Anticipa tu última decisión en la vida

Contratar servicios funerarios es una acción que evita problemas futuros a los seres queridos; la cremación es una opción más económica que el entierro, ya que cuesta entre 15,000 y 50,000 pesos.
funeral-ataud-muerte-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Iren Castillo Saldaña*
CIUDAD DE MÉXICO -

Todos los días tomamos decisiones, que van desde tomar un baño o no, desayunar o no, hasta si saldremos o no en la noche; esto sucede y se repetirá hasta el final de nuestra vida y debemos recordar que la última decisión que tomaremos es respecto a nuestro eterno descanso. Es por eso que considerar la contratación de los preparativos de un funeral es algo que podemos adelantar.

El llegar al final de nuestra vida tiene implicaciones legales, económicas, sociales y espirituales, hablando específicamente de las económicas tenemos que hoy existen planes o programas de funerarias reconocidas que permiten empezar a pagar de forma anticipada por un espacio en el cementerio, en un columbario, una cripta o un mausoleo, un nicho o una lápida.  Esto depende si se considera sepultar los restos mortales o realizar una cremación, es decir, reducir los restos mortales a cenizas.

Si se considera sepultar al ser amado, en principio se debe pagar por adquirir la tumba, o espacio para el entierro, se debe de contar con una escritura, generalmente a perpetuidad, con precios que oscilan entre los 15,000 y 40,000 pesos con 2 espacios, aunque actualmente se están vendiendo lotes que incluyen hasta 4 espacios.  

Se deben considerar los servicios de la funeraria que incluyen traslados en carroza de la persona fallecida, preparación estética del cuerpo, sala de velación, trámites legales de inhumación, transporte para los deudos y servicios religiosos. Estos servicios tienen un costo que oscila entre los 15,000 y los 46,000 pesos.

Si en los servicios contratados, el ataúd no está incluido, se puede comprar por un precio entre 2,000 y 15,000 pesos. Asimismo, se deben considerar los arreglos florales, los cuales tienen un costo desde los 250 a los 1,300 pesos, incluyendo flores y coronas.

No hay que olvidar que también se debe incluir el costo de los encargados de abrir y cerrar la fosa, y el mantenimiento perpetuo de la tumba.

Si se considera cremar el cuerpo, se pueden considerar los servicios funerarios mencionados anteriormente, y se puede rentar un ataúd, antes del proceso de cremación. Este tipo de servicio oscila entre los 15,000 y 50,000 pesos. Existen actualmente muchos paquetes que incluyen nichos para dos urnas cinerarias y cuentan también con ataúdes especiales.

Actualmente, la tendencia parece ser considerar la realización de la cremación. Hace diez años por cada cinco entierros había una cremación, actualmente por cada cinco entierros hay tres cremaciones. Son dos los motivos principales, el primero es que en particular en la Ciudad de México existe saturación de los panteones: se calcula que más del 80% de las fosas están bajo el régimen de perpetuidad y, de los 26 panteones que existen en la ciudad de México, por ejemplo,  80% superan su capacidad promedio. El segundo motivo y el principal, es que es más económica la cremación que el entierro.

No hay que olvidar que este fenómeno considera también aspectos culturales, en México en particular se rinde un homenaje a nuestros seres queridos, incluso dedicando un día festivo, el día de muertos, en el cuál se realizan ofrendas, se asiste a la tumba a dejar flores, es una tradición o costumbre muy arraigada, lo que en la cremación no se puede dar.

En términos económicos, es recomendable tomar una decisión, se dice que la muerte sabedora de su triunfo nos da una vida de ventaja, es decir, todos de alguna manera y en algún momento vamos a morir, es un hecho inevitable, y que es necesario preveer.

Es conveniente y sirva como recomendación ahorrar o en todo empezar a pagar un paquete tomando en cuenta cuestiones económicas y/o culturales, es decir, entierro o cremación. Entre las ventajas que se pueden enumerar básicamente resaltan tres: se evita la pérdida de tiempo al intentar conseguir un espacio en algún cementerio o un crematorio, según sea el caso; se evita la posibilidad de ser víctima de funerarias sin escrúpulos que se quieran aprovechar del momento y de la situación; y finalmente se evita dejar complicaciones a los deudos, sobretodo el papeleo y trámites que en algunos casos tardan hasta meses para obtener el acta de defunción.

Cabe mencionar que los deudos se encuentran en una situación emocional frágil y que lo más importante en ese momento es la aceptación de que el ser querido físicamente, ya no estará con ellos.

Si bien el costo de los preparativos de un funeral es muy variado, depende básicamente de la funeraria y de los servicios solicitados. El tomar la decisión hoy, evita que los precios de los servicios funerarios sigan creciendo y reduce las complicaciones.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

*El autor es profesor-investigador de la Academia de Matemáticas en la Universidad Panamericana.

 

Ahora ve
Uber pagó 100,000 dólares a hackers para que destruyeran información robada
No te pierdas
×