuentran en México en aguas profundas y en shale gas, pero que requieren importantes inversiones para su explotación.

“Mientras que el punto de equilibro para desarrollar un barril de crudo convencional se encuentra por debajo de los 40 dólares, en aguas profundas se ubica entre 40 y 80 dólares, y de shale oil entre 50 y 80 dólares”.

Pemex dejó cerca de 78,000 millones de barriles de crudo equivalente de sus peticiones en la Ronda Cero, el 69% de los 112,000 millones de barriles en reservas prospectivas del país, para que el sector privado pueda explotarlo a través de licitaciones que la Secretaría de Energía (Sener) espera adjudicar a partir del primer semestre de 2015.

Los analistas consideran que la paraestatal requeriría de 830,000 millones de dólares (mdd) para extraer todas las reservas en estos yacimientos, muy lejos de sus posibilidades financieras, a pesar de que la inversión de Pemex ha aumentado de 5,000 mdd a 22,000 mdd entre 2000 y 2012.

El Congreso tiene pendiente discutir los cambios a cerca de 30 leyes secundarias que normarán partes fundamentales de la reforma constitucional, como los detalles sobre los nuevos tipos de contratos que otorgará el Estado, el papel de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), así como las nuevas funciones de los órganos reguladores.

“El impacto comercial y económico (de la reforma) quizá no sea evidente hasta 2016. Pero el hecho de que el Gobierno mexicano aprobara los cambios constitucionales con tal rapidez y eficiencia muestra qué tan seguro está sobre la dirección que está tomando el sector energético nacional”, dijeron los especialistas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La meta del Gobierno es que la producción de crudo se eleve de los 2.5 millones de barriles promedio actuales a cerca de 3 millones en 2018 y 3.5 millones hacia 2025, cerca de 40% de incremento.

El estudio señala otras áreas de oportunidad que se abren con la reforma energética, como la refinación, donde México cuenta con una de las menores reservas de gasolina entre los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Ahora ve
El 2017 comienza a despedirse con una lluvia de estrellas gemínidas
No te pierdas
×