Salud con dinero de terceros

El sector salud pretende crecer su infraestructura con Proyectos de Prestación de Servicios (PP
El primer PPS que se desarrolló en el país se ubica en la cd
Hugo Salvatierra Arreguín

El Gobierno federal pretende construir los hospitales de alta especialidad mediante Proyectos de Prestación de Servicios (PPS). Hace seis meses puso en operación una unidad en León y pronto comenzará la edificación de otra en Ciudad Victoria. En la lista de espera están Chihuahua, Torreón, Culiacán, Acapulco, Iztapaluca y Querétaro.

La Secretaría de Salud (SS) confía en esta modalidad financiera, pues consiste en la realización de la obra con pago a 25 años y un contrato de servicios. El Estado absorbe el costo del mantenimiento, cuyo promedio está en 500 millones y 800 millones de pesos (mdp) anuales.

En contraste, Daniel Azcárraga, especialista en el tema, ve al PPS como la intención de “deslindarse de una responsabilidad de invertir y hacer las cosas bien”, debido a que deja el trabajo a un tercero. Desde su punto de vista, el esquema “es un paliativo” que hace frente a la falta de liquidez en el corto plazo. El Gobierno “está pidiendo prestado, pero le está saliendo más caro”, asienta.

Dicho mecanismo representa una deuda a liquidar en varias décadas, por eso “el país debe tener capacidad para pagar”, entonces los proyectos deberán estar “bien planeados”, advierte Alejandro Rebolledo Zenteno, director de Espacio Consultores, SC, firma con experiencia en proyectos para la salud.

El PPS es bueno, pero México requiere un sistema nacional de salud sin “tanto director y edificios para la parte administrativa”, argumenta José María Gutiérrez, miembro del Instituto de Arquitectura y Urbanismo. También hace énfasis en que las los inmuebles deben darse a empresas mexicanas. En este sentido, hay que recordar que la empresa Acciona, de origen español, tomó las riendas en el Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío y Unidad de Apoyo, tras ganar la licitación respectiva.

Ahora ve
No te pierdas