Mercado del arte, paraíso para la evasión fiscal

La poca regulación del sector lo vuelve campo fértil para el lavado de dinero, dice Nouriel Roubini; el llamado ‘Doctor Muerte’ dijo que la industria necesita mayor transparencia.
pinturas  (Foto: Getty)
Matt Egan
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El mundo de la belleza estética puede ser feo. La compraventa de arte es un negocio con mucho secretismo y poca regulación, un destino que atrae a personas que tratan de evitar el pago de impuestos o incluso lavar dinero.

"Hay mucha conducta turbia, por decir lo menos", dijo el economista Nouriel Roubini a CNNMoney en la Conferencia Milken Global en Los Ángeles.

Los comentarios de Roubini se producen en vísperas de una venta histórica en la industria del arte: una pintura de Pablo Picasso se convirtió este lunes en la obra de arte más cara jamás vendida al alcanzar un precio de 179 mdd. Se espera que esta semana Christie’s subaste más de 2,500 millones de dólares en arte.

Roubini, un coleccionista menor de arte contemporáneo, es célebre por haber predicho acertadamente la crisis inmobiliaria y la crisis financiera de la última década, lo que le valió el apodo de 'Doctor Muerte'. Sus preocupaciones sobre el mundo del arte se desprenden de lo que él ha observado en las ferias de arte de todo el mundo.

"Algunas personas usan el arte, especialmente el arte caro, como un mecanismo para lavar dinero", dijo Roubini, quien es profesor en la Universidad de Nueva York.

Una persona puede comprar una costosa obra de arte por valor de 1 millón de dólares o más, pagar en efectivo y ni siquiera registrarla. Prácticamente no existen vínculos con el sistema financiero.

En 2012, el Instituto de Gobernanza de Basilea advirtió sobre el alto volumen de transacciones ilegales o sospechosas en la industria del arte.

Las autoridades señalan que el exbanquero brasileño Edemar Cid Ferreira introdujo una pintura conocida como "Hannibal" a Estados Unidos en 2007 como parte de un elaborado esquema de lavado de dinero. La pintura, creada por el artista estadounidense Jean-Michel Basquiat, más tarde fue requisada por los investigadores federales y devuelta a Brasil.

¿Los nuevos bancos suizos?

La naturaleza opaca de la industria del arte también la convierte en un paraíso para la evasión fiscal. No sólo se intercambian sin parar obras costosas, las piezas también pueden almacenarse en las zonas francas de Ginebra o en otro lugar por un periodo ilimitado de tiempo.

Eso es especialmente útil para los evasores de impuestos, dadas las recientes medidas emprendidas contra el mercado bancario suizo, uno de los otrora favoritos de quienes buscan evitar el escrutinio de las autoridades fiscales.

"Tal vez una alternativa es sólo comprar una costosa obra de arte y simplemente esconderla en una zona franca en Europa. Nadie sabe lo que es. Eso equivale a lo que antes era un depósito seguro en un banco en Suiza", dijo Roubini.

Más regulación

Aun cuando no se utilice para fines infames, la falta de transparencia en el negocio del arte puede llevar a prácticas cuestionables y a situaciones de conflicto de intereses.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Roubini indicó que no está seguro de que la regulación sea la respuesta. Sin embargo, sugirió a la industria crear un código de conducta que arroje mayor luz sobre las transacciones.

"Como cualquier otro mercado, se necesita más transparencia en los precios y más información para que sea más eficiente", dijo.

Ahora ve
Así es como diferentes músicos recuerdan a Freddie Mercury
No te pierdas
×