OPINIÓN: Los niños sí pueden sacar provecho de lo que ven en la televisión

La TV puede ser un arma de dos filos, ya que puede servir para educar y orientar, pero también para distraer en exceso
niño
tv  niño  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Tatiana Arévalo Dupont | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Tatiana Arévalo Dupont es licenciada en psicología y en educación preescolar. Puedes seguirla en su cuenta de twitter @misspreescolar

(CNN) — Como sabemos, uno de los pasatiempos más comunes en la vida de los niños y los adolescentes, es la televisión. Y tiene puntos a favor y en contra.

¿Las ventajas?, que puede ser entretenida, informativa y educativa. ¿Lo no tan positivo?, que resulte ser una influencia negativa en los pequeñines, ya que en ocasiones no saben diferenciar entre la fantasía y la realidad. No podemos olvidar que están iniciando su formación y por lo tanto, todo lo que vean, escuchen y vivan, influirá en su desarrollo.

Tal vez se pregunten qué tipo de información puede resultar negativa, especialmente, la gran cantidad de anuncios con contenidos inapropiados para su edad: de contenido sexual, bebidas alcohólicas, cigarros, violencia, discriminación social y de género, y comida chatarra (frituras, chocolates, dulces, jugos, refrescos, sopas instantáneas, pizas, entre otros).

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 60% de los niños mexicanos sufre padecimientos de obesidad y sobrepeso, por lo que legisladores mexicanos, buscan promover una iniciativa que reforme la Ley General de Salud, con el objeto de que en la publicidad de este tipo de comida se señale si el producto que se anuncia cuenta con bajo contenido de nutrientes, si es alto en contenidos de sal, en contenido de azúcares, en grasa hidrogenada o parcialmente hidrogenada. 

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI ), en México, un niño observa, en promedio, 2,000 horas de televisión al año, mientras que a la escuela le dedica menos de 800 horas en un ciclo escolar, impactando directamente en sus hábitos de salud y adopción de valores. En promedio, los mexicanos ven la televisión un promedio de tres horas al día, tiempo que incluso se triplica durante las vacaciones.

Otras investigaciones han demostrado que pasar mucho tiempo frente a la televisión puede provocar retraso en el desarrollo del lenguaje, bajo rendimiento escolar, agresión y obesidad. Dicho riesgo es mayor si se tiene una televisión en la recámara.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) fijó de la siguiente manera su postura respecto al impacto de los medios de comunicación en los niños:

"Los pediatras deberán recomendar encarecidamente a los padres que eviten que los niños menores de dos años vean la televisión. Si bien ciertos programas de televisión pueden ser promovidos como que están dirigidos a este grupo de edad, la investigación sobre la primera etapa de desarrollo del cerebro muestra que, para lograr el crecimiento sano del cerebro y el desarrollo adecuado de las destrezas sociales, emocionales y cognoscitivas, los bebés y los menores de 5 años tienen la necesidad imperiosa de interactuar directamente con sus padres y demás cuidadores importantes. Por lo tanto, habrá que desalentar exponer a los niños pequeños a los programas de televisión".  

Lo que se recomienda con respecto al uso de la televisión es:

- Que no se vea por más de dos horas seguidas.

- Saber cuáles son los programas que ven nuestros hijos, para ubicar si son o no adecuados para su edad.

- Aprovechar los programas educativos para desarrollar sus capacidades intelectuales y motrices.

- Escoger programas en los que los personajes sean modelos positivos y que fomenten valores.

- Valerse de la televisión como medio de enseñanza y no como 'niñera' emergente.

- Acompañarlos mientras ven la televisión para explicarles lo que no comprendan.

- Establecer horarios fijos para verla.

Este último punto de los horarios es muy importante, sobretodo para los chiquitines en edad preescolar, ya que les ayuda a la creación de hábitos. El horario más adecuado sería después de comer y después de hacer la tarea.

¿Cómo podemos hacer provechoso el ver televisión?

Antes que nada, estando conscientes de que la tv es una realidad y no va a desaparecer, por lo que más que etiquetarla como algo puramente negativo, hay que aprender a usarla. Discutamos en familia sobre los programas que se están viendo, resaltando los comportamientos positivos y por último, intentemos conectar lo que se ve en la tv con lo que los pequeños están aprendiendo en la escuela, con sus juguetes o libros.

Con una orientación adecuada, la televisión puede ser aprovechada de una manera positiva y saludable.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Tatiana Arévalo Dupont.

Ahora ve