EU busca impulsar su fiebre de futbol

Detroit hospedará el mayor juego de soccer en la historia del país entre el Real Madrid y el ManU; el encuentro dejará una derrama económica millonaria en ventas y anuncios publicitarios.
Alexandra Mondalek

Incluso a medida que la fiebre de la Copa del Mundo golpea a Estados Unidos, el mayor partido estadounidense de futbol soccer en la historia probablemente sea el que tendrá lugar en Detroit en agosto entre dos equipos europeos. He aquí por qué.

Este verano, la Universidad de Michigan será anfitriona del que podría ser el juego más grande de futbol jugado alguna vez en suelo estadounidense; y no habrá ningún equipo estadounidense involucrado.

El 2 de agosto, el Michigan Stadium en Ann Arbor, Michigan, tiene previsto hospedar a dos de las franquicias deportivas más valiosas del mundo -el defensor del título de la Champions, el Real Madrid, y el Manchester United- para un juego que no tiene precedentes en la zona. Aunque el partido es amistoso, es parte del torneo de la Copa de Campeones Internacional (ICC) 2014, que atrae a algunos de los equipos más reconocidos en el deporte internacional.

La ICC fue instaurada apenas en 2013, pero este no es el primer partido que equipos europeos han jugado en un estadio estadounidense de gran renombre: en 2012, el Fenway Park acogió al Liverpool y el AS Roma; antes de eso, el Manchester United jugó en el Reliant Stadium y luego en el Lincoln Financial Field en 2010. Y aunque la mayoría de los encuentros de futbol en Estados Unidos han sido exhibiciones, el próximo juego de agosto está en otra liga por dos razones: la asistencia y el poder de marca.

Se espera que el juego rompa el récord por el partido de futbol más grande (por asistencia) celebrado en Norteamérica en la historia, un récord establecido en 1984 cuando Francia enfrentó a Brasil por la medalla de oro olímpica. Ese juego se celebró en Pasadena, California, y atrajo a 101,799 espectadores.

Nota relacionada: El Mundial atrae a más estadounidenses 

El estadio de Michigan, donde se celebrará el partido, es el gran más grande de América del Norte y el tercero más grande del gran mundo, con una capacidad para más de 109,000 personas.

Hay 13 partidos programados para el torneo de la ICC, que se celebrará en varios estadios en todo Estados Unidos. Durante el ICC del año pasado, ninguno de los partidos programados tuvo ventas agotadas. Las entradas para ver el juego entre el Real Madrid y el Manchester United, por otro lado, se agotaron tres días después de que los boletos salieron a la venta, según el director deportivo adjunto de la Universidad, David Ablauf. (Un artículo de AP, dice, de hecho, que las entradas se agotaron el primer día). Ablauf dice que la veloz venta masiva señala el enorme valor que tiene el juego, pero también refleja el rápido aumento de popularidad del futbol internacional en Estados Unidos.

El año pasado estaba programado que la Universidad de Michigan acogiera el Clásico de Invierno de la NHL de 2013 entre los Detroit Red Wings y los Toronto Maple Leafs, pero el evento fue cancelado debido al bloqueo de la NHL. En una declaración hecha antes de la cancelación del juego, el jefe de operaciones de la NHL, John Collins, había estimado que “el impacto económico por la celebración de hockey de una semana de duración podría superar la escala de 75 millones de dólares para el sureste de Michigan, tomando en consideración tanto a Detroit como a Ann Arbor”.

A pesar de los traspiés en 2013, el Clásico de Invierno de 2014 se celebró en el estadio de Michigan, y rompió el récord de asistencia de la NHL con 105,491 asistentes. Ese juego, aunque fue entre un equipo internacional y un equipo estadounidense, ciertamente estuvo lejos de ser tan grande como este partido de futbol puede llegar a ser, en términos de impacto económico y cultural, tanto a corto como a largo plazo.

El campo verde y el billete verde

Los grandes partidos de futbol también significan un gran negocio. La misma ICC ha atraído a algunas de las marcas más valiosas del mundo de los deportes. Pero esta también es una megaoportunidad de mercadotecnia para otras marcas reconocidas, y ciertamente están apresurándose para saltar a bordo.

Guinness es un patrocinador oficial del torneo (se venderá cerveza en el estadio durante el juego, lo cual no es normalmente el caso), al igual que General Motors. Chevrolet recientemente firmó un acuerdo por 559 millones de dólares para ser el patrocinador automotriz oficial del equipo Manchester United.

A nivel local, pequeñas empresas como el minorista atlético más popular del campus, MDen, aprovechará la oportunidad para aumentar sus números. Tradicionalmente, MDen sólo vende ropa y productos a la Universidad de Michigan, pero también venderá mercancía para la ICC una semana antes y después del partido. (Los aficionados podrán comprar, por ejemplo, una playera de Wayne Rooney justo en el estadio).

Durante el año, no se permite publicidad externa en el Michigan Stadium. Pero para este evento especial, la pantalla Jumbotron (aunque no el marco alrededor de él) estará disponible para publicidad de marcas a través Relevent Sports, la empresa contratada para organizar el torneo de ICC.

Relevent Sports está trabajando con hoteles de área local y proveedores de viajes para crear una experiencia de paquete de viaje VIP que los fanáticos más frenéticos puedan comprar. Teniendo en cuenta que es probable que una gran cantidad de espectadores internacionales se encuentren entre los asistentes, los hoteles, restaurantes y otros alojamientos de la zona serán reservados con mucha antelación.

Gran parte de los beneficios económicos irán a Ann Arbor, pero el partido también podría beneficiar al vecino en dificultades, Detroit. La municipalidad del sureste de Michigan -incluso con la ayuda del fundador de Quicken Loans, Dan Gilbert y la atención del gigante empresarial Warren Buffett- enfrenta a una ardua batalla económica, pero un flujo de visitantes internacionales ciertamente no hará daño. Bill Nowling, portavoz del jefe de finanzas de emergencia de Detroit, Kevyn Orr, dijo a Fortune que la ciudad no ha proyectado ninguna ganancia económica producida por el partido.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Obviamente creemos que habrá algo de impacto económico residual para la ciudad de Detroit, pero no hay previsiones que sugieran cuál podría ser”, dice Nowling. “Dicho esto, siempre damos la bienvenida a la oportunidad de mostrar los logros que está consiguiendo Detroit, como resultado de la bancarrota y a pesar de ella”.

Incluso con el optimismo más cauteloso y las expectativas templadas de los financieros locales, aquellos que están en el campo tienen grandes esperanzas. El director atlético asociado Ablauf dice simplemente: “No creo que nunca hayamos tenido algo tan grande”.

Ahora ve
Al cierre del año, la Fed sube su tasa de interés y el pronóstico de crecimiento
No te pierdas
×