Venta de Shell no afecta a Bolivia

La compra de las acciones de la firma holandesa por Ashmore, no interfiere en negociaciones de la nacionalización de los hidrocarburos continuará y esperan que esto posibilite nuevas inversi

La reciente decisión de la holandesa Shell de vender sus acciones en Bolivia a la británica Ashmore Energy Internacional (AEI), no afectará a la nacionalización de los hidrocarburos que ejecuta el presidente Evo Morales, dijo este miércoles un alto funcionario del sector.

''Las negociaciones continúan. En nuestra percepción no es ningún problema'', dijo a la prensa Guillermo Aruquipa, presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), al referirse a la transacción entre Shell y AEI, anunciada el pasado martes en Houston por esta última.

Según el decreto de nacionalización aprobado por Morales en mayo de 2006, la transportadora y administradora de ductos Transredes debe pasar a control de YPFB. Las negociaciones estaban en curso con la firma holandesa, que era la accionista mayoritaria de esa empresa.

''Las negociaciones continuarán'', insistió Aruquipa en una rueda de prensa, pero declinó comentar la transacción. ''La posición (de Bolivia) fue ratificada en un referéndum y eso no tiene vuelta atrás. Cualquier otra decisión no hará cambiar nada'', acotó el funcionario.

El presidente de la petrolera estatal, se refirió también al referéndum de 2005, cuando los bolivianos decidieron ''recuperar la propiedad de los hidrocarburos'', lo que un año después dio paso al decreto de nacionalización, a través del cual YPFB tomó el control del negocio hidrocarburífero.

A su vez, el presidente de Transredes en Bolivia, Ernesto Blanco, dijo en un comunicado que la venta a Ashmore ''posibilitará nuevas inversiones'' y demuestra ''la confianza en Bolivia y en la empresa''.

Transredes encargada de transportar hidrocarburos y administrar los ductos en Bolivia, también tiene activos en Brasil. Shell y Ashmore tienen el control de 50% del paquete, pero ahora la británica quedará como única propietaria. Otro 33.5% de las acciones de Transredes fue transferido a YPFB, después de la nacionalización.

La estatal negocia la compra del paquete restante que le permita el control del 51% de los títulos.

Aruquipa dijo que en unas semanas más, el gobierno convocará a licitación para avaluar los activos de Transredes y de otras tres compañías que deben volver a control estatal, entre ellas la petrolera Chaco de la British Petroleum; Andina de la hispano-argentina Repsol YPF, ambas de exploración y explotación; y la Compañía Logística de Hidrocarburos Bolivia (CLHB) de capitales alemanes y peruanos.

El 11 de junio el gobierno concretará la compra de dos refinerías que pertenecen a la brasileña Petrobras, y cuyo costo asciende a 112 millones de dólares (mdd). Ese día YPFB abonará el 50% del costo, se informó.

Ahora ve
No te pierdas