Diez despachos de arquitectura 2009

Los arquitectos de México no temen a la crisis y revelan las estrategias que emplean para vencerla.

Ideas para sobrellevar una crisis

1
Agraz Arquitectos  (Foto: Ángel Alcalá)

¿Qué hace trascender a un despacho de arquitectura? Algunas respuestas evocarán valores como diseño, creatividad, innovación, realización de edificaciones que se conviertan en emblemáticas a través del tiempo...

Para responder esta pregunta, en Obras buscamos este año a 10 despachos que por su trayectoria y experiencia no solamente contemplan estos valores, sino que nos comparten sus estrategias para sobrevivir al actual entorno de crisis y los proyectos que les ayudarán a lograrlo.

Y es que es justo ahora la experiencia sale a flote para resolver situaciones de gran presión económica, en la que los despachos se juegan su reputación en un entorno muy competido. El arte de crear soluciones -arquitectónicas y de negocios- está en la mente de cada uno de los líderes de estos 10 despachos, que toman decisiones armados de herramientas que estimulan su labor: una taza de café, lápices afilados, un escalímetro o una computadora portátil.

Obras tuvo acceso a sus hábitats laborales para descubrir esos procesos.

LeGorreta + Legorreta
Grupo de Diseño Urbano
Hermosillo y Asociados
GLR Arquitectos
JSa diseñodesarrollo
Nuño, Mac Gregor y De Buen
Wiechers Arquitectos
Agraz Arquitectos
Lenoir y Asociados
Serrano Arquitectos y Asociados

Equipo sí, genios no

2
Legorreta  Víctor y su padre, Ricardo Legorreta, han llegado hasta Dubai con sus diseños arquitectónicos. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

Legorreta + Legorreta

En estos días de crisis económica, el despacho de arquitectos Legorreta + Legorreta (L+L) sostiene la política de preservar a su equipo y evitar despidos. Su estrategia de desarrollar proyectos fuera de México y ocuparse de áreas de la construcción que en otros momentos hubieran subcontratado, ha funcionado.

Víctor Legorreta, quien se incorporó a la firma a principios de los 90, comenta que si bien tienen trabajo también hay proyectos del sector turístico que se han frenado.

Hasta Dubai llegaron con un proyecto ahora detenido por la adversidad financiera, pese a que la dinámica de esa ciudad árabe ha sido la de construir edificios cada vez más ostentosos y caros.

"Hay que reconocer que en el ámbito arquitectónico nos ha ganado la publicidad, la fama. Se construyen hoteles para ver cuál es el más caro por metro cuadrado; eso no debe ser motivo de orgullo, porque más caro no quiere decir mejor", expresa Legorreta en una revisión autocrítica.

Para él, esta crisis debe servir para reflexionar y volver a un principio básico: la arquitectura tiene que resolver los problemas de la gente.

Con los clientes, remarca, hay que formar equipo y no sentirse genio: "No creemos en la idea de me das un contrato y nos vemos en dos meses con el proyecto; no, preferimos caminar paso a paso con el cliente".

Ahora con el Casa del Agua Hotel, en Jeju, ingresan al mercado de Corea del Sur, al tiempo que en la Qatar Foundation Education City -en donde participan célebres arquitectos como Zaha Hadid y Jean Nouvel- L+L construirá cuatro edificios: Texas A&M, Carnegie Mellon University, Georgetown School of Foreign Services y el Students Center.

Tampoco cesa su actividad en México. Acaban de concluir Casa Club en Zapopan, Jalisco, y avanzan en el DF con Polarea, un concepto de vivienda que pretende recuperar la vida urbana de Polanco al preservar 60% del terreno para áreas verdes y peatonales.

La relación padre-hijo, basada en el respeto y la confianza, ha permitido a los Legorreta conjuntar su visión. "No sacamos nada si no estamos de acuerdo".

De esa mancuerna eligen como obra representativa el Laberinto de las Ciencias y las Artes, museo que, a decir de Ricardo Legorreta, es un lugar donde "enseñanza y convivencia se llevan a cabo de manera natural y relajada dejándole a los visitantes la sensación de paz y el deseo de enriquecer su conocimiento".

Hay que creer en el futuro

3
Grupo de Desarrollo Urbano  Mario Schjetnan fundó GDU hace 32 años. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

Grupo de Diseño Urbano

Inició su carrera en la vivienda popular y, de hecho, Mario Schjetnan fue uno de los fundadores del Infonavit en 1972. Ahora su despacho Grupo de Diseño Urbano (GDU) diversifica sus líneas de trabajo en proyectos de cultura, vivienda e infraestructura, eso sí, siempre regidos por bases medioambientales.

GDU está por cumplir 32 años. Pioneros en materias que ahora cobran auge, como las ecotecnias y el paisajismo, han sido muy reconocidos en Estados Unidos, donde Schjetnan imparte cátedras extraordinarias y talleres interdisciplinarios en Harvard y en la Universidad de California en Berkeley.

En tanto en México, dice Schjetnan, al fin "llegó el momento en que se valoran los espacios públicos y el diseño urbano en gran escala para hacer ciudades", algo a lo que apuestan los gobiernos estatales y desarrolladoras como GEO e ICA, con las que el despacho trabaja intensamente.

El año pasado iniciaron un plan maestro para GEO en la localidad de Zumpango, Estado de México, donde construirán más de 40,000 casas.

Y vía el diseño, equipamiento e imagen urbana racionales, prometen ofrecer un alto nivel de vida para fraccionamientos que, de otra forma, serían núcleos habitacionales áridos y sin beneficios ecológicos.

También construyen Amanali, en Presa Requena, Hidalgo, un desarrollo residencial trazado alrededor de un campo de golf con oferta de deporte acuático, y el Parque Ecológico Copalita, en Huatulco, Oaxaca, que incluye un museo.

Schjetnan encuentra las máximas virtudes de GDU en su fuerza laboral de unas 30 personas: "Ana, mi hija, tiene una gran capacidad organizativa. Por su parte, Manuel Peniche es experto en sustentabilidad; Miguel Camacho es un gran negociador que ha tratado con gente de China y Líbano, mientras que Marco González posee la disciplina para el análisis de precios y el desarrollo de proyectos".

Para Schjetnan, uno de sus proyectos más significativos es el Tecnoparque, un campus corporativo en el Distrito Federal donde diseñaron la arquitectura de paisaje, además del edificio de receso, la cafetería y el paseo pergolado, así como un sistema de reciclaje de aguas y captación de agua de lluvia.

El arquitecto prefiere proyectar en casa, donde mira a su patio. Ahí se reúne muy temprano con su staff hasta tres veces por semana en sesiones ambientadas por música barroca, cool jazz y generosas jarras de jugo de naranja y café. "Ésta es una profesión de creer en el futuro, que las cosas se van a hacer y que no nos vamos a quedar cruzados de brazos", finaliza.

Ajuste calculado

4
Hermosillo y Asociados  Entender la maquila, la ventaja de Víctor Hermosillo. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

Hermosillo y Asociados

Su desarrollo fue paralelo al de la maquila en la franja fronteriza norte del país. Y es que una de las mayores ventajas competitivas de Víctor Hermosillo y Juan Ramos, fundadores del despacho Hermosillo y Asociados, es su entendimiento de los lineamientos y códigos estadounidenses de construcción industrial y comercial, lo que les acarreó un gran éxito.

"Nos situamos del lado de la ingeniería, pero dentro de la arquitectura", señala Pablo Álvarez, director general de la firma.

En sus inicios, allá por 1967, Hermosillo y Ramos ofrecían diseño de residencias, edificios para educación e industriales.

En la actualidad, la empresa mantiene una situación financiera sana, pero con una reducción de 55% en sus ventas, y realiza fuertes ajustes: reducirá su plantilla de 375 a 250 empleados.

Su estrategia se centra en conservar a las personas con perfiles multifuncionales, en espera de un nuevo ciclo de crecimiento, como el que se venía dando desde 2002.

Para Álvarez, esta industria es cíclica, "nuestra idea es prepararnos de la mejor manera para tener una posición ventajosa cuando venga el rebote de la economía", explica.

Actualmente destacan entre sus proyectos los centros de distribución de Whirlpool, en la modalidad de llave en mano; el de Chedraui de Villahermosa, Tabasco; y un par de similares para The Home Depot en Atitalaquia, Hidalgo, y Monterrey, Nuevo León.

Dentro de su longeva trayectoria, una obra que para ellos resulta muy representativa es la planta de la automotriz japonesa Toyota, ubicada en la ciudad de Tijuana. Para construir la nave de más de 50,000 m2 se asociaron con especialistas de Detroit y Chicago.

Otro ejemplo relevante es la planta Electrolux, el inmueble más grande realizado por el despacho, con 155,000 m2 en varios edificios.

Un ingrediente esencial de la vida de este despacho -comenta el Arq. Álvarez- son los móviles BlackBerry, ya que su sistema de información SAP les permite monitorear en tiempo real las cinco oficinas de la firma.

Para el futuro, además de sortear la recesión, su reto será crecer hacia la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

Rumbo a nuevas alturas

5
GLR Arquitectos  Gilberto Rodríguez, proactivo y flexible ante la crisis. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

GLR Arquitectos

Enfocada principalmente en el diseño y la construcción de residencias plus, la firma GLR actualmente tiene a su cargo proyectos inmobiliarios de gran magnitud, además de abrir recientemente un área de diseño de interiores.

Para Gilberto L. Rodríguez, cabeza de este despacho, el ser proactivos y flexibles mantendrá la oficina ocupada en estos tiempos difíciles ya que "si antes esperábamos que el trabajo cayera solo, ahora hay que salir a venderlo".
Mientras la música ininterrumpida de la radio satelital XM inunda la oficina, y cierta paz mental flota en el aire, el porvenir pinta positivo para la firma regia que busca proyectarse hacia el extranjero.

Su primera incursión fuera de México es una residencia en Texas, EU, con la que esperan participar en concursos y "medirse contra los arquitectos de ese país".

En la actualidad, GLR se concentra en tres proyectos en Monterrey que "reflejan la pasión con la que fueron creados". El primero es Urbania, edificio modernista de los años 50 enclavado en el primer cuadro de la ciudad, que están remodelando para convertirlo en una vivienda para renta.

Dentro de poco iniciará la construcción de MAGMA, un proyecto de uso mixto, que apostará por una arquitectura atrevida -prismas y piel perforada para evocar la piedra volcánica y los minerales- "en un lenguaje pétreo muy interesante".

En camino, muy cerca de la Sierra Madre se ubica la Casa BC, en la que GLR experimenta con materiales como el concreto aparente blanco, que contrasta con los volúmenes de granito flameado negro. Para la estructura, que tiene un nivel de complejidad mayor, se recurrió al bufete Colinas de Buen que resolvió un híbrido de concreto y acero con el que lograron "rescatar una imagen de ligereza con volúmenes pesados y masivos".

Pero su obra emblemática es, sin lugar a dudas, la Torre Miravalle, de 27 niveles: toda la estructura se hizo a base de losas postensadas, y es la primera ocasión en Monterrey que se utiliza este sistema en una gran losa de cimentación. Al desmembrar su cuerpo en cinco elementos verticales, desfasándolos tanto horizontal como verticalmente, se consiguió acentuar su esbeltez y privilegiar las vistas con ventanales que van de lado a lado y de piso a techo.

Rodríguez hace hincapié en que el máximo valor de GLR es ser fieles a sus ideas, "nunca hemos tenido una postura de hacer lo que el cliente nos pida con tal de tener un encargo de trabajo".

El arte de la reinvención

6
JSa Diseñodesarrollo  Javier Sánchez, a Sudamérica. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

JSa Diseñodesarrollo

Hacer alianzas con constructores es hoy la estrategia de JSa Diseñodesarrollo (antes Higuera + Sánchez), firma liderada por Javier Sánchez, Jeffrey Wernick, Santiago Sánchez y Álvaro Becker, que para sobrevivir a la crisis se concentra en proyectos muy ambiciosos en arquitectura, aunque pequeños en tamaño, ya que, a decir de Javier, su fundador, "son una buena opción de inversión".

Y es que para él, la arquitectura no es cuestión de idealismos. "No creo en un arquitecto que no sabe de costos, de cómo construir y no se preocupa por la ingeniería".

Adentrados en el tema de la sustentabilidad, JSa tiene a su cargo el nuevo corporativo de ICA, al que incorporarán un parque, tecnologías verdes y un innovador material hecho a base de resina y cemento blanco, con lo que de día se cortarán los rayos del sol, y de noche servirá como lámpara.

"Es un edificio horizontal en el que ya no te vas a encontrar a la gente en el elevador, sino en espacios abiertos", explica Sánchez.

En el rumbo capitalino de las colonias Roma, Condesa y Escandón, este despacho ha desarrollado más de 30 edificios a los que ahora se suman el Conjunto Amsterdam, para oficinas y viviendas que tendrá doble acceso -uno por la calle homónima y otro por avenida Insurgentes-, un paso peatonal y fachadas en los cuatro lados que no sólo suprimen los muros ciegos, sino que actualizan la tipología mixta.

A la fecha, su trabajo más notable son las Torres del Parque, en Santa Fe, con más de 100 m de altura, diseñadas con losas postensadas para salvar grandes claros y distribuir los espacios interiores al gusto del usuario.

En general dan gran relevancia a croquis y maquetas porque "las ideas empiezan siempre en papel; el tiempo es el que le da el verdadero valor a los proyectos", apunta Javier.

En un futuro, tienen planeado realizar proyectos en Sudamérica y apostarle a la vivienda económica.

"Nos parece que con el tema de la crisis, si se puede desarrollar una industria aunque sea pequeña aquí en México, sería mejor", concluye el arquitecto.

Tejedores de ciudad

7
Nuño  Su máxima es que cada proyecto dialogue armónicamente con su entorno. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

Nuño, Mac Gregor y de Buen

En 1995, la debacle económica provocada por el ‘error de diciembre' no le pegó de inmediato al despacho de los arquitectos Aurelio Nuño, Carlos Mac Gregor y Clara de Buen, pero, con el paso de los meses, el efecto los alcanzó. Hoy, con presiones económicas tan fuertes (o más) que entonces, cuentan con varios proyectos seguros para este año, aunque para 2010 perciben una mayor incertidumbre.

Mientras otros despachos están en problemas por la falta de proyectos, los socios Nuño, Mac Gregor y De Buen tienen la certeza de las obras de infraestructura urbana en las que participan y se esmeran "por hacerlas de la manera más eficiente posible, aunque eso no siempre pasa, porque el trabajo no es lineal. Siempre vas y regresas", explica De Buen.

De hecho, señalan, les interesa ‘tejer la ciudad'. No son un despacho de fórmulas, pero tienen la política de escuchar a sus clientes y entenderlos, pues cada reto les exige una dinámica diferente. En palabras de Mac Gregor: "Procuramos darles un mejor servicio, más allá del que el cliente por sí mismo alcanza a visualizar".

Y eso reditúa. Por 20 años han trabajado para el Colegio Alemán, al que recién entregaron sus nuevas instalaciones en La Herradura, Estado de México. En Culiacán, Sinaloa, ganaron un concurso para edificar un centro de exposiciones, su primera obra en esa ciudad.

En el Bajío también trabajan y ahí desarrollan otro proyecto importante que forma parte del Poliforum León, conjunto iniciado hace 10 años. Esta vez les toca complementar una construcción diseñada por ellos mismos y ajustarla -tras una década- a nuevos requerimientos, aunque, como Nuño reconoce, "en los proyectos siempre te faltan tiempo y 15 cm de terreno".

Aurelio Nuño acompaña su quehacer diario con cuadernos de croquis. Clara opta por un lápiz HB, porque prefiere que la primera versión sea sobre papel y no en una pantalla. Para Carlos, su computadora tiene un rol fundamental.

Rechazan la idea de casarse con una obra que los identifique, pues a todas -entre las que están la biblioteca de la Facultad de Medicina de la UNAM, las estaciones de la Línea A del Metro, las oficinas de IBM en Santa Fe- les han entregado "su pasión y talento".

Una dinastía con crédito

8
Wiechers Arquitectos  Para Wiechers Arquitectos la arquitectura se hace cuando se usa. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

Wiechers Arquitectos

Al inicio del día, no hay nada para José Adolfo Wiechers Escandón como persignarse y tomar una buena taza de café americano. Es después de eso cuando las cosas comienzan a adquirir sentido en cada jornada del arquitecto.

Acostumbrado a los cambios y con la templanza que les viene de la experiencia, el fundador junto con su hijo y colega, José Adolfo Wiechers Urquiza, hacen frente a las dificultades económicas globales. Una de sus principales fortalezas es que han tenido la suerte de conservar a un cliente por más de 30 años y tener mucho trabajo.

Aunque la velocidad de los encargos ha disminuido en este momento, la fórmula es cómo responder ante esto. En algunos casos -afirma Wiechers- ha existido la oportunidad de "otorgar créditos" a algunos clientes ante la complicada situación que prevalece.

La máxima que lo llevaría a colaborar con Augusto H. Álvarez, Juan Sordo Madaleno, Luis Barragán, Ieoh Ming Pei y otros arquitectos reconocidos, es "saber que la arquitectura no se hace con el dibujo, el proyecto, ni la construcción; se hace cuando se usa, y la gente que la usa mejora su sistema de vida. Si esto no sucede, simplemente es una obra de arte u otra cosa".

Aclara que "algo que nos distingue es que buscamos proyectos más redituables para nuestros clientes desarrolladores, es decir, que las áreas no vendibles sean el porcentaje mínimo de la construcción, permitiendo mejor calidad espacial al mismo precio que la competencia".

Pero si de obra insigne se trata, el abanico se expande. Son muchas y, como bien afirma, no se puede escoger sólo una, "porque algunas han sido historias difíciles y otras historias bonitas o grandes, aunque quizá la más difícil fue la de la Torre del Caballito (DF), ya que fue un edificio muy complicado en su construcción, pero hay otros como el Centro Bancomer y el hotel Sheraton María Isabel o el Presidente".

Conociendo los ámbitos de desarrollador, promotor y arquitecto, a sus 77 años, el talento sigue evolucionando.
Entre otras obras, ahora realizan el Conjunto Playamar Tres Cantos, en Acapulco, Guerrero; el desarrollo Parque Reforma, en el barrio corporativo capitalino de Santa Fe; el Conjunto Residencial Alisio, en Cancún, Quintana Roo, y un centro comercial en Tlalnepantla, Estado de México.

Cuestión de confianza

9
Agraz Arquitectos  Trabajar con ética y al máximo, misión de Ricardo Agraz. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

Agraz Arquitectos

Entre los años 80 y 90, la arquitectura de Guadalajara se empañó, pero resurgió a principios de 2000 con los destellos de nuevas obras públicas y privadas que actualmente se multiplican. Tal es la percepción que sobre su ciudad natal tiene Ricardo Agraz, quien ve en las obras para la realización de los Juegos Panamericanos de 2011 "un buen síntoma de la revitalización urbana".

La firma Agraz Arquitectos -que Ricardo fundó en 1995- ejecutará una parte del proyecto de la Villa Panamericana, que, pese a la crisis, sigue su marcha. Gracias a eso, el líder del despacho se siente optimista.

Y es que en la trayectoria de la firma no todo fueron éxitos. Ricardo Agraz sabe qué se siente perder durante cuatro años seguidos. "Hoy sé que los (concursos) que perdimos fueron necesarios para conseguir los que ganamos", dice.

Agraz busca una arquitectura que responda a su tiempo y a su clientes. No escoge los proyectos por sus dimensiones, ni por la ganancia, sino a partir de principios éticos y el deseo de "trabajar al máximo lo mismo en departamentos que en residencias, plazas públicas y corporativos".

Para él, una prerrogativa gremial es que "tenemos la ventaja de atender a los clientes en su mejor momento". Actualmente trabaja en el proyecto de mayor superficie que haya realizado: Ciudad Judicial, en Guadalajara. Paralelamente, en Casa en la Montaña vuelve al tema íntimo de la habitación.

Cuando se le pregunta cuál es su obra insignia, Agraz duda en elegir entre muchos de sus proyectos, pero opta por la plaza Juan Manuel, en Guadalajara. El proyecto lo visualizó como un trabajo conjunto de autoridades, profesionistas y ciudadanos, y tuvo como meta sustituir rincones abandonados por espacios que dignificaran la imagen de la ciudad.

"Vivimos tirando mucho papel e ideas; nos es grato cuando después de tantas horas leemos en los ojos del cliente: me gusta".

En su oficina hay una escultura que le regaló su amigo y maestro Julio de la Peña, fallecido en 2002, en cuyo despacho empezó como dibujante a los 17 años. La pieza de bronce, una mano extendida, tiene un gran valor simbólico de bienvenida y le recuerda la amistad y su formación profesional.

Un enfoque multicultural

10
Lenior y Asociados  Para Alexandre Lenoir, las crisis representan siempre oportunidad. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

Lenoir y Asociados

Aprecian el valor de un enfoque plural, ya que ellos mismos son fruto de diversos bagajes culturales. Alexandre Lenoir, de origen suizo, Vicente Tapia y Ramón Garduza sumaron sus talentos para formar en 2006 Lenoir y Asociados Estudio de Arquitectura.

En tal entorno, la comunicación y el intercambio de ideas son herramientas clave, lo que puede verse en su propia oficina, en el muro de expresión, "donde ponemos croquis de proyectos y los sometemos al juicio de los colaboradores", señala Lenoir, quien llegó a México en 1991 para colaborar como freelance en diversos proyectos urbanísticos.

Según el suizo, su solidez se basa en la pluralidad, en la no-especialización y en evitar la definición de un estilo, prefieren dar respuestas específicas a cada proyecto.

Hoy cuentan con 14 proyectos en proceso, coordinados desde Monterrey. Lenoir ve cualquier crisis como una oportunidad, más que como un problema. Han utilizado los desarrollos inmobiliarios propios como un refugio "donde ayudamos a nuestros clientes a ver las ventajas de nuestro trabajo", asegura.

Otro elemento importante es el alto estándar de servicio: "Cada proyecto que aceptamos tiene la misma relevancia, independientemente de escala o costo", afirma el arquitecto helvético.

Las múltiples dimensiones y enfoques de diseño pueden verse en tres trabajos en curso: el edificio Sierra Azul, residencial privado de 12 niveles, donde se realizó el ejercicio poco común de someter algunas cuestiones del proyecto a la opinión de los compradores finales mediante asamblea.

El segundo es un edificio nuevo en el campus del American Institute Monterrey, que alojará espacios para Humanidades. Y, finalmente, una residencia en la montaña en una zona boscosa, donde el ingrediente esencial es el conocimiento íntimo de costumbres, deseos y expectativas de una familia.

Convencidos de que la trayectoria es más importante que las obras aisladas, prefieren no destacar una obra específica.

Infaltables también son las libretas, un elemento indispensable donde guardar rápidamente apuntes, para luego analizar, compartir y discutir con el equipo, refinando así las ideas que plasmarán en los proyectos. "La expresión es nuestra máxima herramienta de trabajo", sostienen.

La buena arquitectura

11
Serrano Arquitectos  Para Francisco Serrano y Susana García no debe existir pánico ante la crisis. ✓  (Foto: Ángel Alcalá)

Serrano Arquitectos y asociados

Los últimos días no han sido fáciles en el despacho Serrano Arquitectos y Asociados. Más de un proyecto se detuvo por falta de liquidez y eso genera tensión al interior. "Tenemos fe de que no habrá necesidad de llegar a tomar decisiones extremas", señalan los arquitectos Susana García y Francisco Serrano, fundador de la firma.

Para ellos, éste es un momento de cambios y "lo importante es entender que no debe existir pánico. El compromiso de la firma para anteponer la buena arquitectura no debe menguar".

Muestra de ello, señalan los fundadores del despacho, son el edificio Copa de Oro (DF, 1998), la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (DF, 2006), la Embajada de México en Berlín (2000), realizada junto con Teodoro González de León, y la Universidad Iberoamericana (UIA), obras gestadas entre los infaltables lápices afilados, las escuadras y un sinfín de maquetas de estudio.

Les es difícil mencionar cuál de ellas es su obra insigne, pero refieren dos elementos por los cuales se identifican: la utilización del concreto blanco y los partidos geométricos utilizados en sus composiciones. "Es algo que nos distingue, una idea fundamental que da valor y se expresa a través de los espacios y las formas, más allá de lo físico".

Sus códigos de acción les permiten asociarse con diversos talleres de arquitectura porque "lo que importa es la obra en absoluto. Ésa es la gran diferencia: su valor y lo que le va a dejar a la sociedad".

Recientemente concluyeron para la UIA la ampliación y la modernización de la biblioteca Francisco Javier Clavijero, una de las más importantes del país. En Zapopan terminaron el condominio La Reserva, y en Santa Fe, DF, progresa el edificio residencial Granito. Algunos trabajos en curso no pueden ser revelados por confidencialidad, "pero lo que sí podemos decir es que existe más de uno que, de llegar a realizarse, sería muy importante". Al cabo, para el despacho, la arquitectura es un bien material que se hace con cierta cautela.