El código de la ‘mafia’ en la FIFA empieza a resquebrajarse

El régimen de silencio y lealtad terminó por explotar tras la renuncia de Blatter, dicen analistas; los directivos del organismo ahora deben colaborar con la policía, consideran expertos.
futbol  (Foto: iStock by Getty Images.)
PARÍS, Francia (Reuters) -

La 'omerta', régimen de silencio y lealtad a la mafia, que reinó alrededor de la FIFA durante décadas se empezó a resquebrajar tras la investigación iniciada por la justicia estadounidense y terminó por explotar después de la dimisión de su presidente Joseph Blatter.

Un ejemplo sirve para comprender el 'modus operandi': El intento de soborno de Jack Warner, exvicepresidente de la FIFA sobre Egipto, al que le ofreció en 2004 siete votos para el Mundial 2010 a cambio de siete millones de dólares.

La grabación que hubiera hecho peligrar la atribución del Mundial 2010 a Sudáfrica estaba en poder del periódico Sunday Times desde 2009. Una eternidad.

Los resortes del silencio

Durante todos estos años "sólo teníamos rumores, sospechas (...), pero no pruebas", señala Pascal Boniface, director del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (Iris) y autor del libro 'Futbol y mundialización' (Armand Colin, 2006).

"Egipto, por ejemplo, no podía probar nada. Era palabra contra palabra y había la posibilidad de represalias. Había un interés mutuo en no decir nada porque este país podía esperar algo para el futuro", explica Boniface.

Las relaciones peligrosas quedan perfectamente ilustradas en la reacción de Noël Le Graët, presidente de la Federación Francesa, quien votó por Blatter en la elección a la presidencia de la FIFA.

"Me gusta devolver algo cuando alguien me ha dado algo", explicó para justificar su voto por el suizo, reelegido por quinta vez antes de que cuatro días más tarde dimitiera.

"Y no olvido que la FIFA nos ha confiado la organización del Mundial femenino de 2019", añadió.

Un acuerdo tácito que el sociólogo Patrick Vassort, especialista en política y deporte, explica así: "En la cuestión de dar su voto hay siempre una contrapartida. Sea un sobre a título personal o para la federación, sea la promesa de una competición internacional sobre el suelo de aquel que ha dado su voto".

Las razones de la confesión

"No nos enfrentamos al primer escándalo", añade Vassort, maestro de conferencias en la Universidad de Caen y autor de la obra 'COI, FIFA, el deporte mortífero'.

"Frente a una primera explosión, la intervención de la policía (el 27 de mayo en Zúrich), y la segunda, la (presunta) implicación de Jerome Valcke, el secretario general, el eje de la FIFA quedaba tocado. Esto significa que los investigadores estadounidenses tuvieron determinación contra Blatter", explica.

Para muchos jerarcas de la potente federación, la salida del patriarca (Blatter) es el momento en el que se puede escoger el campo correcto.

"Es necesario que aquellos que tenían trato con él rehagan una virginidad para aprovechar el caso en las próximas elecciones", continúa Vassort.

Esto incluye hablar, colaborar con la policía, obtener un estatus de protegidos digno de los arrepentidos de la mafia.

"Cuando un padrino cae, otro se levanta", añade Vassort.

"Las primeras confesiones han provocado la caída del sistema. Como un castillo de cartas", dice Boniface.

El papel de la justicia

Como en el 'caso Amstrong' y en otros escándalos de dopaje o corrupción, la intervención de la justicia y de la policía fue lo que provocó la caída de la primera carta del castillo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La justicia estadounidense insistió y Michael Garcia (antiguo fiscal de Nueva York) nunca ha aceptado que el informe que le encomendó la FIFA no fuera tomado en cuenta", comenta Vassort.

Para el sociólogo han sido ellos los que han provocado que se rompiera una omerta que de lo contrario quizás jamás habría sido quebrantada.

Ahora ve
Así luce la ciudad siria de Raqqa: libre de ISIS, pero en ruinas
No te pierdas
×