Ventajas de optar por el Dictamen Fiscal

Es importante conocer las ventajas positivas económicas de realizar el dictamen fiscal, analizan Ramírez y Ussel; así como las implicaciones en materia de altos precios de transferencia.
impuesto empresa pyme reforma fiscal  (Foto: Photos to go)
Antonio Ramírez y Jean Ussel*

A raíz de las nuevas disposiciones fiscales, las cuales permiten que el contribuyente pueda optar por no dictaminarse, es importante conocer tanto las ventajas como el impacto positivo económico de seguir realizando el dictamen fiscal año con año, así como las implicaciones en materia de precios de transferencia.  El hecho de que el dictamen fiscal continúe vigente y de que haya un incremento constante de Contadores Públicos Registrados (C.P.R.) lleva un claro mensaje: el dictamen fiscal es un elemento muy importante en las funciones de planeación, programación, recaudación y fiscalización del Servicio de Administración Tributaria (SAT). Los Contadores revisan y están obligados, bajo protesta de decir verdad, a emitir un dictamen sobre la situación fiscal del contribuyente. El dictamen surgió para que los contribuyentes utilizaran los servicios de los auditores externos al terminar la auditoría de estados financieros para expresar su opinión sobre el cumplimiento de las obligaciones fiscales del cliente. 

En términos generales, las personas físicas con actividad empresarial y las personas morales obligadas a presentar un dictamen fiscal son: aquéllas cuyos ingresos acumulables fueron superiores a 34.8 millones de pesos; 69.6 millones de pesos en activos y con 300 o más trabajadores; aquéllas que consoliden para efectos fiscales; las donatarias autorizadas; las que se fusionen, escindan o liquiden; establecimientos permanentes y las entidades gubernamentales. 

Si bien el dictamen fiscal constituye una herramienta importante para el SAT, también es cierto que éste representa una carga onerosa para los contribuyentes. Es por esto que el Ejecutivo Federal estableció mediante el decreto publicado el 30 de junio de 2010, por el que se otorgan facilidades administrativas en materia de simplificación tributaria para aquellos contribuyentes obligados a presentar un dictamen de estados financieros, la opción de no presentarlo, siempre y cuando presenten la información que requieran las autoridades fiscales y en la forma en que éstas lo establezcan. 

Sin embargo, consideramos que esta carga para los contribuyentes se convierte en una estrategia de negocios que le permite a las compañías reducir el riesgo en sus operaciones, ya que, al contar con un dictamen en sus revisiones anuales, el contribuyente tiene como principal beneficio la revisión secuencial, en su caso. Éste tiene como principal beneficio, en caso de realizarse una revisión, que la autoridad fiscal deberá requerir al Contador Público que haya formulado el dictamen cualquier información que conforme al Código Fiscal de la Federación (CFF) y su Reglamento debiera estar incluida en los estados financieros, así como la exhibición de los papeles de trabajo elaborados con motivo de la auditoría practicada y toda información que se considere pertinente.

Si las pruebas y la información no fueran suficientes para comprobar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, la autoridad podrá ejercer a su juicio directamente sus facultades de comprobación. En nuestra opinión, la revisión secuencial nos da una de las principales ventajas para que las compañías no dejen de dictaminarse a pesar del "beneficio" que otorga el decreto mencionado anteriormente. 

Algunos otros beneficios que podemos identificar para las empresas que aún tienen alguna duda de continuar con el dictamen fiscal año con año son:

  • La conclusión anticipada de visitas domiciliarias para contribuyentes obligados a dictaminarse Devolución con declaratoria de saldos a favor del IVA de acuerdo a las disposiciones del Reglamento del CFF
  • La opción de efectuar pagos mensuales definitivos o provisionales del día 28 de un mes al 27 del inmediato siguiente
  • Realizar declaración complementaria modificando la declaración normal con motivo del resultado del dictamen elaborado por el C.P.R.

Las revisiones en materia de precios de transferencia cada día cobran mayor importancia como estrategia de fiscalización y recaudación para las autoridades fiscales mexicanas, por lo cual, desde hace dos años se encuentran desarrollando un modelo de riesgo, el cual permitirá determinar el grado que éste representa para cada contribuyente de acuerdo con varios factores.

Si bien es cierto que la información que se presenta en el dictamen fiscal es una de las fuentes de información más utilizadas por la autoridad fiscal para la planeación y programación de auditorías, en nuestra opinión es recomendable que las compañías continúen año con año con el propósito de mitigar el riesgo en sus operaciones, especialmente entre partes relacionadas, ya que la opinión que emite el C.P.R. funciona como primer filtro para la programación de auditorías, siempre y cuando la opinión del mismo no contenga salvedades con repercusión fiscal o se abstenga de opinar. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hoy en día, optar por dictaminarse o no puede representar una disminución de gasto a corto plazo para las organizaciones, sin embargo, los riesgos de no dictaminarse en comparación con los beneficios de hacerlo son considerablemente mayores, ya que lo primero podría detonar un gasto igual o mayor a mediano y largo plazo en actos de fiscalización y resolución de controversias. 

*Asesores de Precios de Transferencia de KPMG en México. (asesoria@kpmg.com.mx  www.delineandoestrategias.com)

Ahora ve
Cristiano Ronaldo declarará el 31 de julio por presunto fraude fiscal
No te pierdas
ç
×