OPINIÓN: La tecnología móvil, ¿cómo puede 'interferir' en nuestro cerebro?

La necesidad de atender diferentes tareas y las notificaciones de nuestro teléfono implican un desgaste de la memoria
smart-phone-cerebro-memoria  telefono
Autor: Adam Gazzaley | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Adam Gazzaley es profesor de neurología y director del Neuroscience Imaging Center en la Universidad de California, San Francisco.

(CNN) — La rápida evolución de la tecnología móvil ha colocado una pesada carga sobre nuestro cerebro.

En la actualidad, la atención sobre algo más importante puede ser interrumpido en cualquier momento por un sonido o vibración dentro de nuestros bolsos o bolsillos,  es un recordatorio amistoso que dice "¡ponme atención!", y al que prácticamente es imposible resistirse, aunque estés al volante de tu auto por calles muy transitadas.

Estas frecuentes y espontáneas interrupciones, junto con las crecientes expectativas de respuestas inmediatas, retan nuestro sistema de control cognitivo en toda su esencia.

El control cognitivo es la habilidad de enfocarnos en terminar una tarea determinada de acuerdo a nuestras actividades diarias. Esta habilidad cada vez más atareada es lo que nos ha permitido alcanzar increíbles proezas, como desarrollar idiomas y construir sociedades complejas.

Aunque la información sobre el impacto de la tecnología móvil en el área cognitiva todavía es escasa, existe un cúmulo de evidencia que muestra que nuestros cerebros son extremadamente sensibles a la interferencia externa, es decir, distractores irrelevantes y la necesidad de realizar diferentes tareas a la vez. Este "ruido en el sistema" reduce nuestro desempeño en las actividades cognitivas, como la habilidad para recordar detalles en nuestras vidas. En otras palabras, una sobrecarga de "ruido" puede desgastar nuestra memoria.

Por ejemplo, descubrimos que si una tarea simple se interpone mientras realizamos un ejercicio de retener información, degradará tu habilidad para recordar. Esto sucede porque la red de memoria responsable de dicha actividad fue interrumpida y necesita ser reactivada. Por eso, muchas veces consideramos que el realizar diferentes tareas al mismo tiempo es un mito y sentimos que es más exacto decir que hicimos un rápido cambio de actividades.

Del mismo modo, en otro experimento, encontramos que incluso mantener tus ojos y oídos abiertos y expuestos a un estímulo ambiental visual y auditivo normal puede disminuir los detalles visuales cuando tratas de memorizar.

El impacto negativo es aún mayor para aquellos con un control cognitivo subdesarrollado o defectuoso, como el de los niños o los adultos mayores, y aumenta con la presencia de condiciones neurológicas o psiquiátricas como ADHD o Alzheimer.

Debemos tener cuidado con la influencia de interminables distractores externos que interfiere con nuestras mente. Tomar decisiones más informadas sobre cómo interactuar mejor con la tecnología en nuestro entorno. Cuando nos involucramos en algo que requiere de una gran atención, especialmente si es contra reloj, es importate trabajar con nuestro cerebro de una manera más enfocada.  

Solo porque existe toda una gama de maravillosa tecnología, no significa que debamos usarla al mismo tiempo. No somos sus esclavos, ni estamos obligados a responder cuando nos llame. Apagar las notificaciones móviles y hacer un esfuerzo por usar un solo aparato a la vez es una manera de conservar nuestros recursos cognitivos. No siempre es posible, pero no está de más intentarlo.

A pesar de todas las acertadas preocupaciones, la tecnología móvil también puede mejorar ciertas áreas de nuestra mente. Algunos laboratorios de ciencia cognitiva y compañías de software se esfuerzan por desarrollar algún sistema de asesoramiento cognitivo y entrenamiento personal que funcione en teléfonos inteligentes y tablets. Es un campo de estudio que está emergiendo, pero las primeras señales son buenas.

Por ejemplo, algún día podremos diseñar aplicaciones que le permitan a la gente probar sus propias habilidades cognitivas (velocidad, memoria, toma de decisiones, etc.) en cualquier momento del día y dar seguimiento a estas habilidades a través de los años con la oportunidad de transferir los resultados de sus teléfonos inteligentes a un profesional de la salud, si así lo desea. Esta información en tiempo real será más valiosa que la que se obtiene a través de cuestionarios y fotografías que se realizan durante las estresantes visitas al doctor. Con el tiempo y el crecimiento de las bases de datos de toda la población, te puedes comparar con alguien que tenga características similares a las tuyas.

Las herramientas que miden las señales cerebrales pueden ayudar a que nuestro entendimiento sobre el cuerpo sea más elevado. Los doctores y científicos tendrán la oportunidad de combatir de una manera más efectiva enfermedades y trastornos. Además, las aplicaciones con una mécanica mejor que la de los videojuegos podrían aumentar nuestros recursos cognitivos y corregir deficiencias neuronales, incluso retrasar el desarrollo de la demencia.

Claro, este potencial necesita contrarrestar los efectos negativos que no se hayan tomado en cuenta. Por ahora, es emocionante especular acerca de las promesas que nos podría ofrecer la tecnología móvil en un futuro. 

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Adam Gazzaley.

Ahora ve
La NASA muestra cómo ha cambiado la Tierra en los últimos 20 años
No te pierdas
×