Las Afore pieza clave en infraestructura

Los Certificados de Capital de Desarrollo han obtenido 29,000 mdp de inversionistas institucionales; los CKD’s otorgan retornos atractivos para los trabajadores que habrán de jubilarse en el futuro.

En la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se han colocado Certificados de Capital de Desarrollo (CKD´s) por más de 29,000 millones de pesos y aunque todavía son poco conocidos, estos instrumentos podrían ser la respuesta al complejo dilema de apoyar proyectos de mediano y largo plazo, con riesgos aceptables, y la esperanza de obtener atractivos retornos para beneficio de miles de ahorradores. En México hay pocas fuentes de inversión a largo plazo. Algunas son los Certificados de la Tesorería (Cetes) y los bonos de Pemex a 10 años, que si bien tienen un nivel de riesgo mínimo o muy bajo, reportan tasas de interés modestas, destacan Federico Hernández y Hugo García socio de la Práctica de Finanzas Corporativas y Director de Asesoría de la Práctica de Finanzas Corporativas de la firma de asesoría KPMG.

Esto no es muy alentador para el grupo de inversionistas institucionales, en particular para las Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afores), que demandan retornos adecuados a sus expectativas, que en realidad son las de los trabajadores que habrán de jubilarse en el futuro, destacaron en su estudio "Financiamiento para el desarrollo: CKD´s, lo que el país necesita".

Las Afores tienen capacidad para invertir unos 140,000 millones de pesos en CKD´s, de acuerdo con la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (Consar) y hasta ahora han canalizado recursos por unos 24,000 millones de pesos en este tipo de instrumentos.

Con base en información de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), hasta hoy se han colocado en el mercado accionario 10 Certificados de Capital de Desarrollo, por un monto de 29,226 millones de pesos, recursos que han sido canalizados a redes carreteras, al sector inmobiliario, plantas industriales y a la compra de terrenos para casas habitación.

De acuerdo con los funcionarios de KPMG, las Afores están limitadas y condicionadas por la ley del Sistema del Ahorro para el Retiro, y sólo pueden invertir una parte de su patrimonio en bonos de renta variable y sujetos a riesgos.

En el lado opuesto, las restricciones de financiamiento de largo plazo afectan a las organizaciones que deben construir proyectos de gran envergadura y maduración en este plazo y que, por lo mismo, sólo podrán generar utilidades al cabo de varios años.

El espíritu del CKD es justamente enfocarse a financiar proyectos rentables, con el apoyo de un inversionista bien identificado y cuyos recursos y necesidades coincidan con las características del instrumento. Es en este panorama, estos instrumentos se han visualizado como una gran oportunidad, y una decena de Afores han invertido en las emisiones a través de la Bolsa.

Aunque son poco conocidos, los Certificados de Capital de Desarrollo podrían abrir un nuevo espacio para el financiamiento de grandes proyectos de infraestructura, inmobiliarios y comerciales en México.

Con apenas poco tiempo de vida, estos instrumentos estructurados han despertado considerable interés en el mercado, en el gobierno mexicano y entre los inversionistas, como también entre las instituciones financieras y especialistas que tienen la experiencia necesaria para operarlos, destacaron.

Ellos son quienes pueden constituir el fideicomiso para realizar la emisión de certificados bursátiles, crear y gestionar la empresa administradora que realice la colocación en la Bolsa Mexicana de Valores, y posteriormente administrar los recursos económicos para alcanzar los rendimientos esperados.

Entre los que ya levantaron la mano figuran: el banco australiano Macquarie, la constructora ICA junto con Goldman Sachs Infrastructure, los fondos Nexxus y Atlas Discovery, AMB Property, Prudential Real Estate Investors y otros. Las cinco primeras colocaciones levantaron alrededor de 16,000 millones de pesos.

Indicaron que los CKD´s tienen retos que involucran a los inversionistas y al mercado de valores en su conjunto. En primer lugar se debe participar en aquellos CKD's cuyo administrador tenga amplia experiencia en el sector en que se inviertan los recursos. Es esencial realizar un due diligence de la experiencia, trayectoria y resultados del mismo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por otro lado, antes de realizar cualquier inversión, el administrador debe consultar con su valuador independiente sobre su estrategia de inversión y los precios a los cuales considera conveniente invertir, ya que una inversión hecha a un precio alto proveerá un bajo rendimiento a futuro.

Los inversionistas en los CKD's deben dar un seguimiento estrecho al desenvolvimiento de las inversiones y estar atentos a cualquier cambio en los mercados. "No deberá sorprendernos que a lo  largo del camino el administrador decida retirarse de inversiones planeadas a largo plazo con el objetivo de obtener un rendimiento atractivo, o decida quedarse a largo plazo en inversiones planeadas para el corto plazo ante un cambio de expectativas", destacaron.

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×