Mujeres, política y desarrollo económico

En el mundo hay 14 mujeres liderando países. En México su acceso aún es pobre, dice María García; la pobreza ha sido asociada a la baja cantidad de mujeres en posiciones de poder y autoridad.
Xóchitl Gálvez  (Foto: Notimex)
María Ileana García Gossio*
CIUDAD DE MÉXICO -

Hace unas semanas asistí al municipio de Tlaxcoapan. Me llamó la atención que la propaganda política mostraba aspirantes al gobierno municipal que en su mayoría eran mujeres. Rumbo a la capital me percaté del mismo fenómeno: varias mujeres aspirantes a la gubernatura de Tlaxcala.

En las pasadas elecciones del 4 de julio, mujeres de todos los partidos fueron propuestas: Xóchitl Gálvez, Irma Piñeiro y María de los Ángeles Abad; Nora Ruvalcaba, Alicia Ricalde.  La participación de las mujeres en los puestos de decisiones en la política va en ascenso pero ello no es exclusivo del país.

En el mundo gobiernan 9 presidentas: Tarja Halonen (Finlandia); Gloria Macapagal-Arroyo (Filipinas); Mary Mc.Aleese (Irlanda); Chandrika Kumaratunga (Sri Lanka); Vaira Vike-Freiberga (Sri Lanka); Laura Chinchilla Miranda (Costa Rica); Ellen Johnson Sirleaf (Liberia); Pratibha Patil (India); Cristina Fernández (Argentina).  4 Primer Ministras: Helen Clark (Nueva Zelanda); Luisa Dias Diogo (Mozambique); Khaleda Zia (Bangladesh); María do Carmo Silveira (Sao Tomé y Príncipe). 1 Canciller: Angela Merkel. Sin olvidar a las 5 Reinas de Dinamarca, Reino Unido, Países Bajos, España y Jordania.

En América Latina podemos notar la participación de mujeres cada vez más a  cargo de los distintos países: Michelle Bachelet en Chile que recientemente dejó su puesto; Laura Chinchilla en Costa Rica; Cristina Férnandez en Argentina y probablemente en un futuro, Dilma Russeff en Brasil.

Pero volvamos a México, el acceso de las mujeres a la política no ha sido fácil y más cuando su espacio ha sido considerado por excelencia, masculino. Para la gran mayoría de los hombres, la incursión de las mujeres en los puestos de decisión en la política, han sido considerados como una "invasión a sus territorios".

Del tiempo de Laureana Wright González (1847-1896) con sus "Violetas del Anáhuac" y la demanda por el derecho al voto femenino; a la organización de algunas mujeres en la actualidad: se ha dado un gran avance pero aún no llega a ser equitativa la relación entre hombres y mujeres con respecto al acceso de los puestos de toma de decisiones. Desde el surgimiento de México hasta la fecha, solo han existido 6 gobernadoras (Cuatro por la vía de los votos y dos de manera interina; de ellas, cuatro han sido del PRI y dos del PRD: Griselda Álvarez (Colima); Beatriz Paredes (Tlaxcala); Dulce María Sauri (Yucatán); Rosario Robles (Ciudada de México); Amalía García  (Zacatecas); Ivonne Ortega (Yucatán)); no se ha rebasado el 25% de la presencia de mujeres en los órganos legislativos; existen hoy solo dos ministras en la Suprema Corte de Justicia.

La secretaria particular de Venustiano Carranza ya tenía muy claro que para acceder a una sociedad democrática las mujeres debían ser consideradas como ciudadanas: "es de estricta justicia que la mujer tenga el voto en las elecciones de las autoridades, porque si ella tiene obligaciones con el grupo social, razonable es, que no carezca de derechos." El derecho de las mujeres para elegir a sus gobernantes se logró gracias a sufragistas destacadas como Elvia Carrillo Puerto o Refugio García, pero hace falta una mayor representatividad de  mujeres con sensibilidad al género en los cargos públicos, para evitar el despido de un empleo por estar embarazada o ser golpeada y violentada diariamente.

¿Por qué es importante que la mitad del mundo esté representada con personas de su mismo género y con perspectiva de género? La pobreza ha sido asociada a la baja cantidad de mujeres en posiciones de poder y autoridad. Entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio uno de ellos considera a la participación política de las mujeres como un factor central para el desarrollo.

La perspectiva de género permite concebir: la salud sexual y reproductiva, el apoyo al cuidado infantil o la no violencia doméstica como derechos ciudadanos y temas sujetos a tratarse desde la lógica de políticas públicas.

*La autora es profesora e investigadora del ITESM-CEM. Coordinadora de la Cátedra: Ciudadanía, Educación y Equidad. Autora del libro: Género y Participación política. El caso de Rosario Robles Berlanga.

Ahora ve
Estos son los héroes de cuatro patas que están salvando vidas en México
No te pierdas
×