Twitter y Square con alma de punk

El cofundador de la popular red social, Jack Dorsey, comparte cómo llevó esa actitud a los negocios; el CEO de Square dejó en el pasado el arete y el cabello azul, pero en espíritu sigue siendo igual.
jack  (Foto: Reuters)
Laurie Segall
NUEVA YORK -

Antes de ser millonario, el cofundador de Twitter y CEO de Square, Jack Dorsey, era un punk de cabello azul, con el antebrazo tatuado y una oreja perforada.

El arete y el pelo azul son cosa del pasado, pero tampoco asumió el disfraz de ejecutivo.

“Sigo siendo un punk. Lo que para mí era maravilloso de la escena punk, y que fue la razón que me atrajo a ella, era esta confianza de ‘no voy a aminorarme, no vacilaré en aprender a ser un músico’”, insiste.

Dorsey, originario de St. Louis, solía tocar música en la calle de vez en cuando. Dice que le gustaría volver a ella. Siendo un emprendedor serial, le gusta citar similitudes entre la música punk y la tecnología emergente.

Su ejemplo: una banda puede pasar de ser horrible la primera vez que toca en un escenario a convertirse en superestrellas como Los Ramones en un corto periodo. Afirma que lo mismo puede ocurrir con los codificadores.

“La gente escribe código y le sale terrible, luego escriben de nuevo y es desastroso, y un año después es Linux, y hoy está en la mayoría de los sistemas que hay”, ejemplifica.

Retocar y reconfigurar constantemente es parte de la vida de Dorsey. Él ha cambiado su atención de conectar el mundo a través de la red social Twitter a empoderar a las pequeñas empresas a través de Square. En ambos casos, el viaje no ha sido fácil y se ha topado con incontables detractores.

¿Cómo lidia con la presión? Dorsey comienza su día con una caminata de cinco millas al trabajo. Sale de casa a las siete de la mañana y tarda hora y media en llegar a la oficina. En ese lapso revisa correos y textos. Escucha música y audiolibros y trata de tomar una nueva ruta todos los días a fin de encontrar la inspiración en las calles de San Francisco. Cada día, trata de apartarse de la rutina.

“Es un tiempo muy clarificante. Quiero poner frente a mi tanto potencial inesperado como pueda porque creo que algo que no planeas siempre te hará pensar de manera diferente”, dice a CNNMoney.

Dorsey (ahora de 37 años) es mayor y más refinado que en los días en que se teñía el cabello, pero insiste en que nunca perderá la aguerrida mentalidad necesaria para tomar una idea y convertirla en una empresa. En el fondo es el mismo luchador que era cuando estaba emprendiendo Twitter.

“Lo más importante es que salgas allí con mucha seguridad y aprendas lo más rápido posible... esa es la lección del punk, y es por eso que nunca voy a dejar de ser un punk.”

Por cierto, todavía tiene el tatuaje.

Ahora ve
Esta exhibición de esculturas de Navidad te va a dejar helado
No te pierdas
×