Mundo Imperial, un destino pacífico

Un sitio radicalmente distinto a la oferta turística de los litorales nacionales de Latinoaméri
Mundo Imperial
Alain de J. Prieto Soldevilla

Alguien cuestionaba en una reunión de amigos si el Nuevo Acapulco existía realmente. Entre las ideas que se escucharon, una parecía dar una explicación sensata: “La verdad hay muchos Acapulcos, más de los que te dicen en las agencias de viajes, pero supongo que debes referirte a la Zona Diamante, allá rumbo al aeropuerto”.

En efecto, sobrevolando la Laguna de Tres Palos, casi por aterrizar se divisan las pistas aéreas y las construcciones vecinas a las terminales en esta zona de diamantina plusvalía.

Ya en el automóvil estamos en cuestión de cinco minutos delante de nuestro destino. Hemos llegado a Mundo Imperial, un complejo turístico de entretenimiento, gastronómico, de salud y de negocios, que su director general, Seyed Rezvani, define como “el único Nuevo Acapulco”.

Sin bajar aún del vehículo, de inmediato entre todo paisaje natural y urbano, sobresale el Forum, el más relevante centro de espectáculos del Pacífico mexicano, ubicado justo en la esquina del Boulevard de las Naciones y Boulevard de Barra Vieja. Pero el brillante edificio es sólo uno de los elementos que conforman esta pléyade tropical.

Génesis
En 2003, Juan Antonio Hernández, presidente de Grupo Autofin México, buscaba diversificar sus empresas incursionando en el turismo con el desarrollo de tiempos compartidos. La idea impulsó la construcción de la Mansión Imperial, a la fecha en proceso de conclusión, no muy lejos de Mundo.

Sin descartar esta primera iniciativa, Hernández evolucionó el concepto: tuvo el sueño de regresarle a Acapulco algo de su brillo pasado proponiendo la reunión de usos distintos y complementarios en un sólo y ambicioso espacio que atrajera lo mejor de las especialidades relacionadas a la industria turística, y a la vez, tuviera una oferta sólida en los rubros de negocios y entretenimiento.

Esta mezcla, de acuerdo con Rezvani, “es única en América Latina, y fuera de ella sólo puede encontrarse en Las Vegas o en Atlantic City”.

Poco a poco fraguó la intención y para diciembre de 2004 estaba decidido: el lugar incluiría un auditorio (Forum); un espacio para exposiciones (Il Duomo); un hotel cinco estrellas (Resort); un promenade o paseo con oferta cultural, gastronómica y comercial; un spa (Sol Imperial, ubicado cruzando la avenida), y diversiones al aire libre.

Resuelto el perfil general, sólo restaba decidir quiénes llevarían a cabo el proyecto. El director nos revela que la elección de los diseñadores se orientó principalmente hacia profesionales mexicanos, quedando al final “GVA & Asociados —autores del Plan Maestro— que son una leyenda por todo lo que han construido en diferentes ciudades, y [José] Moyao quien es un arquitecto joven muy talentoso. A través de un concurso, los complementamos con canadienses y estadounidenses únicos para reforzar el grupo. En el diseño de interiores de habitaciones tuvimos a BBA Design de Canadá, dirigidos por Sharon Bortolotto, y a Moran Architects, de Arizona, quienes realizaron los interiores para la expo, el hotel, los restaurantes y el spa”.

Tratándose de un proyecto mixto, privilegiar el valor arquitectónico y el funcionamiento de cada componente era básico en el esquema pretendido, por lo que “la intención de GVA & Asociados fue dar su propia identidad a cada proyecto, pero al mismo tiempo crear un conjunto armonioso tanto en planta como en fachadas. La actividad propia de los edificios generó una primera zonificación; tomando en cuenta los accesos viales al desarrollo se logró una segunda zonificación por la afluencia y la necesidad tanto de imagen como de interconexión con las mismas. Además, la orientación fue parte fundamental para el sembrado de cada uno; la suma de ello generó el plan maestro definitivo”, puntualiza Arturo Mena, gerente de proyecto por GVA & Asociados.

Y por qué no
La inquietud de por qué habían pensado en Acapulco en vez de la Riviera Maya o Cancún para realizar esta inversión es respondida contundentemente por Seyed Rezvani: “Cuando me preguntan eso siempre contesto: ¿Y por qué no? Llevo nueve años viviendo aquí, he visto el desarrollo que se ha dado a esta zona y estamos regresando al destino que dio a conocer a México hace 60 años”. Considera que Acapulco es una de las bahías más espectaculares del mundo y el clima es muy especial, además de que el turismo moderno inició aquí. “Tenemos a 25 millones de habitantes a cuatro horas de distancia en automóvil. Acapulco es sol, playa, diversión, restaurantes, discotecas. Allá en el DF está el Auditorio Nacional. Si nosotros poníamos aquí uno, sabíamos que sería un gran atractivo”.

Para asegurar el éxito de Il Duomo y el Forum, estudiaron el mercado de eventos y convenciones que reviste gran importancia en el puerto. “El Centro Internacional Acapulco (antes Centro de Convenciones) ya tuvo su edad, su estructura. La ciudad está creciendo, renace el destino. La Isla (centro comercial) se construye a un lado. Lo vemos como una gran área de oportunidad que será clave para el reposicionamiento de Acapulco”, asegura el director.

Gente de Mundo
Con una amplia trayectoria en la hotelería, Rezvani comenta que tanto el proyecto general como la operación del aspecto hospedaje estaban ya definidos, pero al momento de incursionar en el manejo de exposiciones, congresos y espectáculos se encontraron ante la necesidad de acudir a expertos en estas materias. La magnitud del complejo y los alcances propuestos demandaban un enfoque más audaz si quería conseguirse el objetivo de convertirlo en un destino de clase mundial.

En consecuencia, el personal ejecutivo de Mundo Imperial incluye a directores de área que por muchos años estuvieron en cadenas como Fairmont, Hilton, Posadas, Four Seasons y Starbucks. La directora del spa, Rachel Knapp, tenía a su cargo el del MGM Grand de Las Vegas, y el gerente general del Resort, Alberto Andrade, proviene de hoteles Renaissance de Nueva York. “No es fácil que dejen todo aquello y se metan a una aventura como ésta. Vieron lo mismo que yo vi. Es un grupo lleno de estrellas. Lo común es la pasión de crear un producto único, diferente y flexible. Este proyecto es algo muy poderoso y hemos apostado todos mucho por él. Será el nuevo estándar de turismo en México”.

Edificar el sueño
En paralelo, las soluciones constructivas debían corresponder a la dimensión del conjunto. Pero, aunque el terreno arenoso no significó un problema como tal, no ha sido fácil construir aquí. En charla con Fernando Montiel, arquitecto responsable de la primera etapa de obra por el propietario, comenta que se decidió que todas las estructuras quedaran en concreto armado porque tiene un buen comportamiento estructural y un mantenimiento prácticamente nulo con muy buena respuesta al clima y salinidad de la localidad.

Por su parte, la escasez de mano de obra calificada sí representó un escollo. La empresa desarrolló una estrategia de reclutamiento y de repatriación para que vinieran trabajadores desde Los Ángeles; Cancún; Puerto Vallarta; Estado de México —la mayoría—, Puebla y Querétaro.

Montiel tiene experiencia en obras ejecutadas en Monterrey y Veracruz, plazas difíciles por sus condiciones climáticas; sin embargo, aquí se ha topado con lo que él denomina el “acapulcazo” y no es precisamente el escape de fin de semana, sino un factor de distracción y relajamiento de la actividad laboral que incluso afecta a los que llegan de otras partes.

En cuanto al programa de ejecución, el arquitecto desarrolló un sistema particular para volver más visibles y mensurables los avances de obra. Diseñó lo que él denomina ‘Programación gráfica en planos’ y es que en vez de manejar las partidas por barras y porcentajes indicó en planos las fechas de entrega y señaló con colores los bloques terminados. “En el caso del Resort se pidió un piso cada 11 o 14 días. Con base en cálculos muy elementales se definió la construcción por superficies. En el plano se veía el avance. Todo mundo quedó sorprendido por el tiempo en que levantamos los cinco módulos que forman dos torres. Trascendió cómo construimos con esta planeación”.

Para la administración de obra contaba únicamente con 50 personas: “La dimensión de esta construcción es intimidante y requieres modificar muchos procedimientos de administración y control. Cuando comenzamos el proyecto no estaba completo. Debíamos contratar, pero no sabíamos cuándo íbamos a comenzar. Con el sistema implementado, logramos salirnos de ciertos esquemas. En dos años y medio se ha logrado enfrentar y manejar la gran dinámica de cambios de obra que han existido”, asegura Montiel.

Sí hay lugar
El día de la visita de obra son casi las 12 de un sábado de julio. El calor comienza a imponerse cuando iniciamos el recorrido: “Lleva una botella de agua para que no te deshidrates”, advierte Arturo Mena de GVA & Asociados. Ya al cobijo de la sombra, pasamos al frío del concreto y el mortero fresco.

Dentro de los grandes salones de exposiciones —estimados los más grandes de México—, banquetes y congresos, puede observarse gran movimiento. En cuatro meses más habrían de concluirse la cocina principal, instalaciones, divisiones y acabados de los más de 75,000 m.

La enorme nave tiene 90 metros de claro entre apoyos, ocupa una huella de casi seis hectáreas y está resuelta con trabes de concreto armado con un peralte en cumbrera de 3.00 m. Los elementos aparentes reducen el golpe de calor y evitan el rebote de sonido gracias a que están recubiertos con K-13 gris, un aislante térmico y acústico a base de fibras recicladas de celulosa aplicado por aspersión. En la sala mayor de exposiciones de casi 23,000 m observamos registros múltiples listos para descargas, tomas de corriente y alimentación de agua que operan de acuerdo con el acomodo de pabellones en ferias y expos. Asimismo, los ductos para aire acondicionado de 1.50 m de diámetro recorren las alturas con cierta discreción a pesar de su tamaño.

Mena apunta en el trayecto que el reglamento de construcciones ha tomado un papel relevante para el manejo de grandes afluencias de personas y su pronto desalojo, por lo que las áreas de emergencia son generosas y demandan bastante atención. Tan sólo en el salón principal pueden realizarse conciertos con aforo de hasta 12,000 asistentes, por lo que ninguna precaución está de más. El edificio cuenta también con centro de negocios, sala de prensa y servicio médico.

El paseo
Entre Il Duomo y el Resort, el corredor peatonal al aire libre ofrece vistas para el disfrute y la contemplación. El Promenade presenta un parque escultórico con piezas clásicas en mármol, fuentes, zonas de descanso y tiendas, además de un anfiteatro para música en vivo y un muro de 30 m de altura para la proyección de películas.

La oferta gastronómica será amplia y variada en seis diferentes restaurantes. Desde pescados y mariscos, hasta mexicana, italiana, Chic californiana, y mediterránea o Chic beduino, “no hay algo semejante en México. Teníamos la opción de hacer bufetes tradicionales, pero optamos por crear un nuevo estándar. Hacer nuestros conceptos nuevos y después convertirlos en franquicias. Cada restaurante que hemos creado tiene su concepto propio. La experiencia debe ser excepcional para que regreses”, sugiere Rezvani.

Todos pueden quedarse
Proseguimos al Resort, donde el blanco de la estructura y el verde de sus cristales predominan en el masivo y curvilíneo edificio. 805 llaves, entre suites y habitaciones, son complementadas por el club de playa; club de tenis; kids club a cubierto; golfito; canchas de volleyball de playa y tennis, además de un pequeño lago y cinco albercas rodeadas de arena natural, incluyendo una de olas.

Además cuenta con un club ejecutivo y club level con servicio de concierge internacional con atención en inglés, francés y mandarín, entre otros idiomas.

Además, este hotel maneja el concepto pet-friendly a través de la Guaudería, un centro de cuidado y spa para perros donde hay juegos, camas, hora de paseo, servicios veterinarios y se cuida su alimentación.

Vuelve el glamour
De acuerdo con el arquitecto José Moyao, proyectista del Forum y también autor del Foro Sol y el Auditorio Telmex en
Guadalajara, “su caja escénica es mayor que la del Auditorio Nacional. Incluye un sistema de mecánica teatral con capacidad para 100 posiciones de varas para telones; como referencia, una producción estilo Broadway tiene cerca de 37 y aquí estamos equipados, por ahora, con 40”.

Localizado en la esquina norponiente del complejo, el proyecto en sí, añade Rezvani, está enfocado a captar eventos de gran nivel. “Puedes tener hoy a Tania Libertad y mañana a Luis Miguel, a Air Supply, Chicago, Kiss, a Sting, a Yanni. Tuvimos la oportunidad de traer a Elton John. Ellos tienen el glamour necesario”.

Moyao buscaba imprimirle una apariencia sobria pero con la sensación de ser cambiante. “Acapulco se volvió la casa de fin de semana de muchos capitalinos y es una sorpresa para ellos ver al Forum con un color distinto cada vez. Utilizamos LEDs para crear esto, pero el cristal de fachada es blanco, serigrafiado, lo que amortigua el calor y dar una apariencia muy limpia”.
De primer nivel

Dentro del Forum, una apertura de 100° logra vistas plenas y un versátil recinto polivalente para recibir desde una pelea de box o un concierto de cámara, hasta una presentación de David Copperfield.

En cuanto a la isóptica, Moyao decidió superar la barrera de los 24 metros, desde donde pueden percibirse con claridad los rostros sin acudir a binoculares, y llevarla al límite de 34 m, que es el espectador más lejano. Con todo, incrementa el aforo casi 300% respecto de algunos recintos de ópera y no sacrifica la experiencia del espectador. La caja escénica —prácticamente única en México— cuenta con una “bocaescena de 20 m de ancho, 12 m de altura, desahogos laterales de 12 m por cada lado, un fondo de 20 m, más un desahogo posterior de 10 m, lo que forma un esquema en T”, precisa.

Frente a la bocaescena, en la parte superior, lleva una parrilla adelantada con capacidad para colgantear luces y puntos de carga en posiciones indistintas, lo que permite gran flexibilidad en el montaje de producciones. Al frente del escenario, una plataforma de 11 m x 20 m, puede ubicarse a diferentes alturas: en el nivel 0.00 m, opera como extensión del mismo; a -1.10 m contiene butacas, y a -2.70 m acoge al foso de orquesta que “genera una concha wagneriana para que la potencia del sonido se proyecte hacia el público”.

Para la acústica, estudió la relación entre el volumen de aire y la audiencia para realizar pruebas de ingeniería de sonido y una de las determinaciones fue que las butacas llevaran perforaciones por debajo para que, cuando no hay público, absorban lo que haría cada espectador. En la Sala, los lambrines están conformados por secciones de 4” de ancho: el 50% son de aluzinc (superficie brillante) y el otro 50% lo componen franjas de lana mineral a manera de backing (superficie absorbente). El muro opuesto al escenario lleva una malla multiperforada al 58% y un backing de 6”.

Especialmente estudiada por Moyao, la mecánica teatral es contrapesada y con un sistema de doble acción, por lo que “todo el manejo se realiza en la parte superior y no en el nivel del escenario”. Cada vara para telón, dependiendo de la carga que se le demande, se balancea con peso que se coloca en un carro ubicado en el muro conocido como rigging wall.

Bienvenidos
Se necesita estrategia para traer cosas que no venían y no cabían en Acapulco. Esto va a dar un buen punto de crecimiento para el estado beneficiando el destino, aseguran los propietarios.

El complejo es rico y flexible, considera el director general, pero la inversión es de gran magnitud, de entre 15 y 20 años de recuperación, estima Rezvani. “Tienes que ser feliz porque es de fin de semana y ciertas temporadas del año es de grupos y convenciones. Hay que posicionar un producto que nadie conoce en México, crear la marca. Después inicia el negocio y hay que tener paciencia. No es solamente if you build it, they will come”.

Por ahora, la consolidación del sitio cuenta con grandes ventajas: mínima competencia, solidez del proyecto y la seriedad de la naciente cadena, elementos suficientes para apostar por una trascendental y longeva presencia.

Ahora ve
No te pierdas