Una elección, una vida

Enrique Escalante Galaz
—Paola Rosado González

Hoy dirige una de las empresas más importantes de prefabricados de concreto en el sureste mexicano, pero pocos saben que este reconocido ingeniero yucateco inicialmente había elegido la carrera de medicina. Sin embargo, un consejo en la preparatoria cambió su elección: “La materia que más difícil se me hizo fue matemáticas, pero el maestro me dijo: Escalante, usted cometería un grave error si estudia medicina, se le hace demasiado fácil. Cree que por este 65 en su examen no veo que tiene capacidad de enfrentar retos; bueno éste es un reto que vale la pena: estoy casi seguro que sería un excelente ingeniero. Me quedé pensando, y de preparatoria directo a Ingeniería Civil”.

El día de su graduación obtuvo su primer trabajo como supervisor de obra y cuatro años después, su ex compañero Mario Duarte Cusí, hijo del Ing. Mario Duarte Carrillo, le propuso construir casas de interés social: “Estábamos terminando un contrato, cuando el ingeniero nos ofreció ir a Cancún a trabajar con él”. Escalante desarrolló una estrecha amistad con éste, quien un día le dijo: “Veo que te gustan mucho el cálculo y los prefabricados y yo, lo que sé, con alguien lo tengo que compartir”.

Más adelante, Enrique y Mario fundaron la empresa Predecon con la idea de adaptar el prefabricado al proyecto. Su visión y su sed por perfeccionarse lo llevaron a EU: “Encontré en la bibliografía de un libro la existencia del PCI (Precast/Prestressed Concrete Institute), les pedí información y cuando llegó el paquete se me fueron los ojos de ver que había toda una industria establecida para aprende. Traté de acudir a prefabricadores mexicanos y no te dicen nada, no comparten nada.”

Ha recibido varios premios, entre ellos el Obras Cemex por Uso Innovador del Concreto, y otros del PCI, por el Corporativo BACSA en 2002, y las oficinas de Grupo Dicas en 2005 junto con su amigo Augusto Quijano Axle. Cuenta que la etapa más interesante de su vida ha sido dar cátedra de estructuras de la carrera de Arquitectura en la Universidad Marista: “He hecho amigos de casi todos mis alumnos porque a cada uno le he dado mi tiempo como maestro y como guía.” Para este hombre de retos no hay recetas escondidas: “La base del éxito son la dedicación y el cumplimiento.”

Ahora ve
No te pierdas