La mala fama del azúcar

La industria azucarera mexicana emplea directamente a medio millón de personas en 51 ingenios; el azúcar es un ingrediente importante en la dieta de los niños, siempre en proporciones adecuadas.
azúcar  (Foto: Getty)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El azúcar viene de la caña, y la producción de caña es una de las principales agroindustrias de los mexicanos; emplea directamente a 500,000 personas, de las cuales 175,000 son productores, y son los que ponen la siembra en los 51 ingenios azucareros que trabajan en México para la generación de azúcar y demás productos que deriva.

El cultivo se realiza en más de 830,000 hectáreas y la producción de caña alcanza año con año alrededor de 55 millones de toneladas, que se procesan en 51 ingenios azucareros, y obtienen en promedio cada ciclo un poco más de seis millones de toneladas de azúcar, según declaraciones del presidente de la Unión Nacional de Cañeros, Carlos Blackaller Ayala.

El 17% del PIB proveniente del campo nacional lo aporta este rubro, explicó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera de México, Juan Cortina Gallardo. Veracruz es el estado con mayor producción cañera del país, secundado por el estado de Jalisco, que cuenta con seis ingenios en su territorio, traspasados a la iniciativa privada.

El dulce se asocia irremisiblemente con el bienestar, remonta al ser humano a su primer recuerdo: la tibia leche materna, ligeramente dulce, como el gratificante por excelencia de la infancia temprana.

Expertos en nutrición coinciden en afirmar que eliminar los azúcares de manera radical en las dietas conduce, casi de forma inmediata, a que se esfume la fuerza de voluntad y se produzca un efecto rebote gracias a una ingesta exagerada de calorías; una especie de revancha por el mal autoinflingido. Los días sin dulce invitan al decaimiento.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De hecho, el azúcar en proporciones adecuadas resulta indispensable en los desayunos de los pequeños estudiantes, a los que les será muy difícil rendir al máximo en las cuestiones de aprendizaje sin la energía que les proporciona. Y se nota en el salón de clases: los que sí desayunan completo se presentan más despiertos, más ágiles en su capacidad de respuesta.

El azúcar produce una sensación de placer beneficiosa para la mente. Consumir al menos un dulce al día, permite mantener regulados los niveles de ansiedad y no caer en los excesos.

Ahora ve
La Ciudad de México recibirá la visita de Godzilla
No te pierdas
×