El Mundial ya tiene un ganador

La justa mundial aún no termina, pero en economía ya hay un país vencedor, dice Hischam El-Agamy; para quienes se preguntan si hospedar la Copa beneficia a un país, he aquí el ejemplo de Sudáfrica.
mundial sudafrica aficion  (Foto: CNN)
Hischam El-Agamy
CIUDAD DE MÉXICO -

No necesitamos esperar a la final del mundial para saber quién será el ganador de la Copa: Sudáfrica. Tal vez no ganen el Mundial de fútbol pero sí lo harán en el terreno de la competitividad y el respeto global. Hace apenas dos décadas, era un país indeseable pero hoy en día, compite con algunas de las naciones más exitosas del mundo y lo demuestra al ganar la sede y después, organizar el Mundial.

Nelson Mandela, el líder mundial más respetado en el mundo ha ayudado al país a cimentar su reputación de libertad, tolerancia y esperanza. No obstante, aún deben de ganar la lucha por convencer al resto del mundo de que han cambiado por completo. No hay duda, por ejemplo, que la criminalidad, pobreza y la sombra del SIDA siguen siendo problemas reales, mientras que algunas personas debaten que lo que se necesita urgentemente es mejorar la justicia social. A pesar de este y otros retos, el país ha demostrado un crecimiento impresionante en los últimos 18 años.

Una economía competitiva

La increíble resistencia de la economía sudafricana ha mejorado gracias a su competitividad en los últimos dos años, a pesar de la desaceleración mundial. Se ha colocado en el lugar 44 dentro del Anuario Mundial de Competitividad del IMD, el cual clasifica a 58 economías industrializadas emergentes de acuerdo con su desempeño económico, infraestructura y la eficiencia gubernamental y de negocios. Hace apenas dos años estaba en la posición 53.

Logró en particular un sólido progreso en mejorar la eficiencia del gobierno, lo cual se refleja en el apoyo gubernamental a políticas de competencia económica y actualmente está colocado en la posición 21 en cuanto a estos criterios, a diferencia del puesto 26 en el 2009.

Su clasificación de eficiencia de negocios, la cual expresa el grado en que las empresas se conducen de manera innovadora y productiva, actualmente ubica al país en la posición 31, un lugar menos que el año pasado pero aún muestra un desempeño bastante sólido.

La categoría de infraestructura, que mide el grado en que los recursos básicos, tecnológicos, científicos y humanos cumplen con las necesidades de los negocios enmarca algunos de los retos más importantes de Sudáfrica.  Sin embargo, ha generado progreso significativo, ascendiendo de la posición 56 en 2009 a la 51 en 2010.

Una evaluación macroeconómica de la economía doméstica no muestra ningún progreso durante el año pasado en comparación con estas 57 competitivas naciones así que permaneció en el puesto 56 en los criterios de desempeño económico.

Detrás de las cifras

Estas clasificaciones ofrecen una forma conveniente de comprender los retos del país y esquematizan su progreso, pero la realidad más allá de estas cifras es compleja, moldeada por años de luchas internas, en una búsqueda de su identidad y de, finalmente encontrar a dónde pertenece. De inicio, en la mayoría de los países, las cuestiones más importantes son acerca del empleo, educación y salud. En Sudáfrica, estas cuestiones se vuelven más críticas con la criminalidad, el SIDA y la pobreza inherente en las dos anteriores.

El país padece de un elevado desempleo, se encuentra al final de la lista del IMD con respecto a este criterio y es uno de los peores ubicados en lo que se refiere a la generación de empleo. Presenta desafíos más grandes en el desarrollo de infraestructura básica como el acceso a agua potable (lugar 55) y a servicios de salud (52).

Existen muchos retos, algunos de los cuales son bien conocidos por los sudafricanos así como por los extranjeros, pero entonces ¿cuáles son sus fortalezas? En estas difíciles circunstancias económicas, la deuda del gobierno, como porcentaje del PIB es baja y se coloca en la posición 16, atrás del mejor clasificado Hong Kong pero bastante más adelante de Suiza (28), Dinamarca (29) y Suecia (30). Además, también posee un crecimiento real per cápita del PIB, obteniendo la posición 22, un lugar adelante de Hong Kong.

Está en la cima en cuanto al costo de vida, tiene el lugar 4 en la implementación de derechos de los accionistas y ostenta el lugar 10 en la categoría de eficiencia de negocios y prácticas de gestión, la cual evalúa si los procesos de contables y de auditoría se implementan de manera adecuada. Y se coloca a la mitad de la lista en el número 27 de acuerdo con las prácticas éticas de las empresas.

Estos son algunos ejemplos de sus logros. Aunque no resuelven de manera inmediata los problemas de Sudáfrica, estos éxitos crean una plataforma para modelar el futuro. Sudáfrica ha logrado grandes transformaciones en relativamente poco tiempo al lidiar con las raíces de los problemas y al mismo tiempo, construir fortalezas, las cuales probablemente no sean inmediatamente obvias a cualquiera que vea la clasificación general.

Éxito empresarial

Los sudafricanos parecen tener una actitud empresarial innata hacia los negocios y buena disposición a invertir tanto local como internacionalmente. Esto está rindiendo dividendos. En la más reciente lista de Business Week de las 40 compañías, están reconocidas 3 empresas sudafricanas entre las mejores del mundo. MTN, la compañía de telecomunicaciones celulares, Sasol, la especialista en energía y químicos y Bidvest, el grupo de servicios, comercio y distribución mundial. MTN, una empresa que apenas se fundó en 1994, en los albores de la democracia de Sudáfrica fue la séptima de la lista, detrás de Nintendo, Apple y Google, las cuales estaban posicionadas en los lugares 1, 2 y 3 respectivamente.

MTN, Sasol y Bidvest obtuvieron estas posiciones tan altas debido a su compromiso con la innovación, diversificación de portafolios, agresiva expansión, sólido liderazgo y una clara visión del futuro. Las tres compañías están fuertemente comprometidas con sus orígenes y valores africanos mientras se expanden a nuevos mercados fuera del continente.

La Copa Mundial de Sudáfrica

Sudáfrica se encuentra en un desafiante viaje que inició el día que Nelson Mandela fue liberado de la prisión y dio el primer paso rumbo a la libertad. Es un viaje que continuará lleno de dudas y esperanzas, éxitos y fracasos. No será fácil. Pero como dijo Mandela, "después de subir a una enorme montaña, uno se da cuenta que hay todavía más montañas que subir".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sudáfrica está subiendo una gran montaña al organizar una de las competencias deportivas más prestigiadas del mundo. Merece ganar una copa mundial única, la de un futuro prospero. Esta es una victoria que se quedará en el país mucho tiempo después de que terminen los partidos de fútbol y pase la estafeta a otro país sede.

*El autor es Director ejecutivo del IMD. Dirige el Desarrollo corporativo del IMD en diferentes partes del mundo, incluyendo Sudáfrica. Se ha involucrado en varios proyectos relacionados con la competitividad de Sudáfrica y ha ofrecido diferentes conferencias sobre este tema.

Ahora ve
¿El nuevo TLCAN contemplará los trabajos agrícolas temporales en EU?
No te pierdas
×