TDAH afecta desempeño laboral y escolar

El Déficit de Atención e Hiperactividad afecta la interacción con el mundo, explica Juan C. Pérez; la persona necesita fijar su atención para así analizar, planear y ejecutar cualquier tarea.
estudiar-profesor-clase-violin  (Foto: Jupiter Images)
Juan Carlos Pérez Castro Vázquez*
CIUDAD DE MÉXICO -

Todas las personas desarrollan ciertas habilidades que las hacen diferentes de los animales. Pueden vislumbrar un estímulo, reconocerlo e interactuar con él, o sea que lo manipulan, lo analizan, y además toman decisiones con respecto a éste.

Si una persona ve un plátano, piensa: "es un plátano, se ve bueno". Se dirige hacia él, lo toma, lo pela, lo observa, le quita las partes negritas que considera no están bien, se lo come y reflexiona "efectivamente esta sabroso", evalúa su acción y dice: "¡qué bueno que me lo comí sin lo magullado!, no afectó su sabor". En este ejemplo, la persona no sólo dirigió el estímulo al plátano y se concentró en él, también pudo planear, ejecutar y evaluar su acción.

Cuando una persona percibe un estímulo que se encuentra fuera de ella en el medio ambiente, o sea cualquier cosa que llama su atención, es capaz de: elegir el estímulo, concentrarse en él, anticiparse, reconocer lo que puede o no puede hacer con el, tener la iniciativa de actuar sobre de éste, tomar una decisión con respecto al estímulo y ejercer su voluntad para planear una acción con el estímulo, ejecutarla, controlarla y evaluarla.

Todas estas actividades se hacen con el pensamiento; son habilidades que se realizan con el cerebro y se llaman: funciones ejecutivas. Su papel en el desempeño de las personas resulta fundamental para llevar a cabo cualquier actividad o tarea.

Las funciones ejecutivas son un concepto que incluye la colección de acciones que interrelacionadas entre sí son responsables del comportamiento de una persona cuando tiene un propósito. La dirige al objetivo, a la solución de un problema, incluyen a su vez: la anticipación, la planeación, el monitoreo de la acción, la retroalimentación, la conciencia, la toma de decisiones, el control y la evaluación de la tarea.

Volviendo al ejemplo del plátano, si la persona centra su atención en esa fruta, se dirige a ella, planea comérsela, pero algo se le cruza en el camino que desvía su atención, por ejemplo: una revista a un lado del frutero, entonces ya no llega al plátano, toma la revista se va caminando con ella y la empieza a hojear. La atención se dirige a otro estímulo y ya no finaliza la acción inicial que era comerse el plátano, más bien se desvía y no concluye lo que iba a hacer, no cumple con la meta y se pierde el control de la tarea.

Cuando se padece Déficit de Atención las funciones ejecutivas se ven alteradas porque la base de todo ese proceso es la atención. Estas son necesarias para lograr un comportamiento adecuado ante la comunidad, es decir, para actuar con  responsabilidad y compromiso ante las demandas que la sociedad, la escuela, el trabajo y la familia imponen; pero sobretodo para obtener productos y resultados.

Actualmente se identifican siete funciones ejecutivas:

1.- Inhibición. Es la habilidad para detener la conducta en el momento apropiado, incluso detener acciones y pensamientos.

2. Flexibilidad. Es la habilidad para moverse libremente de una situación a otra y pensar flexiblemente para responder apropiadamente a la situación y resolver problemas.

3. Control emocional. Es la habilidad para usar nuestra "parte pensante" para razonar los sentimientos.

4. Memoria de trabajo. Es la capacidad para mantener disponible información temporalmente en la mente con el propósito de completar una tarea, comprender una lectura y/o seguir instrucciones.

5. Iniciativa/arranque. La habilidad para comenzar una tarea o actividad y para generar ideas, respuestas o estrategias de solución de problemas. Reconocer independientemente del entorno, cuando es el momento de ponerse en marcha para hacer algo.

6. Planeación/Organización. Es la habilidad para mantener vigentes las demandas de las tareas presentes y futuras, para imponer un orden en los espacios de trabajo, estructura en los pasos a seguir y realizar de manera eficiente los procesos de una tarea.

7. Auto-monitoreo. Es la habilidad para evaluar la ejecución de uno mismo  para compararla con los estándares de lo que se requiere o se espera de la actividad recién hecha o del comportamiento efectuado.

Las funciones ejecutivas empiezan y se guían por la atención. Cuando una persona puede elegir el estímulo y concentrarse en él, también es capaz de centrar su atención en la decisión que tiene que tomar, en el plan que debe realizar, en las acciones que tiene que hacer y en el proceso de evaluación para saber si consiguió algo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para llevar a cabo las funciones ejecutivas se necesita poner atención a cada paso, que se convierte en un estímulo en sí mismo, y que tiene que ser elegido, reevaluado y centrado por la atención. El estímulo alimenta, y cada persona retroalimenta su acción sobre el estímulo mediante su concentración en él

*El autor es vicepresidente de la Fundación Federico Hoth, A.C y director general Proyectodah. 

Ahora ve
Estos son los números de mayo, el mes más violento del gobierno de Peña Nieto
No te pierdas
ç
×