El legado del boom inmobiliario

El impago de hipotecas en Estados Unidos marcó el fin de una bonanza basada en los bienes raíces; la crisis dejará tras de sí una arquitectura espectacular sobre todo en naciones de medio oriente.
Burj Dubai  (Foto: CNN)
Carlo Aiello

Después de una década en la que la economía mundial apostó por su crecimiento a través de los bienes raíces -una era que terminó en noviembre de 2008 tras descrubrirse el enorme desfalco financiero mundial por el impago de hipotecas en Estados Unidos-, en enero pasado se inauguró el rascacielos más alto del mundo y con ello se levantó el telón de uno de los edificios que mejor ejemplifica lo que la era del boom inmobiliario pretendió consolidar como modelo de bonanza económica global. La torre Burj Khalifa -antes conocida como Burj Dubái, que asciende a 828 metros y costó 1,500 millones de dólares- es una obra arquitectónica que transformó a Dubái en poco más de 15 años, de un pequeño pueblo pesquero en el Medio Oriente a uno de los sitios más reconocidos del planeta.

Aunque países como Emiratos Árabes Unidos o China se encuentran sumergidos en deudas inmobiliarias que suman varios miles de millones de dólares, ha sido gracias a su iniciativa que la arquitectura pudo transformarse radicalmente, sobre todo gracias al uso de nuevas tecnologías, diseño paramétrico y materiales ecológicamente sustentables, que el dinero de estas megainversiones hizo posible.

Quién puede olvidar el estadio Olímpico de Beijing, diseñado por Herzog y de Meuron, para las Olimpiadas de 2008; o el Edificio del Centro Mundial Financiero en Shanghái, diseñado por Kohn Pedersen Fox.

Aunque hay quiene sostiene que ese modelo fracasó, somos optimistas en que en el largo plazo la inversión en infraestructura de estos países traerá frutos y, más aún,  continuará su desarrollo.

No hay que olvidar que los Emiratos Árabes están apostando por una nueva economía basada en servicios y turismo, conscientes del inevitable fin de sus reservas de petróleo, cuyo agotamiento llegará en los próximos 50 años.

Tampoco hay que perder de vista que China y Emiratos Árabes son alcanzados en la construcción de megaproyectos por Korea del Sur, Rusia, Inglaterra, Tailandia, India e incluso Estados Unidos.

La capital rusa podría ver terminada en 2013 la llamada "Isla de Cristal", diseñada por el arquitecto inglés Sir Norman Foster, como una gran carpa de 450 metros de altura y 2.5 millones de m2 de construcción, lo que lo convertirá en la estructura más grande del mundo.

Entre las novedosas características arquitectónicas de la Crystal Island hay que destacar el uso de una "segunda piel" en toda su superficie, que sellará el interior durante el gélido invierno ruso y se abrirá en el verano para ventilar naturalmente todos los espacios. La estrcutura integrará a un parque recreativo, centro cultural y de negocios, departamentos, oficinas y hoteles. Esta atrevida obra arquitectónica será 100% sustentable vía el uso de paneles solares, turbinas de viento y materiales reciclables.

En Tailandia, Rem Koolhaas y Ole Scheeren, socios de la afamada Oficina Metropolitana de Arquitectura, transformarán el perfil de Bangkok con el complejo MahaNakhon, a completarse en 2012. Esta singular torre de 77 pisos aparece como una escultura que se desfragmenta en pixeles, que a su vez forman terrazas y espacios de usos múltiples a distintas alturas. El complejo utiliza un moderno sistema de ventanas que permite ventilación natural en cada uno de los niveles.

Inglaterra entra a la segunda década del siglo XXI con la constante modernización de sus principales ciudades, incluyendo su capital, que se prepara para recibir los Juegos Olímpicos en 2012 con varios proyectos urbanos, entre los que destaca el Centro Acuático, concebido por la arquitecta Zaha Hadid, ganadora del premio Prtizker.

El recinto olímpico londinense está inspirado en la geometría fluida del agua en movimiento y tiene como objetivo primordial el ser un edificio que puede ser reutilizado para otras funciones al término de los eventos deportivos.

En tanto, Estados Unidos ya completó el mayor proyecto arquitectónico financiado por fondos de capital privado, el City Center en Las Vegas con 1.6 millones de m2 de construcción sobre más de 31 hectáreas.

El City Center de Las Vegas es un complejo de cinco hoteles, casinos, departamentos y centros comerciales, culturales y recreativos diseñados por arquitectos globalmente distinguidos como Helmut Jahn, Sir Norman Foster, David Rockwell, Daniel Libeskind, Cesar Pelli y Arthur Gensler.

Así, si durante la primera década de este milenio todos los reflectores apuntaban al Medio Oriente y China como el principal polo de desarrollo arquitectónico, ahora existe una distribución más equitativa de grandes proyectos en los cinco continentes.

Si hay algo que une en lo conceptual a todos estos proyectos de vanguardia, es que en cada uno de ellos se estudian la relación entre la arquitectura y la comunidad; la arquitectura y el espacio urbano; y la arquitectura y el mundo natural; a final de cuentas se trata ce un legado que está mucho más allá de los términos fuinancieros, y mucho más cerca de buscar la mejora en la calidad de vida de sus habitantes.

*Carlo Aiello es Maestro en arquitectura por la Universidad de Columbia, Nueva York, donde también imparte catedra; es fundador de Aiello Arquitectos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

carlo.aiello@gmail.com 

Ver más noticias de Obras

Ahora ve
Maduro elogia a Delcy Rodríguez por defender Venezuela “como una tigra”
No te pierdas
ç
×