La banca mexicana debe evitar ‘pisar el acelerador’

El sistema bancario tiene que crecer de manera sostenida para evitar una burbuja, advierte la ABM; esta industria pasa por su mejor momento de los últimos 15 años, agrega la asociación del sector.
luis robles  (Foto: Agencias)
Adrián Estañol / Enviado
ACAPULCO (CNNExpansión) -

La banca mexicana debe de crecer de manera sostenida, como lo ha hecho en los últimos 15 años, para evitar una burbuja crediticia similar a la ocurrida en 1995, señaló Luis Robles Miaja, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) en el marco de la 79 Convención Bancaria que se celebra en Acapulco.

"Logramos crecer con un dinamismo excepcional, pero un dinamismo que también es peligroso. (...) Un sistema financiero no puede crecer muy rápido porque es una burbuja que acaba reventándose", dijo Robles Miaja. "La banca pasa por el mejor ciclo de su historia", añadió. “El año de 2015 fue un año muy dinámico, el más dinámico del todo el ciclo".

Desde inicios de 2000 hasta 2015, el crédito creció en promedio 3.8 veces la economía mexicana, de acuerdo con cifras de la ABM. Al cierre del año pasado, la cartera crediticia neta tuvo un crecimiento de 14% anual, según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). El crecimiento del sector financiero mexicano es mayor que en Brasil, Colombia y Corea del Sur, según una comparativa de la ABM.

Para 2018, la banca mexicana se ha trazado un objetivo de penetración de 40%, 10 puntos porcentuales más a lo que hoy tiene.

“Este ciclo de expansión de crédito es sostenible, y esto es muy importante, porque si crecemos explosivamente eso no sería sostenible, al final se pincharía la burbuja y todo lo ganado se destrozaría”, sostuvo el presidente de la ABM.

Este crecimiento se sostiene en los altos niveles de capitalización de los bancos, la diversificación de sectores a los que otorgan crédito, la atención a segmentos amplios de la población y la estabilidad macroeconómica, justificó el organismo. Los resultados de la reforma financiera, que fomenta la bancarización del país y la penetración de los créditos, también ayudaron.

Las tasas de interés han disminuido en los últimos 15 años hasta llegar a un promedio de 11.7% en créditos para autos, 10.7% en financiamiento a vivienda y 6.3% a empresas. La reforma financiera derivó en una mayor flexibilidad en la oferta de créditos personales y en la posibilidad de que el cliente pueda llevar su deuda a otros bancos.

La cartera de tarjeta de crédito es una de las excepciones en esta tendencia, puesto que la tasas se han mantenido en 26% y su nivel de crecimiento se ha desacelerado, ya que los clientes optan por pagar el total de la deuda para no generar intereses.

El reto pendiente

Pese a estos resultados presentados por la ABM, el sistema bancario mexicano todavía tiene un reto pendiente en dar acceso y brindar servicios del sector a un gran número de mexicanos (la llamada inclusión financiera). Aún más de la mitad de la población no puede acceder a una cuenta bancaria y sólo 35% utiliza medios formales para ahorrar, de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera.

Además, cuatro bancos concentran alrededor de 70% de los activos del sector, según los resultados de 2015.

Aunado a estos problemas que aún enfrenta la banca mexicana, la ABM resaltó que también hay que enseñar a la población a utilizar sus cuentas de depósito para poder acceder a un crédito, lo que que le permitirá adquirir bienes que le servirán en su futuro.

“Tenemos que ampliar la bancarización, tenemos que provocar que esa persona aprenda a utilizar la tarjeta de débito, que genera un historial de flujos que nos permita eventualmente ofrecerle un crédito (...), hacer una hipoteca, ofrecerle un seguro, un crédito automotriz, y todo esto para que esa persona tenga un bienestar”, sostuvo Robles Miaja.

Ahora ve
Vecinos trabajan con sus propias manos para revivir las Cascadas de Agua Azul
No te pierdas
×