Mark Fields: tres grandes retos en Ford

El director operativo de la automotriz pronto podría ser el sucesor de Alan Mulally; su llegada como CEO será un desafío para él en sectores como Europa y Estados Unidos.
fields  (Foto: Getty)
Doron Levin

Mark Fields, quien ha sido el heredero de facto de Alan Mulally, pronto podría ser designado sucesor de Mulally como CEO de Ford Motor Company.

Bloomberg News informó ayer que Mulally, de 68 años, se retirará antes de que finalice el año y que Fields, de 53 años y con 25 años en la compañía, lo sucederá. Ford, oficialmente, se había mantenido en silencio. La segunda automotriz en Estados Unidos quizás esté actuando con cautela debido a su infausto historial de metidas de pata en lo que se refiere a la sucesión de directivos de alto nivel, que se remonta a varias décadas.

Fields fue ascendido a su actual cargo hace unos 18 meses, lo que más o menos lo apuntaló como el sucesor natural. Mantenerlo en el puesto de director operativo sin reconocerlo formalmente como próximo CEO puede haber sido una manera de ver cómo se desempeñaba en el segundo puesto en importancia antes de ascenderlo. Mientras tanto, Mulally enredó un poco el tema al postularse el año pasado para suceder a Steve Ballmer como CEO de Microsoft, un cargo que no obtuvo.

La llegada de Mulally a Ford Motor en 2006, tras dejar Boeing, se produjo en un momento crítico para la automotriz. Abrumada por un débil balance, la automotriz había comenzado a solicitar préstamos masivos para procurar nuevos programas de productos, respaldando esas deudas con los activos de la empresa, incluyendo su marca. Dos años más tarde, durante la crisis financiera global, Ford pudo haber enfrentado la quiebra -como sucedió con General Motors y Chrysler- de no haberse asegurado esa temprana financiación.

La principal contribución que hizo a Ford el exejecutivo de Boeing fue cultural, obligando al fabricante y a sus altos ejecutivos a simplificar la estrategia de negocio de la empresa y a trabajar en armonía unos con otros. Siendo un personaje implacablemente positivo, Mulally representó un soplo de aire fresco en un lugar conocido por sus despiadadas políticas internas y feroces rivalidades cupulares.

Otros casos

Lee Iacocca, quien condujo al Mustang a un aplastante éxito de mercado, fue destituido de la presidencia de Ford Motor por Henry Ford II en 1978. Jac Nasser tuvo problemas con la familia Ford en 2001 y sufrió un destino similar.

El presidente ejecutivo de Ford, Bill Ford, dijo el 16 de abril en una aparición en Bloomberg Television que “muchos estupendos CEO se van, y luego dejan tras de sí el caos. Alan [Mulally] y yo hemos hablado de eso, la importancia del acto final de un gran CEO es tener una estupenda transición”.

Entérate: Ford cambiará de CEO

Una portavoz de Ford, Susan Krusel, ofreció la siguiente declaración preparada: “No hacemos comentarios sobre especulaciones Nos tomamos muy en serio la planificación de la sucesión, y tenemos planes de sucesión para cada uno de nuestros puestos clave de liderazgo. Por razones de competencia, no discutimos nuestros planes de sucesión externamente. No hay ningún cambio con respecto a nuestros anuncios previos. Si algo llegara a cambiar, se los haremos saber”.

Los tres retos 

Fields enfrentará algunos desafíos hercúleos como CEO.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En primer lugar, Ford Motor carece de una seria franquicia de lujo, su Lincoln Motor Car Company todavía se encuentra en las primeras etapas de renovación. En segundo lugar, las operaciones de la automotriz en Europa han sido crónicamente deficitarias y son un lastre para las ganancias. En tercero, el mercado más rentable de la automotriz, Estados Unidos, depende enteramente de sus camionetas pickup de gran tamaño y, por lo tanto, necesita mejorar la rentabilidad de los vehículos de pasajeros.

Sería una tarea difícil para cualquier CEO.

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×