OPINIÓN: Los candidatos presidenciales no aprovechan las redes sociales

Genaro Lozano critica que los aspirantes a la presidencia de México no saben usar estas herramientas de interacción para atraer votantes
candidatos en redes sociales
candidatos en redes sociales  candidatos en redes sociales  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Genaro Lozano | Otra fuente: 1

Nota del editor: Genaro Lozano es un experto internacionalista, profesor universitario y columnista para distintos medios de comunicación. Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales y coautor de los libros Same Sex Marriage in the Americas, ¿Qué es Estados Unidos? y Ciudadanos.Mx: Twitter y cambio político en México. Su twitter es @genarolozano

(CNNMéxico)— Vivimos un limbo en la contienda por la presidencia de México.

Hoy, los precandidatos a la presidencia prácticamente evalúan si conceden entrevistas televisivas o no, a cuáles foros ir, si toman o no llamadas de la radio, o si mantienen las pocas propuestas que nos han presentado en sus sitios web.

Todo esto porque el Instituto Federal Electoral (IFE) creyó conveniente decretar un tiempo de mordaza electoral —el llamado periodo de intercampañas— que terminará hasta el 29 de marzo.

Así, desde el inicio hasta el fin de esta veda pasarán casi seis semanas sin que los ciudadanos podamos tener información sobre los virtuales contendientes.

En esta coyuntura, las redes sociales adquieren un énfasis especial. El mundo entero —o por lo menos el mundo conectado a internet, que sigue siendo una minoría— ha estado obsesionado con el uso de de estas herramientas.

El primer interés surgió con el referente de la elección presidencial del 2008 en Estados Unidos. El entonces precandidato Barack Obama utilizó las redes sociales muy eficientemente, sobre todo para atraer a simpatizantes jóvenes desconectados de la política tradicional y para recolectar fondos de campaña. Obama marcó un hito al arrebatarle la candidatura demócrata a Hillary Clinton... y el resto es historia.

Pasado el ciclo electoral estadounidense, las redes sociales empezaron a generar mucho interés, por su potencial para realizar un nuevo tipo de activismo político: el ciberactivismo del siglo 21, el que conecta a ciudadanos interesados en un tema en distintas localidades y cuyos efectos se han discutido ampliamente a partir de diversos casos de estudio.

Como ejemplo está la Primavera Árabe en el norte de África y el Medio Oriente o casos puntuales de ciberactivismo político en México, con temas como #Internetnecesario, el matrimonio entre parejas del mismo sexo, la ley antipiratería ACTA, el incendio en la guardería ABC, entre otros.

Sobre el uso de las redes sociales para el activismo político, recupero este artículo publicado hace casi dos años en la Revista Nexos donde precisamente abordo ese tema.

La coyuntura electoral en México ha hecho que hoy se ponga el énfasis en las redes sociales, por la contienda presidencial de este año. Si bien los temas que impulsan varios activistas siguen estando presentes en Twitter o en Facebook, lo cierto es que el ciclo electoral está dominando el interés informativo y el de las redes sociales.

Desde noviembre del año pasado, el periódico Reforma empezó a publicar semanalmente un ranking que mide la influencia de los precandidatos presidenciales en Twitter, Facebook, YouTube y sus páginas web.

Semana tras semana, el diario pondera datos cuantitativos y cualitativos y otorga una calificación a las cuentas de los suspirantes presidenciales.

Hoy solo quedan en la contienda Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI); Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN); Andrés Manuel López Obrador, que representa a la izquierda en una coalición de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano, y el más reciente, Gabriel Quadri, de Nueva Alianza.

Si bien Peña Nieto fue el último de los candidatos en entrar a Twitter, ha dominado el primer lugar de la lista de Reforma.

Los motivos han sido varios; entre ellos, sus conocidas pifias, que se han replicado de manera viral en las redes sociales, y el uso de cuentas falsas, los llamados mapaches ciberelectorales o bots, que replican sus mensajes de manera continua, como han denunciado ya una buena cantidad de usuarios de y que queda evidenciado en iniciativas como cazaunbot.tumblr.com

Pifias y bots aparte, Peña Nieto ha dominado ese ranking, seguido por Josefina Vázquez Mota, quien lo ha rebasado solamente en dos ocasiones, dejando a Andrés Manuel López Obrador en un tercer lugar desde el lanzamiento de este listado.

En una sola ocasión, justo la semana pasada, Vázquez Mota y Peña Nieto empataron en el resultado de influencia. En esta liga se puede consultar el ranking.

Ahora bien, los candidatos del PRI, PRD y PAN no han sabido cómo usar las redes sociales de una forma atractiva. Los tres utilizan sus cuentas para anunciar dónde están, compartir fotos de sus encuentros con la militancia de sus partidos o videos donde ofrecen opiniones largas y con un lenguaje aburrido.

En pocas ocasiones los tres principales contendientes han interactuado con los usuarios de las redes y —cuando lo han hecho— solo contestan menciones positivas de simpatizantes.

Solo dos veces los precandidatos se han 'arrobado' entre ellos. El primero fue Peña Nieto, quien a través de su cuenta de Twitter felicitó a Josefina Vázquez Mota por haber conseguido la candidatura de su partido. La segunda vez, la misma candidata panista 'arrobó' a Peña Nieto y a López Obrador para anunciar que participaría en el foro de Laboratorio Político.

Así, los precandidatos de los tres grandes partidos han desaprovechado el potencial que ofrecen las redes sociales para el diálogo y la interacción.

Una mención especial merece Gabriel Quadri, el recién llegado a la contienda, quien usó su cuenta en Twitter para sugerirle a sus rivales que durante el periodo de campañas manejen ellos sus redes por lo menos un día y no sus equipos de asesores digitales.

Quadri también pidió que ese día lo dediquen a interactuar con los usuarios de 'botepronto'. De igual forma, el candidato de Nueva Alianza sugirió un debate en las redes sociales entre los cuatro candidatos.

La candidatura de Quadri tiene el vicio del vínculo con la todopoderosa lideresa sindical Elba Esther Gordillo, por lo cual no ha querido hablar del tema que todos quieren oír: ¿Cómo fue la oferta de Gordillo para que él abanderara el Partido Nueva Alianza? ¿Qué opina de la relación entre el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE) y Gordillo y la calidad de la educación? ¿Qué opinión le merecen las denuncias de corrupción contra la misma Gordillo? Entre otros.

Sin embargo, él tiene la virtud de ser el único que parece entender el potencial de horizontalidad y difusión de la información y debate que tienen las redes sociales en México.

Ojalá que su candidatura no solo sirva para que Nueva Alianza conserve su registro, sino para que los demás aspirantes accedan a sus sugerencias; para que debatan e interactúen en las redes sociales, le quiten el acartonamiento a la contienda y eviten que resultados de las encuestas dominen la cobertura informativa, para que sean las propuestas, los contrastes entre los candidat@s y sus ideas lo que permita que los ciudadanos tomemos una decisión informada y con mayor calidad.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Genaro Lozano.

Ahora ve