La capacitación se firma y se cumple

El adiestramiento se encuentra protegido por la Ley del Trabajo como un derecho, dicen expertos; pueden suscribirse acuerdos para que un ejecutivo tenga entrenamiento y lo use a favor de la firma.
computadora ingles entrenamiento ejecutivo  (Foto: Photos to go)
Gabriel Pizá y Horacio Cardoso*
CIUDAD DE MÉXICO -

Cuántas veces hemos escuchado que las empresas ya no quieren capacitar pues con enojo y frustración  refieren que han invertido miles de pesos en capacitación de ejecutivos y estos han renunciado a su trabajo después de recibirla. Algunos hasta con la competencia se fueron.

De acuerdo a la Ley Federal del Trabajo la capacitación es un derecho y una obligación. De acuerdo con ésta, para dar cumplimiento a esa obligación, los patrones podrán convenir con los trabajadores en que la capacitación o adiestramiento se proporcione dentro de la misma empresa o fuera de ella, utilizando personal propio, instructores especialmente contratados, instituciones, escuelas u organismos especializados, recurriendo al apoyo de los sistemas generales que se establezcan y que se registren en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). En este último supuesto quedará a cargo de los patrones cubrir las cuotas respectivas.

La capacitación o adiestramiento deberá impartirse al trabajador durante las horas de su jornada de trabajo; con la salvedad que establece la ley respecto a la naturaleza de los servicios, o cuando el trabajador desee capacitarse en una actividad distinta a la de la ocupación que desempeñe, o complementar sus conocimientos como por ejemplo el aprendizaje de idiomas.

La capacitación y adiestramiento tienen por objeto general mejorar las aptitudes del trabajador con el fin, entre otras cosas, de incrementar la productividad; prevenir riesgos de trabajo; actualizar y perfeccionar los conocimientos y habilidades del trabajador; así como proporcionarle información para la aplicación de nueva tecnología.

Ahora bien, en un mundo globalizado, las estipulaciones referidas se deben adaptar  a necesidades mundiales en  un mundo diferente, la capacitación es necesaria a todos los niveles de la empresa, sobre todo a nivel ejecutivo, y es aquí donde las reglas cambian.

En efecto, el derecho de recibir capacitación, conlleva un compromiso serio y definido por parte del ejecutivo que la esté recibiendo. Este compromiso debe constar por escrito haciendo constar los derechos y obligaciones de las partes en la capacitación.

El ejecutivo deberá:

  • Comprometerse a recibir y satisfacer las necesidades del curso de que se trate.
  • A recibirla fuera del horario normal de labores.
  • A utilizar los conocimientos adquiridos en beneficio de la empresa para la cual trabaja.
  • A resarcir los daños causados para el caso de que el ejecutivo decida dejar la empresa sin haber aprovechado a favor de esta los conocimientos adquiridos.

La empresa:

  • Comprometerse al pago total de la capacitación.
  • Fijar los horarios de impartición.
  • Otorgar las facilidades necesarias para que el ejecutivo pueda cumplir con esta.

Las partes:

  • Rescisión de contrato para caso de incumplimiento de las obligaciones pactadas.
  • Pago de daños y perjuicios en el caso de renuncia anticipada del ejecutivo a su trabajo.
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De esta manera, la empresa otorgará la capacitación obligatoria al ejecutivo, quien utilizará en beneficio de la empresa la capacitación recibida.

*Horacio Cardoso Ugarte es asesor Jurídico en el Bufete Pizá Abogados, S.C. tiene experiencia como proyectista en el Poder Judicial de la Federación y como Juez de Distrito y Magistrado de Circuito. Gabriel Pizá es socio fundador del Bufete Pizá Abogados S.C., especialista en juicios de alto riesgo y en el diseño de estrategias laborales para prevenir y minimizar contingencias laborales.

Ahora ve
Función Pública determinará quiénes fueron los responsables del socavón
No te pierdas
×