Casa del árbol, fantasía arquitectónica

Inspiradas en la casita del árbol, varias firmas de arquitectura construyen estas fantasías; alrededor del mundo existen hotels, restaurants, retiros espirituales con este tipo de estructura.
Casa del árbol  (Foto: Kent Lindvall)
Cynthia Modesto Castro

Hace unos meses, el arquitecto japonés Toyo Ito dijo al diario El País: "No hay mejor arquitectura que la de un árbol", en referencia a la forma que inspiró un hotel que construye en Barcelona.

Muchos otros arquitectos concuerdan con el pensamiento de Ito, aunque capitalizan la idea a través de una forma más lúdica: la casita del árbol, una estructura que ofrece a niños y adultos experiencias inolvidables.

El uso que se le da a estas casas es tan variado como la propia imaginación de arquitectos y usuarios.

La inspiración proviene de los cuentos de hadas, las películas y las historias románticas de la literatura universal y son el motor principal de la creatividad de los arquitectos, diseñadores, ingenieros y carpinteros involucrados.

Los principales materiales para su construcción son la madera, las bandas textiles, la fibra de vidrio y el metal.

 

 

Vacaciones ecológicas

En Suecia, Tham & Videgard Arquitectos es uno de los cinco despachos que diseñó habitaciones del Tree Hotel in Harads, propiedad de los hoteleros suecos Britta y Kent Lindvall.

Los Lindvall quieren que sus huéspedes vivan la naturaleza y los valores ecológicos desde una nueva dimensión. "La alegría de los recuerdos de la infancia se puede revivir ahora en un ambiente más cómodo y sofisticado", comenta Kent.

El hotel, aún en construcción, cuenta con seis tipos de habitaciones con volúmenes que varían entre 15 y 30 m2.

"Se trata de una caja de aluminio ligero y espejos de 4 metros por lado y 4 m de altura, instalada en el tronco de un pino, a 6 m del suelo", detallan Bolle Tham y Martin Videgard.

 

Aventura gourmet

casa-del-arbol2.jpgAl otro lado del mundo, en Auckland, Nueva Zelanda, Peter Eising y Lucy Gauntlett, de la firma Pacific Environments Architects, crearon el Yellow Treehouse Restaurant, emulando un capullo que cuelga de las ramas de una secuoya gigante de 40 m de altura.

"Nuestro diseño está inspirado en los sueños y juegos de la infancia, en las historias de hadas, en lo encantado y en la imaginación, que ahora son fantasías de adultos", comenta Eising.

Al restaurante, de 12 m de ancho por 10 de alto se accede por un puente colgante y atiende hasta 18 comensales.

En el interior están el bar y las mesas. La cocina y los baños se encuentran abajo. 

Durante las dos primeras semanas después de su apertura, a fines de 2008, el restaurante recibió 2,000 visitas.

 

casa-del-arbol-3.jpg Espíritu Libre

Diseñado para retiros espirituales y para investigadores y científicos que necesitan estar en contacto directo con la naturaleza, el canadiense Tom Chudleigh ideó Free Spirit Spheres, en Vancouver, Canadá.

Se trata de tres modelos esféricos de habitaciones llamadas Eve, Eryn y Melody, de entre 2.7 y 3.2 m de diámetro. Las habitaciones, colocadas sobre troncos de árboles, tienen camas, baño y calentador y el costo por dormir en medio del bosque canadiense varía entre 125 y 190 dólares.

 

 

Estructuras divertidas

casa-del-arbol4.jpgLa estadounidense Barbara Butler cuenta en su portafolio con más de 400 estructuras infantiles instaladas en patios de hogares de todo el mundo entre 1987 y 2010.

Las casas del árbol de Butler se caracterizan por ofrecer a los niños lugares ocultos para descubrir y espacios para escalar en estructuras de hasta tres niveles.

Los precios oscilan entre 13,000 y 176,000 dólares, sin incluir los costos de traslado e instalación.

Butler considera que sus estudios de literatura inglesa, llenos de románticas villas y paisajes idílicos, influyen en su carrera como diseñadora de casas de juegos.

Entre sus clientes se encuentran los actores Robert Redford, Will Smith, Kevin Kline y Bobby McFerrin y la empresa de entretenimiento Walt Disney.

 

‘Arbolarquitectos'

Desde 2003, la firma alemana Baumraum diseña y construye casas en árboles para domicilios particulares en Europa. En sus creaciones combina la arquitectura con el paisajismo y la arboricultura.

Los costos de sus casas varían entre 18,000 y 150,000 euros (de 300,000 a 2.55 mdp) e incluyen desde el diseño hasta el mobiliario y las instalaciones.

"Este tipo de construcciones requiere de conocimientos básicos sobre árboles, trabajo de la madera y diseño de gabinetes", explica Claudia Horn, ingeniera especialista de la empresa Baumraum.

Para colocar las casas en los árboles, detalla la ingeniera, se utilizan cuerdas y cinturones de material textil, y, en algunos casos, soportes de acero. No se aplican clavos o tornillos directamente en el árbol. 

"Tratamos de que el daño al árbol sea mínimo, no cortamos ramas y buscamos aquellos que estén saludables y que no sean muy jóvenes", precisa Horn.

 

Ver más noticias de Obras

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×