‘Farmacoeconomía’: lo barato sale caro

Este concepto se enfoca en valorar la calidad-precio de un medicamento, según Joaquín Mould; es una disciplina que comenzó a crecer en México en 2000, aunque lleva casi 30 años de existencia.
medicina  (Foto: Archivo)
Joaquín F. Mould*
CIUDAD DE MÉXICO -

"Lo barato sale caro". ¿Cuántas veces han escuchado esta frase? Una de las primeras empresas que le dio la vuelta y lo monetizó con el slogan "Caro pero el mejor" fueron los electrodomésticos Aurora Grundig.

Y con la llegada de las baratijas "Made in China", el mercado se saturó de cosas de pésima calidad, que no respetan ningún estándar y que por comprar barato, muchas veces tenemos productos que duran aproximadamente 3 meses...

En el terreno de la salud, sin duda todos conocemos a alguna persona que estando enferma y por ahorrarse unos pesos compró un medicamento ‘barato' que no le alivió la molestia y que además lo obligó a adquirir otra medicina, gastando finalmente mucho más de lo que tenía destinado para ello.

De esos gastos y de otros asuntos similares se encarga una nueva ciencia llamada farmacoeconomía, disciplina que tiene cerca de 30 años de existencia, y que comenzó a crecer justamente cuando se detectó el gasto elevadísimo que algunos países estaban haciendo en asuntos de salud.

Los economistas de la salud se encargan de realizar estudios económicos y clínicos sobre los medicamentos, con el fin de tomar las mejores decisiones médicas, que ayuden tanto a las instituciones como a personas y familias.

En México, la farmacoeconomía comenzó a crecer en el año 2000, y desde febrero del 2003 es obligatorio presentar algún estudio económico para la inclusión de medicamentos en el cuadro básico, lo que ha ayudado a que las decisiones en este sector se basen en datos objetivos y por supuesto los procesos en este sentido sean más transparentes.

La farmacoeconomía ha tenido tal crecimiento que ya se utiliza de manera obligatoria en varios países de Europa. En muchas naciones, incluyendo México, los tomadores de decisiones la utilizan de manera regular para sustentar sus políticas y estrategias.

Como todos nosotros cuando compramos medicamentos, los economistas de la salud buscan obtener ahorros reales y significativos, cuidando la economía de los consumidores.

Pero además buscan agregar valor a los nuevos fármacos, analizando factores como la calidad, el uso y post-utilización de los fármacos o el grado de efectividad de los medicamentos, entre otros.

Al final del día, lo que la farmacoeconomía busca es que gastes menos con los medicamentos de mayor calidad.

Por eso esta disciplina es mucho más amplia de lo que pareciera a simple vista. Así, un estudio de este tipo permite identificar, por ejemplo, qué medicamentos son más costo-efectivos y que si se eligen correctamente, al adquirirlos se puede gastar menos en medicamentos de apoyo, en incapacidades o en consultas de ‘segundas opiniones'.

Como esta nueva ciencia va más allá de la compra de insumos, genera un impacto positivo muy importante en el sistema de salud y por consiguiente en la vida diaria de los usuarios de los servicios públicos.

Y como todos somos, hemos sido o seremos consumidores de medicamentos y servicios de salud, también todos podemos ver reflejado en nuestra economía y calidad de vida los beneficios directos de elegir los medicamentos adecuados.

La farmacoeconomía ha avanzado mucho en los últimos años, mejorado sus técnicas y diseños, y utilizado mejores modelos económicos, pero como toda nueva rama del conocimiento, aún tiene muchos retos que afrontar.

En primer lugar, necesita generar suficiente información para que las instituciones y personas tomemos decisiones adecuadas que nos permitan ahorrar recursos que actualmente se utilizan de manera inadecuada.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero sobre todo, se requiere que la información derivada de estos estudios nos evite tomar decisiones equivocadas que nos traigan problemas de salud donde por desgracia lo barato nos puede resultar verdaderamente caro.

*El autor es HE & OR Director Latin America and Primary Care Emerging Market Business Unit Pfizer.

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×