Polanco, 70 años

Traspasada en usos y convertida en paso, lucha por mantener su integridad.
Alejandro Ochoa Vega

En medio de la polémica, la colonia Polanco celebra setenta años de haberse fundado. Por un lado, la Delegación Miguel Hidalgo organiza un festival conmemorativo y, por el otro, un número importante de vecinos protesta por el abandono y descuido de la zona, y por la inserción cada vez más notoria de edificios con alturas fuera de la norma, situación común en otros puntos de la ciudad, como en la Condesa, donde se pretende preservar lo más posible las cualidades urbanas con amplias áreas verdes y vegetación, además de ejemplos notables de la arquitectura de la primera modernidad (1925-1950). No obstante, las presiones inmobiliarias han sido tan fuertes que superan por mucho la capacidad de respuesta de las autoridades. El resultado es un sector en continua transformación y deterioro, con todo y la paradoja de que en este proceso Polanco vuelva a ser atractivo para vivir, para un segmento joven medio y alto de la población.

Polanco, con todo y esta problemática, mantiene resabios de los ambientes que debió tener la colonia hace cuarenta años. Ahí están varias cuadras de Horacio con una escala urbana homogénea y el entorno del Parque Lincoln con no pocos casos de la mejor arquitectura racionalista de los 40. Es realmente esa etapa de la modernidad arquitectónica la que habría que preservar, puesto que otra donde prevalecieron los historicismos neobarrocos, tan distintivos entre 1938 y 1945 aproximadamente, prácticamente ha desaparecido. De la nueva arquitectura, habría que distinguir a los especuladores que se implantan sobre Arquímedes infringiendo los reglamentos con propuestas espaciales y formales mediocres, a otros que a lo largo de varias calles y avenidas dejan la impronta de una apuesta contemporánea, respetando escalas y códigos tipológicos del lugar. La colonia Polanco enfrenta retos donde los vecinos parecen tomar un protagonismo positivo, así como las autoridades de la ciudad con la necesidad de llegar a respuestas más efectivas ante la voracidad inmobiliaria. En este contexto, los arquitectos tienen la oportunidad de explorar inserciones que dialoguen con la "tradición moderna" de la zona. Bien por la conmemoración y también por la crítica; una no elimina a la otran

alejandro8avega@yahoo.com.mx

Ahora ve
No te pierdas