OPINIÓN: En el nombre del Oscar, sonrío y me aguanto

Para Sheryl Lee Ralph no es adecuado que las actrices negras sean encasilladas en el papel de sirvientas
Octavia Spencer Viola Davis the help
Octavia Spencer Viola Davis the help  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Sheryl Lee Ralph | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Sheryl Lee Ralph es una actriz nominada al Tony y ganadora del Independent Spirit Award por mejor actriz secundaria. Su nuevo libro “Redifining DIVA” estará disponible el 13 de marzo y lo publica Simon & Schuster.

(CNN) — ¡Noticia de último minuto! La Associated Press predice que Viola Davis y Octavia Spencer son las favoritas para ganar el Oscar a mejor actriz y mejor actriz secundaria, respectivamente, por su actuación en la película de época The Help ambientada en la década de 1960. Este año los Premios de la Academia tienen mi atención por esta película.

Pero si bien estoy emocionada por las nominaciones de Viola y de Octavia, no me entusiasman mucho los papeles que interpretaron. Sí, estoy harta de los papeles de muchacha del servicio, niñera y la gran mamá que se la pasa acostada en el sillón. La película me enojó. No era acerca de la servidumbre, era acerca de una joven mujer blanca de cierta edad a la que la servidumbre le ayuda a salir del sur dejando a las mujeres que arriesgaron todo para recuperar su “libertad”, luego de verse atrapada en las redes del racismo, el sexismo y la explotación. ¡Vaya que me emocioné! Pero ya he visto antes esta historia, la de la muchacha blanca a la que la va bien y deja atrás a su nana.

Hace setenta y dos años, Miss Hattie McDaniel honró el escenario del Oscar y se convirtió en la primera Negra, como nos llamaban en esa época, en ganar un Oscar como mejor Actriz de Reparto con su representación de Mammy, la esclava en la casa de Scarlett O’Hara. Mammy fue otro personaje maravilloso, una mujer que sabía lo que era correcto y que no permitió que su parte blanca actuara mal. Hollywood ama a las sirvientas negras.

No puedo decirles qué tan contenta estoy de ver reconocido el talento de Viola Davis y Octavia Spencer. Me acuerdo cuando Octavia salió con nosotros en el set de Moesha, en una de sus primeras apariciones en televisión, estuvo maravillosa con esa atrevida apariencia de no te metas conmigo que la caracteriza. En el lanzamiento de Essence, estaba resplandeciente con su corte afro blanco, cortito, que le quedaba tan bien como un par de zapatos de suela roja. Lo he dicho antes y lo diré ahora: ¡cuando mis hermanas brillan, yo brillo! Y ahora las dos están brillando con todos los premios que han recolectado en su camino al dorado Oscar.

He sabido desde hace mucho tiempo que un papel de prostituta le dará a una actriz una nominación de la Academia, y una prostituta con un corazón de oro se llevará el premio. Tal y como sucedió con Shirley McClain o Julia Roberts. Pero las reglas para las actrices negras son diferentes, haz el papel de sirvienta y ganarás el Oscar.

El domingo en la noche, la noche del Oscar, una vez más la sirvienta se irá a su casa con el oro. ¡Y no me sorprendería que aparte de Octavia y Viola, también The Help le gané a The Artist en la categoría de mejor película! Así es, ya lo dije. Sería una dulce noche de victoria. Flotaré en la nube de sus triunfos sabiendo que soy más que una sirvienta, y a lo mejor con sus victorias, estaré unos pasos más cerca de mostrar todas mis facetas como mujer negra y actriz.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Sheryl Lee Ralph.

Ahora ve