El reto de las universidades: conectarse

El futuro del desarrollo académico es digitalizar escuelas profesionales, dice Luis Hernández; con un buen sistema ‘online’ y tecnología, las universidades podrán mantener al día el negocio.
estudiante online  (Foto: Photos to go)
Luis Hernández*

La competencia por captar al mejor talento académico es intensa. Para tener éxito en reclutarlos, retenerlos y generar lealtad a largo plazo, las universidades deben de interactuar con cada estudiante de manera personal y deben de ofrecer servicios personalizados. La educación superior en línea dejó de ser una buena idea para convertirse en un reto tecnológico. Una consultora especializada en Educación en Línea menciona que, de 10 años a la fecha, se ha percibido un incremento significativo en los cursos en línea y en un periodo muy corto, convirtiéndose en un commodity académico.

Las cifras citadas por el consultor son representativas: En Estados Unidos, del total de estudiantes -más de 75 millones-, 20% cursan algún grado superior, de este parcial, 20% lo hacen en línea, es decir, aproximadamente tres millones de estudiantes.

Por ejemplo, una universidad estadounidense detectó que en la carrera de Ciencias de la Computación había una tasa muy alta de deserción. Para remediar la situación se cambió la currícula y se facilitó la titulación; incrementando en 40% el número de estudiantes con deseos de recibirse.

En México existe el caso de una universidad privada que, gracias a la incorporación de nuevas herramientas tecnológicas, redujo el tiempo de registro en línea, dejándolo entre 10 y 15 minutos; mejoró el proceso de evaluación en línea, eliminando las tareas manuales de los profesores, que debían calificar hasta 15,000 páginas; simplificó la infraestructura tecnológica y se redujo el costo de Tecnologías de la Información (TI) en 30%.

Los retos actuales

Desde el primer contacto hasta la graduación -e incluso después de ésta-, las instituciones de educación superior se allegan de diferentes soluciones de comunicación para relacionarse con sus estudiantes. A partir de la llegada de la Generación Y (los nacidos entre 1976 y 2000) a las universidades, el área administrativa y la de educación en línea han puesto énfasis en la manera de interactuar con sus educandos para generar relaciones de largo plazo. A este vínculo se le conoce como el ciclo de vida del estudiante (CVE).

Las instituciones educativas buscan administrar el CVE de manera sencilla y total -desde el reclutamiento hasta la administración, pasando por los servicios al estudiantado y las relaciones entre ellos- de manera segura, y en un ambiente estable.

El futuro de los campus en línea

Llevar la universidad al mundo en línea va más allá de añadir correos electrónicos, un portal y almacenar información y calificaciones. De hecho se trata de llevar la eficiencia a cada proceso en todo el CVE. Al compartir información y trabajar conjuntamente en Internet, estudiantes, facultades, administradores y ex alumnos pueden hallar maneras de ser más productivos.

Los educandos quieren vivir en el mundo en línea, no hacer filas en la universidad. No desean esperar a que les hagan las cosas, por ejemplo, ellos mismos desean ver sus calificaciones o apuntarse a una materia o curso, cuando lo consideren conveniente, sin importar si son las 2 de la mañana. El reto de las instituciones educativas de nivel superior es hacer las cosas simples para los estudiantes. El servicio abierto las 24 horas del día es imperativo. También las distintas facultades y el profesorado tienen las mismas expectativas, desean acceso a la información sin importar dónde ni la hora que sea y, por supuesto, sin depender de ayuda de alguien más.

Administrar el CVE

En el sector de educación superior existe la tendencia de administrar el CVE de manera menos costosa y más efectiva. La gran mayoría de las instituciones educativas deben atraer, retener y servir a los alumnos, y también deben cultivar la relación después de la graduación. Pero también están conscientes que deben mejorar significativamente sus procesos y servicios para cumplir los objetivos. La clave radica en que debe haber comunicación directa entre el flujo de información y la optimización del manejo de recursos, incrementando la calidad del servicio sin hacerlo más oneroso.

Es importante que la administración de las universidades optimice el presupuesto y sus prioridades. En el mercado existen aplicaciones de TI que ayudan a las instituciones para utilizar sus recursos de manera efectiva. La convergencia de nuevas tecnologías -integradas y basadas en la web- genera oportunidades para administrar el CVE de manera eficiente. Al invertir en tecnología para alcanzar las metas de la institución, sin duda, genera beneficios reales y medibles.

Todo comienza con la facilidad de compartir información vía web; es necesario que los usuarios puedan comunicarse y compartir información a través de los diferentes departamentos, facultades, organizaciones, sistemas y diferentes campus.

Con la implementación de aplicaciones dirigidas a cubrir las necesidades de los campus en línea, las universidades pueden allegarse a una combinación de herramientas y funcionalidades que les permita no sólo mantener al día el negocio, sino también ir más allá y hacer las cosas diferentes y mejores; y prepararse para cumplir los objetivos del futuro.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

*Director de Ventas, Aplicaciones, Oracle México

 

Ahora ve
Este robot se desplaza por los pasillos para limpiar los pisos de Walmart
No te pierdas
×