México refuerza reglas bancarias

Tras la crisis de 2008, el regulador evaluó los modelos de reservas de bancos: expertos de KPMG; Antonio Villarreal y Fernando Batiza dicen que se buscó determinar la posibilidad de incumplimiento.
riesgo banca  (Foto: Thinkstock)
Antonio Villarreal y Fernando Batiza*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Para la banca de las principales economías, la principal lección de la crisis de 2008 fue la insuficiencia de sus reservas para enfrentar los incumplimientos de sus acreditados.

Si bien esta situación tomó a los bancos mexicanos en posición sólida, despertó el interés de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para evaluar los modelos de reservas utilizados hasta 2009, que se basaban en pérdida incurrida. Como resultado de esta evaluación y considerando tanto los principales marcos contables internacionales (International Financial Reporting Standards, IFRS) y los Generally Accepted Accounting Principles (USGAAP) como las recomendaciones del Comité de Basilea, la CNBV desarrolló nuevas metodologías para la estimación de reservas preventivas basadas en modelos de pérdida esperada.

El principal cambio radicó en separar la estimación de reservas en dos componentes: incumplimiento y recuperación. Así, se puede conocer qué factor contribuye mayormente en la estimación del riesgo y definir o modificar las políticas de gestión crediticia.

El objetivo de las nuevas metodologías es determinar la probabilidad de incumplimiento y severidad de la pérdida mediante variables que evidencian el perfil de riesgo de cada crédito individualmente considerando factores como: historial de pagos, antigüedad del crédito, voluntad de pago y porcentaje de uso de la línea de crédito, adicionándose a éstas variables el aforo y valor de la vivienda “loan to value” para la cartera hipotecaria.

Impacto en la banca mexicana por tipo de cartera

El mayor impacto en reservas ante el cambio de regulación para la cartera de créditos revolventes se presentó en los bancos comerciales, ya que con la entrada en vigor de la metodología, la relación de reservas sobre cartera total se duplicó, disminuyendo paulatinamente durante los años 2010 y 2011 debido al fortalecimiento de las medidas de originación, gestión y cobranza de la cartera.

Esto trajo consigo reducciones significativas (58%) en la cartera vencida. Caso contrario se observa en los bancos de consumo, para los que inicialmente el cambio metodológico no afectó de manera significativa, incrementándose el porcentaje de reservas en un 50% en los años subsecuentes sin lograr una disminución significativa de su cartera vencida.

En el los bancos pertenecientes al grupo G-7 no se observan cambios significativos.

 grafica-100.jpg

Fuente: KPMG con cifras de la CNBV al 30 de Noviembre de 2011 publicadas en su página de iInternet.

 De manera similar a lo observado para la cartera revolvente, el inicio de la nueva metodología para reservas de crédito no revolvente trajo consigo incrementos en el nivel de reservas para toda la banca, con un mayor impacto en los bancos del G-7. Sin embargo, a partir de ese momento el requerimiento para este grupo no ha cambiado, incrementándose permanentemente para los bancos de consumo y comercial.

Este incremento constante en las reservas de los bancos comerciales y de consumo frente el cambio metodológico va acompañado del deterioro de la cartera reflejado en el incremento de la cartera vencida.

 grafica.jpg

Fuente: KPMG con cifras de la CNBV al 30 de Noviembre de 2011 publicadas en su página de Internet.

En octubre de 2010 la CNBV publicó la nueva metodología para reservas de cartera hipotecaria, determinando como fecha límite para su implementación marzo de 2011. El mayor impacto del cambio se observa en los bancos de consumo, donde la relación reservas-cartera pasó del 40% a menos del 5% a finales del 2011.

grafica_1.jpg

Fuente: KPMG con cifras de la CNBV al 30 de Noviembre de 2011 publicadas en su página de internet.

En octubre de 2011 cambió la metodología para reservas de crédito a estados y municipios, donde el principio básico es que los estados más endeudados a corto plazo y con menor generación de ingresos, deberán constituir mayores reservas.

El endeudamiento de Coahuila sobre los bancos influyó en que se diera más peso a la capacidad de pago de los acreditados que a las garantías que ofrezcan. A noviembre de 2011, la reserva presentó un incremento del 19%, sin embargo, algunos bancos no habían reflejado esta modificación a la metodología derivado de que la CNBV solicitó su implementación a más tardar en diciembre de 2011.

Actualmente la CNBV se encuentra analizando la nueva metodología para reservas de cartera comercial que se espera sea publicada en el primer semestre del 2012. Considerando que la banca mexicana no es estandarizada en el tipo de productos y clientes al que se dirige y que las nuevas metodologías impactaron de forma diferente según el tipo de cartera, los bancos deberán enfocarse a la tarea de adecuar sus políticas de control y gestión con la posibilidad de desarrollar y certificar modelos internos de provisionamiento que ajusten el comportamiento especifico de sus carteras y que sean la base para la constitución de reservas.

Al desarrollar estos modelos, es importante asegurarse que tomen en cuenta las características más importantes de su cartera crediticia y garanticen la suficiencia en la cobertura de las pérdidas futuras, sustentado este desarrollo en la búsqueda de la certificación por la CNBV.

*Antonio Villarreal es socio de Asesoría en Administración del Riesgo de KPMG en México y Fernando Batiza es socio de Auditoría especialista en el sector financiero de KPMG en México. www.delineandoestrategias.com asesoria@kpmg.com.mx

 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.


 

 

Ahora ve
Ricardo Monreal deja la delegación Cuauhtémoc para apoyar a López Obrador
No te pierdas
×