OPINIÓN: ¿Cómo impactará el huracán 'Sandy' en las elecciones de EU?

Obama tiene un gran peso sobre sus hombros mientras que Romney deberá mantenerse a la expectativa y cauteloso
Manhattan, blindado ante la llegada de 'Sandy'
Autor: Julian Zelizer | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Julian Zelizer es profesor de historia y asuntos públicos en la Universidad de Princeton. Es autor de Jimmy Carter y del nuevo libro Governing America.

(CNN) — El huracán que se posiciona en la costa este de EU amenazó con crear el tipo de desastre impredecible en estas elecciones, al que siempre temen los candidatos presidenciales. Con todos los anuncios encriptados de televisión y apariciones cuidadosamente planeadas, el huracán Sandy genera ese miedo que podría llevar a la campaña en direcciones que nadie esperaba.

Mitt Romney, el presidente Barack Obama y los círculos de consejeros de ambos, probablemente están al pendiente de la cobertura del clima tratando de descubrir de qué manera agitará los vientos electorales este huracán.

Científicos sociales han estudiado el impacto del clima extremo en la historia estadounidense de las elecciones, como la manera en la que el huracán Andrew afectó la competencia entre el presidente George W. Bush y Bill Clinton en 1992.

Pero la severidad del desarrollo del fenómeno, que pasará por varios estados si las peores predicciones se hacen realidad, podrían ser más dramáticas que nunca. El huracán será una gran prueba para Obama en los próximos días, uno que hará que el debate de Denver sea un juego de niños.

Como electores, especialmente los indecisos, cualquiera que sea su elección, observarán a Obama mientras navega a través de la tormenta y en la limpieza después de la catástrofe. La crisis le ofrece una oportunidad para actuar de una manera presidencial, y así demostrar el tipo de mandato que muchas veces le ha hecho falta.

No quiere hacer lo mismo que el presidente George W. Bush con el huracán Katrina, lo que se convirtió en un símbolo de incompetencia.

Al mismo tiempo, no hay mucho que pueda hacer Mitt Romney más que ver lo que la gente piensa sobre la respuesta de Obama, porque cualquier declaración suya se podría convertir fácilmente en algo político y evidenciar su poca habilidad para dirigir.

La tormenta ya ha forzado a las campañas a alterar sus estrategias a corto plazo. Ambos contendientes cancelaron eventos en estados clave como Virginia por estar en el ojo del huracán.

Seguramente Romney tendrá que quitar algunos de los anuncios de televisión que tenía preparados para lanzar a unos días de que termine la campaña. La estrategia del republicano se enfocó en reservar para el último momento un ataque de anuncios en los que planeaba liberar todos sus tesoros de campaña. El partido no contaban con que una tormenta se interpondría en su camino.

Mientras los estadounidenses ven a sus compatriotas luchar por salir de una crisis, no quieren ser bombardeados por anuncios de 30 segundos.

A la campaña de Romney se le tendrán que ocurrir maneras de rediseñar sus anuncios en ciertos estados para que entren en el momento adecuado y den a los electores esperanza en un nuevo liderazgo, en lugar de arriesgarse a generar críticas de ser demasiado mezquinos y políticos, como lo que pasó con Libia. El equipo republicano tendrá que redirigir algo de su energía hacia unos estados que no sean afectados, con la esperanza de ver si Romney tiene el impulso que lo pueda catapultar.

También está el efecto que Sandy tendrá en los medios, quienes ya se han enfocado principalmente en el clima y menos en la campaña presidencial. Esto le da a los candidatos un espacio y tiempo limitado para agendar nuevos eventos. Por lo general esta sería una época valiosa, un peroodo en donde las campañas tienen una última semana para delinear las preferencias de los votantes, pero ahora esto será exageradamente difícil.

Si falla la electricidad y la gente comienza a preocuparse por las dificultades personales, habrá menos tiempo para pensar en política y es posible que las percepciones del elector se congelen.

Finalmente está la gran pregunta sobre el comportamiento de las elecciones. ¿Cómo afectará el clima severo a estados como Virginia?

Muchos observadores suponen que podría deprimir a los electores de áreas de bajos ingresos, quienes muchas veces son los más afectados y casi no cuentan con recursos para recuperarse, un hecho que naturalmente afectará a los demócratas. También ha provocado cancelaciones en las elecciones tempranas que pudieron haber beneficiado el total de los votos para Obama.

Otro factor impredecible es el coraje y la frustración que puede provocar una crisis climática como esta, que bien puede intensificar un sentido más amplio del malestar que ya existe en el electorado. Incluso, para los que no están en el camino del huracán esto podría sentirse como otro golpe en la cara de una nación que espera una verdadera recuperación económica.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Podemos desear que las más terribles predicciones acerca del huracán Sandy estén equivocadas. Pero si no lo están, los candidatos presidenciales se enfrentarán con pruebas cruciales. Ambos necesitarán luchar y estar seguros de manejar la situación correctamente.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Julian Zelizer.

Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×