Vacaciones ilimitadas, una realidad

Cada vez más empresas permiten a sus empleados tomarse todo el tiempo libre remunerado que deseen; estas políticas flexibles buscan evitar costos y aumentar la creatividad en los empleados.
vacaciones  (Foto: iStock by Getty)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

¿Qué tal suena esto? Aparte de tus dos semanas de vacaciones pagadas, más días festivos, tu empleador te deja tomar todas las vacaciones de verano que quieras, y te paga durante todo ese tiempo, salvo una cuarta parte.

¿O qué tal esto? Tu empresa te paga dinero contante y sonante para que te vayas de vacaciones y exige que te desconectes por completo: sin llamadas, ni correos electrónicos, ni textos. No es broma.

Ya sea para atraer talento, prevenir el desgaste laboral, reducir costos o simplemente mejorar el trabajo, hay empresas que en verdad ofrecen estos beneficios atípicos.

Sin embargo, con muy pocas excepciones suelen ser ofrecidos por empresas pequeñas y de nicho, explica Gregory Harris, presidente de Quantum Workplace, una firma especializada en sondear el ‘engagement’ de los empleados.

Image Market, un fabricante con sede en Omaha dedicada a la confección de camisetas personalizadas para los clubes escolares, ofrece una política estándar de vacaciones, es decir, dos semanas pagadas más días festivos. Pero además de eso, cierra por dos semanas en Navidad y a los empleados les paga también durante ese tiempo.

Luego, en el verano, los trabajadores pueden tomar tanto tiempo como quieran, con la mitad de éste pagado por la empresa, y otra cuarta parte del mismo pagado a través de sus días retribuidos por asuntos propios y por enfermedad.

¿Por qué tanto tiempo libre remunerado? Navidad y verano son meses lentos para el negocio. Pero al mismo tiempo la política ha demostrado ser una estrategia de ahorro de costos, expuso el propietario de la empresa Kelly Loneman.

Loneman estima que la empresa ahorra 25% de los costos de nómina en el verano. Además, ahorra en gastos de contratación y capacitación, porque la rotación de personal es muy baja. “Es raro que alguien renuncie”, dijo. Con todo ese tiempo de vacaciones retribuido, “es muy difícil dejarlo después de haber tenido eso”.

Muchas firmas de tecnología de reciente creación han puesto en marcha políticas de vacaciones igualmente pioneras. Compiten duro por el talento, trabajan jornadas descabelladas en carreras frenéticas para cumplir con los plazos, y sus culturas (incluida su política de vacaciones) suelen estar cimentadas en torno a la filosofía o ethos del fundador de la compañía, dijo Kris Dunn, que bloguea en HRcapitalist.com.

Allí está por ejemplo Quirky, fabricante neoyorquino de productos de consumo fundado en 2009.

Quirky cierra durante la primera semana de mayo, agosto y enero, que son tiempos en que hay poca actividad. Cuando implementaron esta política en 2013, la compañía contemplaba incluso cuatro semanas al año.

Pero la idea de la política es la misma. “Se centra en el hecho de que esto conducirá a un mejor trabajo, productos más hermosos, y un equipo equilibrado emocionalmente. Si sintiéramos que este incentivo no funciona, nos reservamos el derecho de volver a nuestras viejas costumbres”, escribió en un blog el fundador de Quirky, Ben Kaufman.

Además, la compañía no limita ni lleva la cuenta de la cantidad de vacaciones, días por asuntos propios o por enfermedad que los trabajadores toman. Siempre y cuando seas responsable en el trabajo, “tomas el tiempo conforme lo necesitas”, explicó la portavoz de la compañía Tiffany Markofsky.

Hasta la fecha, nadie ha abusado de ese privilegio, añadió.

Otras compañías van aún más lejos. Evernote, que desarrolla aplicaciones para ejercitar la memoria y compartir información, paga a sus empleados 1,000 dólares al año para que tomen libres más de cinco días continuos y viajen. La idea es “animarlos a que se vayan y tomen unas vacaciones reales”, señaló el portavoz de la compañía Ronda Scott.

El fabricante de software de gestión de contactos FullContact también aplica una filosofía similar; sin importarle si pasas tus vacaciones mirando al techo, te paga 7,500 dólares una vez al año para tomar tiempo libre. Y por “libre” quieren decir cero contacto con la oficina.

“Si no te desconectas terminas colapsando”, explicó el portavoz de la compañía Brad McCarty. “Preferimos no saber de ti, lo hacemos por tu propio bien”. Ellos tampoco llevan la cuenta de los días tomados. El único mandamiento es: “No fastidies a tu equipo”.

Las startups innovadoras a veces pueden contagiar tendencias entre las empresas más grandes. Pero los expertos en recursos humanos dudan que las políticas de vacaciones súper flexibles (y, francamente, hasta de apariencia utópica) se popularicen.

Las pequeñas compañías pueden permitirse el lujo de ser cool. Pero en la medida en que se vuelven más grandes y maduras, “son más difíciles de gestionar”, advierte Dunn.

Además, muchas startups son susceptibles de ser adquiridas por peces mucho más grandes antes de madurar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y esos peces grandes hacen las cosas de manera diferente. De acuerdo con el Great Place To Work Institute, el número promedio de días de descanso pagados (incluyendo vacaciones, festivos y días de enfermedad) por empresas estadounidenses oscila entre 27 días después del primer año de empleo hasta 38 días después de 10 años entre las 100 mejores compañías del ranking Fortune.

Y sí, esas compañías llevan la cuenta de los días que te ausentas.

Ahora ve
Con Guillermo del Toro a la cabeza, así quedan las nominaciones a Globos de Oro
No te pierdas
×