Nueva familia cambia mercado hipotecario

Amigos, concubinos y parejas homosexuales no tienen un crédito a la medida en corfinanciamiento Las Sofoles y las instituciones gubernamentales ya trabajan para cubrir las nuevas necesidades.
Ellos son grandes amigos y comparten departamento desde hac  (Foto: )
Paola Rosado González

La banca privada y las sofoles diseñan modelos para la adquisición de créditos hipotecarios que admiten coaligar ingresos entre familiares, concubinos, parejas en unión libre y quienes tienen un vínculo mediante una sociedad de convivencia. En contraste, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) sólo permite ejercer créditos conjuntos a esposos.

Sistemas como el cofinanciamiento resultan novedosos, pero aun así es indispensable que el organismo amplíe su mercado, porque cuando ingresó al sistema de pensiones aumentó la captación de sus recursos y la capacidad para otorgar créditos, puntualiza Gene Towle, socio-director de Softec.

El consultor comenta que las sociedades de convivencia representan un nicho rentable, sólo que en México no es tan grande, así que puede ser interesante para algún intermediario financiero, más no para la mayor parte del mercado.
Infonavit sólo permite sumar créditos entre cónyuges, pero sus directivos ya analizan la posibilidad de incluir a gente que vive en concubinato y en sociedades de convivencia, solamente que todavía está en proceso, manifiesta Sebastián Fernández
Cortina, director del sector empresarial del organismo.

La inversión privada ha insistido al Instituto que reconsidere la aceptación de concubinatos, porque entre 15 y 20% de las parejas tienen una relación de este tipo, que puede sólida como un matrimonio, opina Isidoro Sánchez Espejel, director de Desarrollo de Productos y Nuevos Segmentos de Banca Hipotecaria Bancomer.

El ejecutivo asienta que los funcionarios del instituto “nos dicen que lo están evaluando, pero aún no dan una respuesta” a los empresarios que se especializan en vivienda.

Para toda la familia
En contraste, la banca coacredita tíos con sobrinos, hermanos con hermanos y padres con hijos, entre otras modalidades. Por ejemplo, Hipoteca Joven de Banca Hipotecaria Bancomer financia a suegro y yerno, al igual que parejas en concubinato. Mientras demuestren capacidad de pago es posible financiar “a todos los segmentos”, incluso a parejas del mismo sexo que estén en sociedad de convivencia, argumenta Sánchez Espejel. Por cierto, esta empresa también coaliga ingresos de familias no nucleares en cerca de 7% de las operaciones que realiza.

Como ejemplo internacional, el banco español Bilbao Bizkaia Kutka (BBK) tiene productos hipotecarios para a dos o más personas que no tienen un vínculo familiar o legal. Towle opina que México posee una población joven, por lo que un modelo así captaría mucha demanda; sin embargo, descarta que llegue antes de 10 años, debido a que en esos países se terminaron los clientes “normales”, a diferencia de México.

El directivo de Banca Hipotecaria Bancomer opina que en nuestro país aún no estamos preparados para esto, pues la compra de un inmueble conlleva una relación de compromiso a largo plazo, lo que resulta difícil entre personas sin un vínculo importante.

Ahora ve
No te pierdas