Cuidado con los niños y las mascotas

Dueños de animales deben tomar medidas preventivas para evitar enfermedades, dice Javier Riveros; los niños son los más susceptibles de contagiarse por el contacto con mascotas mal cuidadas.
Los niños son los más susceptibles de contagiarse por el con  (Foto: FOTOARTE: Jorge Márquez)
Javier Riveros Flores*
CIUDAD DE MÉXICO -

La mayoría de los niños mueren por tener una mascota, pero los padres se preocupan de concederles sus deseos por múltiples razones, que van desde hacerse cargo del animalito, hasta si sus hijos pueden llegar a  contagiarse de enfermedades por convivir con perros, gatos u otro tipo de animales. La transmisión de enfermedades entre animales domésticos y humanos sí es posible y puede dañar seriamente la salud.

A las enfermedades que se transmiten entre animales y seres humanos se les denomina "zoonóticas".

Los niños son, precisamente, los miembros de la familia más susceptibles a contaminarse por bacterias, virus, hongos y parásitos, provenientes de los animales domésticos.

Existe una gran lista de enfermedades que  se pueden enumerar, en la actualidad, porque  los conocimientos médicos y epidemiológicos  han demostrado que incluso un animal aparentemente saludable  es capaz de transmitir una infección.

Los mayores riesgos provienen de las mascotas que conviven estrechamente con los miembros de la familia, sin ningún tipo de control medico.

Las enfermedades que se transmiten de los animales al hombre son muchas, pero conoce las más comunes:

Parásitos

Anquilostomiasis. Es ocasionado por gusanos anquilostoma, que en su forma larvaria entran por la piel luego de tocar un piso o material infectado con heces de animales, casi siempre perro o gato. Causa vómito, diarrea, pérdida de peso y, en casos graves, lesiones localizadas en ojos o vísceras, según el caso.

Hidatidosis, equinococosis o quiste hidatídico. Infección causada por el gusano Echinococcus granulosus; el contagio ocurre sobre todo en la infancia, cuando el niño juega con perros infectados, o a cualquier edad cuando se ingieren verduras o aguas contaminadas con huevos del parásito. Afecta al hígado y pulmones, básicamente generando fiebre y dolor abdominal.

Parásitos intestinales: Tricocéfalos, Ascaris, Filaria, Tenia, Toxocara  se alojan en los intestinos del ser humano y producen malestar estomacal intermitente, diarrea, pérdida de peso, desnutrición, vómito y alteraciones del sueño; en casos graves pueden extenderse a otras áreas del organismo y ocasionar lesiones oculares, cutáneas, hepáticas o neurológicas. Constituyen un problema de Salud Publica por que se tiene la mala costumbre de que algunas personas sacan a pasear a su mascota con la finalidad  de que defequen fuera de su hogar.

Toxoplasmosis. Afecta principalmente a los gatos, y es generada por el protozoario Toxoplasma gondii, que se disemina mediante comida contaminada con orina y excremento de animales infectados.

La infección es controlada por el organismo, y rara vez genera síntomas de consideración, pero es de gravedad cuando la contrae una mujer embarazada en el primer tercio de la gestación, ya que puede ocasionar aborto o el feto puede sufrir ceguera y daños irreversibles en el sistema nervioso.

Giardiasis o lambliasis. Se manifiesta con diarreas y fuertes dolores de estómago, a causa de la infección por el protozoario Giardia lamblia . Estos parásitos tienen la particularidad de ser microscópicos y habitan dentro de las células intestinales.

Leishmaniosis. Es una enfermedad canina no muy común, generada por el protozoario Leishmania infantum, que se transmite por la picadura de mosquitos. Dentro del perro afecta a diferentes órganos, pero generalmente sufren mayor deterioro riñones, hígado y piel, por lo que produce pérdida de cabello, descamación, adelgazamiento y apatía. Potencialmente puede ser contagiada a seres humanos, aunque esto ocurre sólo en individuos  con un sistema inmunológico bajo.

Dirofilariosis. Otra enfermedad transmitida por mosquitos y que casi siempre padecen perros y gatos. Los parásitos que la ocasionan (Dirofilaria immitis ) no dañan al ser humano, pero se pueden alojar temporalmente en la región pulmonar, formando un nódulo (conglomerado en forma de esfera) y ocasionando tos y dificultad para respirar.

Sarna. Este es un parasito que se aloja en la piel, generando inflamación, dolor y pérdida de pelo. No todas son contagiosas, aunque algunas que afectan a perros (sarcóptica), gatos y conejos (cheiletielosis). Esta  es una enfermedad muy común.

Virus

Rabia (hidrofobia).  Es una enfermedad mortal y se adquiere por mordedura de un animal infectado de rabia, una infección aguda (grave y de corta duración) de los mamíferos, especialmente de los carnívoros, que se caracteriza por irritación del sistema nervioso central seguida de parálisis y muerte.

Coriomeningitis linfocitaria. Infección por un microorganismo de la familia arenavirus, la cual se disemina por la mordedura de ratones, ratas, cobayos , e incluso perros. Puede adquirir dos formas clínicas distintas: una leve, que semeja un resfriado, y otra grave, en caso de que la persona tenga sistema inmunológico débil, que puede desencadenar meningitis (infección en los tejidos que protegen al cerebro y médula espinal).

Gripe aviar o de los pollos. Puede ser causada por 15 variedades de virus de la influenza, mismos que se reproducen en el aparato digestivo de las aves. Se manifiesta con fiebre, dolor de cabeza, irritación en garganta, tos y, en los casos más graves, neumonía (inflamación de los pulmones). La enfermedad se ha manifestado en el sudeste asiático, principalmente, y en grupos humanos reducido.

Bacterias

Leptospirosis o enfermedad de Weil. Es una espiroqueta que se aloja en el riñón. Se disemina mediante la orina de las ratas la cual contamina agua, alimentos sobre todo en los alimentos que permanecen en bodegas  (frutas y latas). En la mayoría de los casos genera síntomas que semejan gripe moderada (dolor de cabeza y cuerpo, fiebre, escalofríos)  sin embargo, en 10% de los afectados se registra daño en hígado, riñón por que no se toma mucho en cuenta esta enfermedad y en algunos casos ni se diagnostica.

Enfermedad por arañazo de gato. Se estima que la mitad de los felinos domésticos portan en sus uñas al agente causante de este padecimiento, la bacteria Bordetella, por lo que la transmisión ocurre al irritar a estos animales o jugar bruscamente con ellos.

El padecimiento causa inflamación de los ganglios linfáticos (tejidos de defensa contra infecciones en forma de sacos) localizados en axilas o cuello, durante 1 o 2 meses, junto con malestar general, falta de apetito, dolor de cabeza y fiebre.

Salmonelosis. Causada por bacterias Salmonella, se manifiesta con diarrea, fiebre, dolor de cabeza, malestar abdominal y vómito. Normalmente se contrae al consumir alimentos contaminados, pero también se sabe que el contacto con animales exóticos, como peces de acuario, anfibios y reptiles ha dado origen a más de un caso grave en niños pequeños (los microorganismos llegan a infectar la sangre y generar meningitis).

Psitacosis. El agente causante es la bacteria Chlamydia psittaci, que se transmite del excremento de las aves a los humanos; genera fiebre, debilidad, dolor de cabeza, vómito, tos seca, dificultad respiratoria y, lo más grave, la posibilidad de aborto en mujeres embarazadas. 

Micobacterias. Esta bacteria es altamente contagiosa y se puede encontrar en bovinos y pollos. Es mas frecuente en los bovinos y se transmite por estornudos de animales enfermos. El microorganismos Mycobacterium marinum, relativamente frecuente en peces, puede ser contagiado al ser humano luego de realizar la limpieza de un acuario o cuando alguna herida entra en contacto con agua contaminada.

El padecimiento ocasiona infecciones, úlceras en la piel y pequeñas ampollas oscuras que llegan a reventarse. Los peces presentan un cuadro similar y puede ser necesario su sacrificio.

Rhodococcus equi. Esta bacteria es responsable de neumonía en potros con menos de seis meses de edad, y ocasionalmente ataca a gatos, perros, cerdos y roedores. Se ha descubierto que también llega a afectar a seres humanos con sistema inmunológico debilitado, como quienes sufren infección del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Además, genera problemas respiratorios y en casos complicados ocasiona abscesos (acumulación de pus) en cerebro, hígado, pulmones, próstata y riñones, así como meningitis.

Hongos

Tiñas. Los hongos Microsporum producen infecciones en la piel de perros, gatos, caballos u otras especies animales, y pueden ser transmitidas al hombre por contacto directo. La lesión más característica es un área circular y sin pelo, normalmente con el borde enrojecido porque es ahí donde está el hongo.

Esporotricosis. Infección de la piel que se manifiesta a través de pequeñas protuberancias, rojizas e indoloras que se convierten en úlceras y que pueden propagarse a otras regiones. Es causada por el hongo Sporothrix schenckii, que se encuentra en la vegetación y que puede ser diseminado por el gato.

Ahora bien, además de todos los padecimientos descritos se debe mencionar que gran variedad de animales pueden desencadenar reacciones alérgicas en el ser humano y empeorar el estado de padecimientos como asma. Esto se debe a que algunas de las partículas depositadas en el pelo de gatos, perros, roedores y caballos, el plumaje de algunas aves .

Prevención

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Muchas de las zoonosis pueden evitarse tomando medidas encaminadas  a  prevenir enfermedades:

  • Someter a toda mascota a revisión periódica con el veterinario. Un programa de control parasitario correcto, inmunización adecuada y tratamiento oportuno de enfermedades previene prácticamente todos los padecimientos infecciosos.
  • Utilizar guantes al limpiar las áreas y casa asignadas a la mascota, o al recoger y eliminar sus excretas y orina. Después de efectuar esta labor, el amo deberá lavarse con agua y jabón las manos u otras zonas que hayan entrado en contacto.
  • Enseñar a los niños que las mascotas tienen su espacio y debe estar limpio siempre, en el caso de los perros al salir a pasear utilizar bolsas de plástico biodegradable para recoger las heces.
  • Toda mujer embarazada debe reportar a su médico la presencia de mascotas en casa, sobre todo gatos, para acordar medidas de higiene y prevención.

*El autor es Médico Veterinario Zootecnista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), miembro de la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios en Pequeñas Especies del Norte y Miembro de la Asociación de Médicos Veterinarios de Ecatepec.Si requieres más información o tienes más dudas:  J_riveros_f@hotmail.com

Ahora ve
Cómo lograr que tu oficina aproveche las nuevas herramientas tecnológicas
No te pierdas
×