Sarkozy advirtió del escándalo de DSK

Las acusaciones al director del FMI compromete sus aspiraciones presidenciales, dice Luis Colín; Grecia y Europa necesitan que, en caso de suceder a Strauss-Kahn, el elegido sea un europeo.
Dominique Strauss-Khan  (Foto: AP)
Luis Guillermo Colín Villavicencio*

"Francia no puede permitirse un escándalo", recomendaba el presidente Sarkozy a Dominique Strauss cuando fue propuesto como la figura europea a ocupar la posición que dejaba el español Rodrigo Rato, en el año de 2007. Como si fuera el guión de una película de drama político, el Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Khan (DSK como lo conoce el electorado francés, y precandidato número uno en las encuestas del Partido Socialista francés), vive uno de los peores momentos de su vida: se encuentra encarcelado en un país ajeno al suyo, con acusaciones de cargos graves que pueden incurrir en penas de 15 a 20 años de prisión y sin la posibilidad de regresar a su país para registrar su precandidatura presidencial antes del día 13 de Julio.

A pesar de que la recomendación de Sarkozy a DSK no se cumplió, pareciera que el primero deseaba absolutamente lo contrario, ya que el segundo se posicionaba fuertemente para vencer a Sarkozy en su intento de reelegirse como presidente de Francia en el proceso electoral del próximo año, en aquel país.

Además del drama político de DSK, su arresto e inminente salida del FMI (ya se ha anunciado que el número dos del Fondo, John Lipsky, asume temporalmente la posición de Director Gerente) se da en un contexto muy delicado de negociación diplomática financiera entre los países europeos, principalmente con Grecia, y el Fondo.

Por un lado, los países europeos -Francia y Alemania, sobre todo- no están de acuerdo en que sus contribuyentes tengan que absorber los malos manejos del Gobierno griego, en términos de su abultado déficit fiscal. Grecia ha perdido un gran aliado -DSK - y que justo momentos antes de su detención en Nueva York viajaría a Alemania para sostener una negociación importante con la Canciller Angela Merkel sobre el futuro de Grecia y su impacto en la eurozona. Es decir, el famoso segundo paquete de ayuda para Grecia se encuentra, aparentemente sin DSK, en la cuerda floja.

Un nuevo reto está además por venir para el FMI: ¿quién sucederá a DSK? La regla no escrita indica que debe ser un europeo (en un acuerdo tácito con los Estados Unidos, los primeros colocarían a un nacional en el Banco Mundial y los europeos harían lo propio en el Fondo). Sin embargo, desde el 2007, donde se eligió a DSK, los países emergentes -sobre todo los BRICS- han intentado presionar a los estadounidenses y europeos para que el proceso de selección se abra y se transparente. Reclaman, con justa razón, la posibilidad de que los candidatos de los países desarrollados sean tomados en cuenta en el proceso de selección.

¿O acaso se piensa que en los países desarrollados no hay candidatos con doctorados en economía cursados en Universidades de prestigio y con experiencia relevante como Ministros de Finanzas o Presidentes de Bancos Centrales?. Se barajan ya diversos nombres, tanto de países desarrollados como en desarrollo.

Por ejemplo, suena muy fuerte que Francia propondrá a su Ministra de Economía, Christine Lagarde (con un fuerte liderazgo en las pasadas reuniones del G-20) y que la Canciller Merkel hará lo propio con Axel Weber, ex presidente del Bundesbank. Incluso, Gordon Brown, ex primer ministro de Gran Bretaña, intentará que David Cameron lo proponga, algo que parece poco probable.

Un Director Gerente para el Fondo que provenga de un país en desarrollo se antoja deseable, pero poco probable en el contexto de las actuales circunstancias. Se ha mencionado desde nuestro gobernador de Banxico, Agustín Carstens, hasta el asesor de DSK, de origen chino, Zhu Min.

Al ser una posición política importante - sin mencionar el sueldo anual de medio millón de dólares- será de vital importancia para Alemania, sobre todo, el que la posición de Director Gerente del Fondo se quede en manos europeas. Lo peor que le puede pasar en estos momentos a la economía europea, y a la griega en particular, es la dirección de un 'extranjero' que no tenga la sensibilidad política de cómo lidiar con algo que parece ya inevitable: el default griego. Corren las apuestas, ¿quién será el próximo Director Gerente del FMI?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

*El autor es Internacionalista y experto en Derecho Internacional. Actualmente es Profesor-Investigador del Departamento de Relaciones Internacionales del Tec de Monterrey, Campus Estado de México. Email: contacto@luisguillermocolin.com

 

Ahora ve
Este zoológico logra criar tigres de una especie en extinción
No te pierdas
×