Cuando el ingeniero debe vestirse mejor

Estos profesionistas tienden a descuidar su imagen, lo que es contraproducente, dice David Navarro; usan camisas a cuadros, prefieren el azul, aman la mezclilla y usan reloj deportivo, ¿identificado?
ingeniero-gasolinera-mal-vestido  (Foto: Jupiter Images)
David Navarro Martínez*

En la vida de todo hombre llega a un momento en que se da cuenta que es momento de aprender y desarrollar nuevas habilidades que antes pensábamos inútiles o poco estratégicas para nuestro desarrollo y éxito profesional. Hoy quiero hablar específicamente del caso de los ingenieros, aquellos profesionales analíticos y metódicos que conocen mejor que nadie los procesos, los sistemas, la implementación de estrategias tecnológicas y el ahorro de recursos tanto en tiempo y dinero, ayudando a las empresas a ser más competitivas.

A lo largo de mi trayectoria como Consultor en Imagen de Negocios me he encontrado gratamente que la mayoría de mis clientes hombres son ingenieros. Con el tiempo me di cuenta del por qué. La mayoría me ha compartido que durante su formación profesional siempre se enfocaron primero en incrementar sus conocimientos, descuidando aspectos como su apariencia e imagen, su vestimenta, también el saber interrelacionarse tanto profesional como socialmente. Aprendieron y constataron que su valor y éxito profesional radica en sus conocimientos y a pesar de ello llega un momento en la vida de todo ingeniero cuando ha escalado una posición de mayor liderazgo en la empresa en que se da cuenta que no se preocupó por su manera de vestir, por proyectar profesionalismo y liderazgo por medio de su vestimenta. Un nuevo reto comienza, aunque ahora no tiene nada que ver con sistemas o procesos sino con su imagen.

 El gran dilema "Ser o Parecer"

Una de los cuestionamiento que más hago a mis clientes es que me respondan: ¿Qué importa más?, ¿ser o parecer? Casi la mayoría responde sin dudar "SER", lo cual es cierto en parte. En un mundo donde las apariencias importan, por supuesto que ser es muy importante, ya que todos somos únicos e irrepetibles. No obstante, en la realidad SER no es suficiente.

Veamos el caso de un ingeniero que sabe que es el mejor, tiene las mejores condecoraciones, cuenta con estudios de posgrado y una gran experiencia pero no PARECE el mejor. Perderá varias oportunidades de ascenso porque para enfrentar retos mayores seguramente deberá tratar con clientes y proveedores de alto nivel. Cuando un ingeniero empieza a tratar con clientes y deja un puesto operativo o de mando medio para ejercer un cargo de mayor nivel y liderazgo se enfrenta con el nuevo reto de codearse con los ejecutivos de áreas administrativas y hasta con el director general, personas que saben de la importancia de la imagen (aunque claro hay muchas excepciones). ¿Cuál es el secreto entonces? Debes SER Y PARECER el mejor. Si eres el mejor pero no lo pareces, tus superiores te dejarán al final de la fila de posibles ingenieros para ocupar un puesto gerencial o de dirección porque no proyectas una imagen profesional de alto nivel.

¿Cómo viste un ingeniero regularmente?

Con el objetivo de ejemplificar este aspecto hablaré un poco sobre la manera de vestir de los ingenieros, misma que en mi experiencia como consultor en imagen he constatado, existiendo por supuesto excepciones:

Casi de manera unificada el color favorito de los ingenieros es el azul, seguido del gris y el negro. Muy pocos se atreven a usar colores diferentes a los mencionados. Gustan de camisas a cuadros, a veces de manga corta (con la justificación de que es más cómoda y práctica), zapatos con suela de goma o sintética, reloj deportivo y el teléfono celular sujetado en el cinturón. Respecto al pantalón, si es de vestir les agradan los de color negro y gris, si usan uno de color café lo combinan con zapatos negros. Cuando la empresa se los permite o sus actividades son muy operativas, usan pantalones de mezclilla y se les antoja usar tenis.

Si viste de traje, a veces la camisa blanca es su última opción, la azul la primera y la amarilla, gris o azul rey las demás opciones. Una manera "práctica de combinarse" es traje azul marino liso, camisa azul cielo y corbata azul, ya que es rápido pensar en esa combinación y además "funcional" sin complicaciones. Por lo general, la mayoría desconoce los detalles que un traje debe cuidar para lucir profesional y elegante, como por ejemplo, el largo correcto del saco, saber si le favorece un traje de dos o tres botones, de rayas o liso, con pinzas o sin pinzas, con valenciana o sin ella; además de desconocer qué combina con qué.

¿Cuál es la realidad? Ellos y sus colegas lo saben: los ingenieros son muy buenos en lo que hacen pero su vestimenta no siempre comunica el mismo mensaje.

Pensamiento estratégico en la carrera profesional del Ingeniero

La lógica de la mayoría de los ejecutivos es invertir en su imagen hasta que sean ascendidos de puesto, lo cual es un error. Debes vestir para el trabajo que deseas no para el que tienes actualmente. De esta manera proyectarás que estás listo para asumir un puesto de mayor nivel. Empieza a interesarte por tu vestimenta y te invito a que lo veas desde esta nueva óptica: "tu imagen y manera de vestir deben respaldar tu posición". La ropa que usas comunica sin palabras: tu liderazgo, puesto o cargo que desempeñas, capacidad, habilidades, profesionalismo, qué tan lejos quieres llegar, tu educación y cuánto te tomas tú mismo en cuenta.

¿Cuál es el aprendizaje nuevo si eres ingeniero?

Aceptar que tu imagen forma parte de tu estrategia de éxito profesional. Se debe proyectar siempre a través de la vestimenta el nivel de conocimientos, experiencia y liderazgo con el que se cuenta, ya sea al vestir de traje o de manera casual de negocios.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Nunca lo olvides: tu imagen debe trabajar a tu favor, no en tu contra.

*El autor es instructor y consultor en Imagen Pública, experto en la creación y proyección de la Imagen Pública de empresas, marcas, servicios y altos ejecutivos. Director de Imagen Excellence Consultores. Es Comunicólogo por la Universidad del Valle de México y Maestro en Imagen Pública por el Colegio de Consultores en Imagen Pública y cuenta con un Diplomado en Creación de marcas poderosas.

Ahora ve
Entre sonrisas, Javier Duarte aceptó ser extraditado a México
No te pierdas
ç
×