Confesión de Credit Suisse, sin castigo

El banco se declaró culpable de cargos por ayudar a estadounidenses a ocultar 13,500 mdd en activos; sin embargo, el Departamento de Justicia se aseguró de que la entidad y su CEO no sean afectados.
credit suisse  (Foto: CNN)
Stephen Gandel

El lunes, Credit Suisse se convirtió en el primer banco en décadas en admitir que violó la ley. Suena como una ocasión memorable, pero no te dejes engañar. Las consecuencias serán básicamente nulas.

El presidente ejecutivo, Bradley Dougan, dijo que la declaración de culpabilidad no tendrá un impacto significativo en las operaciones de Credit Suisse. Y tampoco tendrá ningún impacto material en Dougan.

El presidente ejecutivo, quien ha supervisado el banco durante los últimos años de evasión fiscal que condujeron a la acusación penal del lunes, así como en la venta de miles de millones de dólares en hipotecas de alto riesgo defectuosas a inversores incautos, permanecerá en su puesto.

Es evidente que la justicia para Wall Street es distinta que para el resto de nosotros.

En el proceso de conseguir la declaración de culpabilidad, el Departamento de Justicia hizo todo lo que pudo para asegurarse de que la acusación penal no afectaría al banco.

Los fiscales acudieron a los gobiernos estatales para asegurar promesas de que Credit Suisse seguiría siendo capaz de operar localmente. También acudieron a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) y a la Reserva Federal, y se aseguraron de que la licencia de Credit Suisse como corredor de Bolsa y de operador bancario no sería revocada.

El Departamento de Justicia tampoco forzó a Credit Suisse a proporcionar los nombres de sus clientes estadounidenses porque eso hubiera roto las normas en Suiza. Pero la supervivencia de Credit Suisse es mucho más significativa para la economía de ese país de lo que es para Estados Unidos. ¿Por qué no forzar a los suizos a doblar sus reglas?

Nota relacionada: Barclays recortará 19,000 empleos

El temor es que, sin ninguna de estas medidas, una acusación penal habría puesto a Credit Suisse fuera del negocio. Evitar eso es sabio, no sólo para la economía suiza, sino también para Estados Unidos.

Credit Suisse tiene un gran banco de inversión en Estados Unidos con contratos de derivados y otros vínculos con JPMorgan Chase, Citigroup y todos las demás grandes instituciones financieras de Estados Unidos. Pero, ¿eran necesarias todas esas precauciones?

De acuerdo con los hechos del caso, Credit Suisse está de acuerdo en que son correctas, el banco suizo tenía 22,000 clientes de Estados Unidos que escondieron de las autoridades estadounidenses alrededor de 13,500 millones de dólares en activos. Y no es que los banqueros no supieran que esto estaba mal. Crearon fundaciones falsas y mantuvieron los registros en papel, y entregaron declaraciones, por lo menos a un cliente, escondidas dentro de una revista de Sports Illustrated.

Aunque gran parte de esta actividad no ocurrió durante la gestión de Dougan, el ejecutivo sí lideró al banco durante el tiempo en que borró los correos electrónicos e hizo todo lo que pudo para ocultar de los fiscales la evidencia de sus crímenes. Ésa es en parte la razón por la cual los fiscales persiguieron los cargos penales. El ex presidente ejecutivo de Barclays, Bob Diamond, cooperó, aunque un poco tarde, con los reguladores sobre las actividades de manipulación de la tasa Libor de su banco y aún así fue despedido.

Todo esto sugiere que Credit Suisse merecía un tiempo en “la cárcel”. A muchas de las firmas financieras más pequeñas regularmente se les prohíbe hacer ciertas actividades empresariales de negocios una vez que se les llama la atención por haber entrado en conflicto con la ley.

Todavía no sabemos quién está en la lista de evasores de impuestos de Credit Suisse. Pero cuando lo sepamos, ¿por qué no suspender al banco en su operación en los estados con la mayoría de personas en la lista? Y si eso no es posible -Nueva York podría encabezar esa lista- ¿qué tal una prohibición temporal de gestión de riqueza en esos lugares?

El fiscal general de Estados Unidos, Eric 'Demasiado grande para ir a la Cárcel' Holder, podría estar pensando: “Facilitemos que un banco acuerde aceptar una acusación penal y veremos qué pasa”. Pero eso no significa que se haya hecho justicia aquí.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y ahora que el Departamento de Justicia lo ha establecido así, todos los demás bancos exigirán las mismas concesiones.

Eventualmente, los fiscales tendrán que correr el riesgo y realmente castigar a un banco.

Ahora ve
Esta fotógrafa quiere romper el estereotipo de los hombres árabes
No te pierdas
×