Las Pymes se resisten a entrar a Bolsa

Estas empresas aún optan por formas tradicionales de financiamiento, dice Karina Cuevas; sin embargo, los proyectos de mediano y largo plazo pueden comenzar con capital bursátil.
acciones-empresas-financiamiento-pyme  (Foto: Jupiter Images)
Karina Cuevas Briseño*
CIUDAD DE MÉXICO -

Las secuelas de la crisis financiera internacional han tenido un impacto negativo en los esfuerzos realizados, en los últimos cuatro años, por autoridades financieras y  organizaciones de la comunidad bursátil para promover el financiamiento de las empresas en bolsa, particularmente entre aquéllas de tamaño medio.

Actualmente, parece ser que las empresas grandes y medianas con potencial para participar en Bolsa muestran poco interés en avanzar hacia un proceso de institucionalización, a través de  la figura de Sociedad Anónima de Promoción Bursátil (SAPIB), que se define en la Ley del Mercado de Valores (LMV), más aún en la consideración que tienen las empresas de que la perspectiva de recuperación de la economía mexicana será lenta.

Las formas de financiamiento son uno de los temas de principal preocupación para la empresa. En especial, el mercado de valores ofrece alternativas más atractivas de financiamiento para la maduración de proyectos de mediano y largo plazo de las empresas, frente a opciones de tipo tradicional.

Como se recordará, la figura de SAPIB es un modelo de sociedad que facilita los procesos de cambio en el gobierno y conducción de la empresa, en forma ordenada, gradual y transparente, para que pueda obtener financiamiento en bolsa.

Las empresas, que son la principal fuente de generación de riqueza y de oportunidades, en una economía de mercado, requieren disponer de recursos suficientes para crecer en  mercados que son cada día más globales y competitivos. 

Sin embargo, las empresas todavía tienen muy poco claro las ventajas y beneficios que conlleva preparar a su organización para su eventual acceso al mercado bursátil.

La aparente falta de interés se debe, entre otras razones, a la aún escasa información con que cuentan muchas de las empresas con respecto a la ventaja competitiva de la profesionalización y/o institucionalización de su estructura de gobierno. Además, de la suposición que se tiene de que obtener financiamiento bursátil es costoso en comparación con formas de financiamiento tradicional, incluyendo la idea de pérdida de control.

Por ello, es importante proporcionar información concisa a los empresarios que les ayude a  evaluar los elementos y circunstancias económicas, financieras y administrativas que se encuentran detrás de la decisión de obtener financiamiento en bolsa.

Tales elementos o circunstancias pueden analizarse de una manera más ordenada utilizando una herramienta de análisis tipo Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA), la cual permite identificar de una forma más clara las fortalezas, las oportunidades, las debilidades, y las amenazas de la empresa para una toma de decisiones más objetiva.

Las fortalezas y las debilidades se relacionan con elementos que son inherentes a la naturaleza propia de la empresa y de su estructura organizacional. Mientras que las oportunidades y las amenazas se corresponden con elementos que tienen que ver con el entorno de la empresa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En la evaluación de las fortalezas y debilidades se deberán valorar, en particular,  elementos propios del ciclo de vida de la empresa, así como de su naturaleza de conformación. Por otra parte, para evaluar sus oportunidades y amenazas se deben de tomar en cuenta situaciones que tienen que ver con la estabilidad e integridad de los mercados, y el clima actual de las negocios.

*La autora es catedrática de la Universidad Anáhuac del Sur. El texto fue dirigido por el Dr. José Carlos González Núñez

Ahora ve
Voluntarios libran dificultades para trasladar ayuda en Chimalpopoca y Bolívar
No te pierdas
×