El empleo dentro de la industria refresquera

El sector busca optimizar el uso del agua y mejorar la calidad de vida de los empleados; hay empresarios que saben de compromisos y diseñan estrategias para fortalecer el espíritu laboral.
soda refresco refill  (Foto: Getty)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La industria refresquera en México se ha caracterizado por ser competitiva a lo largo de la historia. Empresarios que se saben adaptar a los cambios y a las presiones en los precios de los insumos, y al final, ser de los productos que menos inflación registran.

Es decir, muestran una probada eficiencia en su área, con una perspectiva bastante amplia, donde cabe la conciencia del medio ambiente, el comportamiento del mercado, y el bienestar de quienes forman parte del gremio.

Es una industria socialmente responsable, generadora de empleos, que contribuye al desarrollo y crecimiento del país, impacta el aspecto económico, social y medio ambiental, y además demanda insumos nacionales.

Puertas adentro, diseña estrategias que van más allá de la mera motivación de los empleados, le apuesta a fortalecer el espíritu laboral a través del crecimiento y preparación de sus colaboradores como forma de generar valor, y lo consigue mediante políticas de desarrollo que se materializan en planes de carrera, promociones y horario flexible. Y en eventos deportivos y culturales en los que participan con sus familias.

Hacia afuera, de acuerdo con información de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatas (ANPRAC), en los últimos años la industria de los refrescos ha invertido 600 millones de dólares (mdd) anuales tan sólo en activos fijos en territorio nacional, monto al que se suman otras inversiones que llegan hasta los 1,000 millones de dólares en un año.

Cifras respetables que abarcan una panorámica del quehacer empresarial, y en segmentos más específicos representan alrededor de 135,000 empleos directos, y más de 1 millón de empleos indirectos en su cadena productiva.

Además, hay que hablar de la demanda de materias primas que la industria refresquera requiere para su producción: alrededor de 1 millón de toneladas de azúcar, 900,000 toneladas de fructuosa, 450,000 toneladas de resina PET y 33,000 toneladas de aluminio.

En términos de PIB, representan 0.7% nacional, 3% de la industria manufacturera, y 11.6% del rubro de alimentos, bebidas y tabaco. Esta industria es la fuente de ingreso de más de un millón de pequeños negocios familiares.

Con el paso del tiempo, la industria refresquera ha creado programas encaminados al cuidado del medio ambiente como uno de los pilares de su quehacer productivo: procura un consumo responsable y eficiente del agua, con 25% menos de su uso para la producción de bebidas en los últimos 20 años, así como la optimización de plantas de tratamiento de aguas residuales e inversión tecnológica e implementación de sistemas eficientes para su reúso.

Lo mismo vale aplicar en cuanto a la energía, con mejora de procesos, racionalización de uso, reducción y tratamiento de emisiones al medio ambiente. Como sector industrial cuentan con certificación ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y certificación de Industria Limpia, y van encaminadas a una completa modernización de flotas comerciales.

Ahora ve
Barcelona rinde homenaje a las 14 víctimas de los atentados
No te pierdas
×